España

La Catedral de Santiago cerró 2014 con un superávit de 185.000 euros, el primer dato en positivo fuera de Año Santo

La inversión en seguridad se multiplicó por cuatro con respecto a un año ordinario tras el robo del Códice

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 4 (EUROPA PRESS)

La Catedral de Santiago cerró el año 2014 con un superávit operativo de 184.937 euros, el primer dato positivo en las cuentas que la basílica registra fuera de un ejercicio que no coincida con Año Santo.

Así lo reflejan las cuentas anuales que ha dado a conocer este miércoles el administrador de la Catedral, Francisco Domínguez, y en las que se recogen que, durante 2014, la basílica compostelana obtuvo unos ingresos de 1.729.982 euros y generó unos gastos de 1.545.045 euros.

Casi el 60% de los ingresos de la Catedral el pasado año provino de las aportaciones de los fieles, que aportaron 1.031.872 euros a pesar de crecer sólo un 5 por ciento con respecto al año anterior.

En segundo lugar en el capítulo de los ingresos, se situaron las ventas de las tiendas de la Catedral, que generaron unos beneficios de 423.285 euros --el 24,26 por ciento del total de ingresos--, una cantidad que incluye también la aportación derivada del botafumeiro.

Asimismo, las subvenciones a la explotación, que no incluyen aquellas relacionadas con las obras de restauración, equivale a algo más de un 6 por ciento de los ingresos --113.872 euros--, mientras que los arrendamientos aportaron 111.157 euros.

La acción cultural de la Catedral de Santiago aportó en 2014 un superávit de 50.000 euros, derivados de unos ingresos por visitas de 829.196 euros y unos gastos de personal, suministros, mantenimiento y exposiciones de 779.300 euros.

GASTOS

En el capítulo de gastos, los más cuantiosos están relacionados con la actividad litúrgica, e incorporan cuestiones como clero, religiosas, personal de sacristía, coros, materiales, eventos especiales y órgano. En 2014 supusieron el 35 por ciento del total de gastos y ascendieron a 542.238 euros.

En orden de importancia, el segundo gasto más relevante para la basílica fue el pasado año la seguridad y vigilancia, que se llevó el 26,26 por ciento de los fondos. El coste de este servicio, de más de 405.000 euros anuales, se ha cuadruplicado con respecto a los años ordinarios previos al robo del Códice Calixtino, cuando la inversión en seguridad rondaba los 100.000 euros anuales, ha explicado Francisco Domínguez.

Finalmente, la Catedral gastó en 2014 un total de 335.617 euros en mantenimiento, 169.355 euros en suministros y administración y 92.104 euros en actividad asistencial y social.

SUPERÁVIT POR VEZ PRIMERA

El administrador de la Catedral ha recordado que estas cuentas en positivo suponen la primera vez que la basílica compostelana presenta superávit fuera de un Año Santo. Según los datos de la Catedral, los ejercicios ordinarios presentaban un déficit medio de 170.000 euros al año, mientras que los Años Santos evidenciaban superávits de en torno al medio millón de euros. Los fondos resultado del último ejercicio se han destinado en su totalidad obras de restauración.

El cambio, ha destacado Francisco Domínguez, se debe a la implantación del Plan Estratégico de gestión 2013-2017, configurado a raíz del Plan Director tras el robo del Códice Calixtino de la Catedral de Santiago y el descubrimiento de desequilibrios contables en el periodo anterior de gestión.

La profesionalización de las cuentas y de la gestión ha supuesto a la Catedral de Santiago un incremento de gastos de en torno a 400.000 euros, lo que ha conllevado un "importante" trabajo de "control y reducción de otros gastos".

Al mismo tiempo, Francisco Domínguez ha destacado la apuesta por la "transparencia" de la Catedral, un organismo que presenta de forma pública sus cuentas aunque "por ley no está obligada a hacerlo".

OBRAS DE RESTAURACIÓN

En el periodo 2013-2014, la Catedral de Santiago invirtió un total de 4.414.346 euros en obras de restauración, 987.941 euros en 2013 y 2.426.405 euros en 2014.

