España

Noriega avisa que la imagen de Santiago quedará "dañada" si sus vecinos "no depuran responsabilidades políticas" el 24M

Aspira a convertir la ciudad en "una gran capital" en cuatro años sumando Ames y Teo y promete "una Compostela social y cultural" Recuerda que se mantuvo en Teo pese a "presiones" para presentarse a otras elecciones y se pregunta qué hará Hernández "cuando pierda"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 (EUROPA PRESS)

"Creo que la imagen de la ciudad quedaría dañada si, después de todo lo que ocurrió estos cuatro años, no se depurasen responsabilidades políticas por parte de la ciudadanía". Es la opinión de Martiño Noriega, aspirante al bastón de mando de la capital gallega por Compostela Aberta, quien deja claro que la plataforma por la que se presenta "no permitirá ni por activa ni por pasiva" una reedición del gobierno del PP en Santiago.

Así, en una entrevista concedida a Europa Press, el todavía regidor del vecino municipio de Teo ha concretado que consideraría "un muy mal resultado" aquél que permitiese a Agustín Hernández seguir al frente del consistorio compostelano. El óptimo pasaría por que la suya fuese "la lista más votada", pero celebraría "cualquier opción que posibilitara pasar página" en la ciudad.

A este respecto, si bien ha aseverado que los pactos se decidirán "en un proceso de participación", ha recalcado que apoyaría la investidura del candidato del PSOE o del BNG para impedir que el PP mantenga el liderazgo. "Somos claros: un voto a Compostela Aberta es un voto a un grupo de gente muy formada, con un programa de garantías y un proyecto que no va a defraudar de cara a perpetuar al PP en el gobierno", ha explicitado.

A renglón seguido, Noriega ha echado en falta esa misma "claridad" en el resto de grupos que conforman la oposición en el Pazo de Raxoi, a los que ha reprochado que "parece que están más preocupados por confundirse de adversario que por abrir una nueva etapa". En este sentido, al candidato socialista, Paco Reyes, le ha afeado que se mantiene como "una incógnita", toda vez que no ha aclarado su postura.

En cuanto a Rubén Cela, el aspirante del Bloque a la alcaldía, su visión es diferente. De él ha comentado que se trata de una persona con la que "se puede caminar juntos" aunque ya no vivan "en la misma casa", en relación a la formación frentista, en la que militó durante 18 años hasta que la abandonó junto con el histórico Xosé Manuel Beiras.

"NADA POSITIVO"

En paralelo a esta radiografía, Noriega ha insistido en la necesidad de "abrir una ventana de esperanza en la ciudad" tras cuatro años en los que el PP estuvo "ausente" de la crisis que sufren los vecinos. De hecho, pese a que se define como "constructivo", ha admitido dificultades para "salvar" alguna medida del gobierno municipal.

"Creo que en el fondo no hay mucho positivo que resaltar", ha juzgado, sin dejar de recordar la "vergüenza" que ha supuesto "ver a la ciudad y a sus instituciones constantemente en los medios de comunicación por procesos judiciales, inhabilitaciones, peleas familiares dentro del PP, grabaciones telefónicas...". "La nuestra es una enmienda a la totalidad", ha remarcado.

Frente a este proceder, y desde el convencimiento de que "difícilmente se pueden alcanzar tan altas cotas de irresponsabilidad política y judicial en un gobierno de cuatro años que acaba de llegar", ha prometido "un compromiso ético y de transparencia".

Se trata no sólo de "rendir cuentas" y de "explicar" las políticas que se aplican, sino también de "corresponsabilizar a la ciudadanía" tanto de "las conquistas" como de "los problemas" que puedan ir surgiendo. Junto con ello, ha apostado por "la reactivación cultural" de la capital gallega con "políticas de vanguardia" y por implantar medidas sociales "de impacto".

El último pilar de su programa reside en la construcción de "la gran capital" a través de la anexión a Santiago de Teo y Ames. Con todo, ha puntualizado que este proceso se iniciaría compartiendo servicios básicos como el transporte y las emergencias y culminaría con una "ratificación ciudadana" de la unión en el plazo de "una legislatura".

"NO ES UN CORRAL PARTIDARIO"

Tras señalar que Compostela Aberta no maneja encuestas porque no tiene "muchos recursos" para la campaña, Noriega ha apuntado que "indirectamente" conoce sondeos que sitúan a su plataforma como "una opción que mude las políticas de estos cuatro últimos años" en Santiago.

En este sentido, ha defendido que ahora "no sólo" se ha hecho necesario "cambiar de caras" sino también "de políticas" y que toca "entender que una institución pública no es un corral partidario". "El PP hizo una privatización partidaria de la institución y hay que desprivatizarla", ha resumido.

A modo de ejemplo, el aspirante a primer edil de Compostela ha avanzado "transparencia" en la contratación y "fiscalización" de los servicios externalizados, pues "se han revelado como auténticos nichos de corrupción".

De igual forma, ha rechazado "las políticas de apartheid social" del PP, que le llevan a oponerse a la construcción de vivienda pública en la avenida de Xoán XXIII, en la entrada del casco histórico, y optar por el barrio de O Castiñeiriño. Lo que interpreta Noriega de esta medida es que, para los populares, "los más desfavorecidos no pueden ubicarse en un lugar tan hermoso".

NOTA: 2,5

Dicho esto, ha definido al actual regidor como "una persona responsable del desastre de estos cuatro años" en la ciudad y ha cuestionado que ahora "practica, con cierta hipocresía, un discurso basado en la amnesia", al igual que el presidente de la Xunta y jefe de filas del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo.

"Si tiramos de hemeroteca, podemos ver la presentación de Gerardo Conde Roa hace cuatro años, con Hernández cerrando la lista y pidiendo apoyo para él, y a Feijóo absolutamente volcado en ganar la capital", ha evocado, sin dejar de censurar la actitud "hipócrita" del mandatario gallego y de su "correa de transmisión" en Santiago.

Asimismo, Noriega ha reprochado a los populares que "están jugando la carta de los recursos institucionales" tanto de la Xunta como de Santiago a través del "desembarco de fondos y promesas" para intentar "revalidar el gobierno".

Por todo, y pese a entender que el Gobierno gallego "pudo cumplir" con los compromisos de capitalidad con Santiago, el hecho de haber "amparado la privatización partidaria" del Pazo de Raxoi le ha llevado a puntuar con "un 2,5" su actuación en Compostela. "Fue un espectáculo lamentable", ha sentenciado.

FUTURO POLÍTICO

Finalmente, acerca de su futuro político, el coportavoz nacional de Anova ha vuelto a reivindicar la "responsabilidad" con la que actúa.

"Cuando fueron las autonómicas, fui muy presionado para formar parte de las listas de AGE, pero entendí que tenía un compromiso con Teo y renuncié", ha relatado, antes de esgrimir que ocurrió lo mismo con la elaboración de las candidaturas al Parlamento Europeo. "Me sorprende que se me interpele por eso tras este historial de responsabilidad con una institución", ha agregado, y se ha preguntado qué hará Hernández "cuando pierda".

"Jugar con eso para insinuar que, independientemente de que ganemos, mi posición puede ser poco consistente en la continuidad, me molesta", ha admitido, para zanjar: "fui responsable y seguiré siendo responsable".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin