icon-avatar
Buscar

Suárez-Quiñones fija sus objetivos en el servicio a "todos los ciudadanos" y la "solución a sus problemas"

15/04/2015 - 21:02
Más noticias sobre:

Reclama no hablar de imputaciones judiciales cuando no medie resolución judicial y respetar la presunción de inocencia

VALLADOLID, 15 (EUROPA PRESS)

El nuevo delegado del Gobierno en Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha fijado durante su discurso de toma de posesión los objetivos de su responsabilidad recién asumida en el servicio a "todos los ciudadanos", la "solución de sus problemas" y en la coordinación con otras administraciones.

El leonés, juez en excedencia, ha tomado oficialmente posesión del cargo este miércoles ante un concurrido salón de actos de la Delegación del Gobierno en Castilla y León, donde ha estado acompañado por numerosos representantes políticos, judiciales, militares y sociales, encabezados por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, y el delegado del Gobierno saliente, Ramiro Ruiz Medrano.

Suárez-Quiñones ha insistido en varias ocasiones en su voluntad de prestar servicio a los ciudadanos y en la de "ocuparse de sus problemas y solucionarse", y para todo ello también ha mostrado su ánimo para "conocer palmo a palmo" la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

El hasta hace unos días subdelegado del Gobierno en León asume que en su responsabilidad se espera que se dedique a solucionar los problemas de los ciudadanos "codo con codo" con otras administraciones y entidades, por lo que se ha puesto a disposición de ellas y de los representantes de los trabajadores y de los empresarios.

"No habremos cumplido nuestro cometido si dejamos sin resolver un problema, si dejamos de escuchar una sola voz", ha aseverado el nuevo representante del Gobierno, quien ha reflexionado que la Administración no debe suponer "un fin en sí misma", sino un instrumento de aplicación de las normas para satisfacer el interés social", por lo que ha animado a todos los miembros de ella a trabajar con "justicia y con equidad".

El nuevo delegado del Gobierno ha querido ensalzar la labor del Gobierno dirigido por Mariano Rajoy, que a su juicio ha echo frente a "una situación adversa en lo económico como no se recuerda en democracia", "contra viento y marea, frente a la incomprensión" de algunos, para avanzar en sus objetivos.

Así, ha citado que el Ejecutivo ha logrado devolver a los españoles y castellanoleoneses "el bienestar perdido y la dignidad de poder trabajar", así como situar a España "con el prestigio y la posición que tiene que ocupar en el contexto europeo e internacional", gracias a una acción de Gobierno "decidida, sin concesiones a lo fácil, transformadora sin precedentes, y con medidas en muchas ocasiones difíciles de tomar".

Suárez-Quiñones se ha detenido especialmente en dos de los efectivos que trabajan para la Administración, como las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, a quienes ha agradecido su "fidelidad" y ha marcado a su vez tres objetivos.

TRES ENCARGOS A LAS FUERZAS DE SEGURIDAD

El primero ha sido "perseguir con la máxima contundencia la delincuencia machista contra la mujer". En segundo lugar, ha citado la encomienda de proteger "A los más vulnerables", pues entiende que la sociedad castellanoleonesa "no será digna si no sabe proteger a los más desfavorecidos". Por último, ha instado a estos profesionales a trabajar con la máxima coordinación entre los cuerpos y con las Policías Locales de Castilla y León.

También ha querido recordar a los efectivos de las fuerzas y cuerpos de Seguridad su fidelidad con el Poder Judicial y ha lanzado un mensaje común para que "todos" respeten a la justicia y "no se hable de imputaciones judiciales cuando no hay una resolución de un juez que las ampare", o se atribuyan responsabilidades "allí donde una sentencia no lo ha hecho". En definitiva, ha defendido el derecho a la presunción de inocencia.

Por otro lado se ha referido a las Fuerzas Armadas, que, en su opinión constituyen "verdaderas referencias de excelencia profesional" en las distintas unidades, centros de formación y las distintas bases y acuartelamientos emplazadas en Castilla y León.

Otro grupo que ha sido objeto de una atención especial en el discurso de Suárez-Quiñones ha sido sus "compañeros" titulares de las nueve Subdelegaciones del Gobierno en Castilla y León que dependen de esta Delegación, y se ha detenido especialmente en los cargos que han sido renovados y en personas que ya los han dejado como la zamorana Clara San Damián y el vallisoletano José Antonio Martínez Bermejo, o que lo harán estos días, como José Luis Rivas, en Ávila.

SEGUIRÁ LA "ESTELA" DE RUIZ MEDRANO

Para el final ha dejado a Ramiro Ruiz Medrano, a quien se ha referido como 'su delegado', y a quien ha definido como un "ejemplo de clase política y personal" del que los subdelegados, en su opinión, han aprendido una forma de hacer las cosas que les "marcará". Por ello, se ha comprometido a mantener su estela de "templanza, prudencia y criterio".

Varios de los subdelegados citados han estado entre el auditorio, así como el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro; el presidente del TSJCyL, José Luis Concepción, el fiscal superior de Castilla y León, Manuel Martín Granizo, los consejeros de la Junta Pilar del Olmo y Antonio Silván, los alcaldes de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, y Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco; y los presidentes de las diputaciones de Valladolid, Jesús Julio Carnero; y León, Emilio Orejas.

Entre el público se encontraban también sus padres, sus hermanos y sus hijos, Jorge y Jaime, para los que ha tenido también palabras de cariño y agradecimiento.











No ha sido posible realizar el purgado