En este periodo, la inversión más potente se destinó a la fachada de la Catedral y a su balconada, que recibieron 1.607.850 euros, seguida de la del Pazo de Xelmírez --466.012 euros--, la restauración de órgano y Pórtico, entre otros elementos --169.198 euros--; la iluminación --119.960 euros-- y la elaboración del proyecto de rehabilitación del cimborrio, con 63.325 euros de inversión.

En el mismo periodo, ha informado Francisco Domínguez, la Catedral recibió una financiación total de 3.462.662 euros, la mayor parte a través de subvenciones en el año 2014 --más de 2 millones-- y de 2013 --892.897 euros--, así como a través de mecenazgos en ambos años --más de 325.000 euros-- y el superávit de la propia Catedral. El remanente positivo ya ha sido invertido en nuevos proyectos de cara a este año.

El Plan Director de la Catedral para el periodo 2013-2017 recogía unas necesidades de 30 millones de euros para la restauración, rehabilitación y mantenimiento del patrimonio de la basílica. De ellos, ha informado el administrador, ya se han invertido unos 5 millones en distintas actuaciones.

Del cara al futuro, la Catedral cuenta con los 17 millones de euros incluidos en el protocolo firmado recientemente con el Gobierno central. Asimismo, para 2015 el Consorcio de Santiago destinará 800.000 euros a las obras de la fachada y el Ministerio de Fomento tiene reservada una partida de 900.000 para el cimborrio.

Con estas cifras, Francisco Domínguez ha asegurado que la basílica podrá "duplicar" la inversión inicial prevista en el Plan Director para el periodo 2013-2017, que se situaba en los 11,9 millones de euros.

DINERO DEL LADRÓN DEL CÓDICE

Francisco Domínguez ha recordado que la Catedral tiene en sus cuentas también 1,7 millones de euros transferidos por la Audiencia Provincial de A Coruña y provenientes de los fondos que el ladrón del Códice Calixtino, José Manuel Fernández Castiñeiras, tenía en su domicilio.

No obstante, el responsable de la Administración ha recordado que el aval necesario para estos fondos implica que "no pueden emplearse" hasta que la sentencia, que ha sido recurrida, sea firme.

Sobre el posible destino de este dinero, el administrador ha mostrado su deseo de que sean invertidos en obras de restauración, mientras que el deán de la Catedral, Segundo Pérez, ha apostado por dedicarlos a actuaciones de obra social en colaboración con Cáritas y hacia los sin techo.

Además de esta cuestión, y de la necesidad de concretar el protocolo de la inversión del Estado, la Catedral de Santiago está pendiente de realizar durante este año el traslado de la Oficina del Peregrino a sus nuevas instalaciones, en la calle Carretas, una actuación que costará unos 75.000 euros.

PLAN DE AMIGOS

Aunque el administrador de la Catedral ha agradecido la colaboración de los 'mecenas', cuya inversión ronda el medio millón de euros, ha reconocido que el plan de Amigos de la Catedral, puesto en marcha para lograr pequeñas contribuciones de ciudadanos, no está funcionando como se esperaba.

"El Plan de Amigos no está funcionando ni de cerca ni de lejos como había imaginado", ha explicado Francisco Domínguez, que ha cifrado en unos 150 el número de 'Amigos' dados de alta, la mayor parte de fuera de Santiago. "Menos que los que tiene un club de fútbol de barrio", ha ejemplificado.

Para el administrador, esta circunstancia es "algo inexplicable", por lo que ha vuelto a trasladar a la sociedad la importancia de contar con el "apoyo de la sociedad" para "devolver su esplendor" a la Catedral.

CONTRIBUCIÓN SOCIAL

Para concluir, Francisco Domínguez se ha referido a la "contribución social" de la Catedral de Santiago, que paga anualmente 249.386 euros de IVA y contribuye a la Seguridad Social con 306.039 euros. Las retenciones del IRPF suponen 168.869 euros.

Al mismo tiempo, la Catedral realiza una actividad asistencial dotada con 92.104 euros y contribuye al empleo con 51 trabajadores fijos y el pago de casi un millón de euros en nóminas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin