España

Martí Gironell viaja al expolio del arte románico en su novela 'Strappo'

"A nadie le gusta que le entren en casa a robar", asegura

BARCELONA, 8 (EUROPA PRESS)

El escritor y periodista Martí Gironell viaja al expolio del arte románico catalán en su nueva novela 'Strappo' (Ediciones B), que sale a la venta este miércoles y narra las consecuencias de comerciar con el patrimonio catalán a partir de escenarios de Nueva York, Italia, Barcelona y el Pallars.

En rueda de prensa, Gironell ha explicado que se trata de una novela de "aventuras, intrigas y engaños contra lo inevitable", cuya idea surgió a raíz de la visita a una exposición del Museu Nacional d'Art de Catalunya (Mnac) --el director del museo, Pepe Serra, se ha encargado del prólogo del libro--.

"Es una reivindicación de episodios de nuestra historia que dicen mucho de cómo hemos sido, y que están olvidados", ha expresado el autor, convencido de que la literatura debe dar salida a estos temas para reprensarlos, ya que no hace ni 100 años de este expolio.

Gironell partió de su voluntad de conocer en detalle qué había detrás de esas pinturas a raíz del primer expolio, que se sitúa en Santa Maria del Mur, en el Pallars Jussà (Lleida): "La idea es intentar recuperar ese mal que se hizo".

Ha defendido que "se tenía que haber prestado atención, pero no había ninguna ley que las protegiera", de forma que mucha gente practicaba el 'strappo' --una técnica de arranque de la pintura mural--.

Su historia viaja al verano de 1919, cuando Franco Steffanoni aplica la técnica del 'strappo' para arrancar unos murales de más de 1.000 años de antigüedad en Santa Maria de Mur, acto que lleva a cabo por encargo del anticuario Ignacio Pollak, a su vez por orden del industrial y amante del arte Lluís Plandiura.

De este modo, comienza el expolio del arte románico en las iglesias del Pallars y la Vall de Boí, que no están amparadas por ninguna legislación que los proteja; en unos robos y engaños contra los que Joaquim Folch i Torres y Ton de Cal Soldat lucharán.

Gironell ha reivindicado que extraer las pinturas no era ningún delito, pero que esta actitud se juzga por las leyes de los hombres: "A nadie le gusta que le entren en casa a robar", ha asegurado.

UNA ESPECIE DE 'MONUMENT MAN'

Gironell ha mantenido los nombres de estos personajes para que su historia sea "lo más real posible", tejiendo una narración en torno a las ambiciones del industrial y coleccionista Plandiura y a la figura de Stefanoni como "una especie de 'monument man' de la Primera Guerra Mundial".

La novela arranca en mayo de 1921 cuando cinco museos importantes hacen la subasta de piezas de Santa Maria del Mur, un momento en el que las parroquias iban muy necesitadas de dinero "y el obispado las empujaba a venderse el patrimonio".

Sobre sus próximos proyectos, Gironell ha mencionado tener una carpeta llena de ideas y proyectos, con cuatro que van vegetando --uno de ellos no es histórico--: "Son historias fascinantes que están por explicar".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin