España

Lujua cree "desalentador" que el acuerdo que firmen CEOE, Cepyme, CC.OO. y UGT no tenga "aplicación práctica" en Euskadi

Dice que la Mesa de Diálogo Social entre Gobierno vasco, sindicatos y patronal, "va a ritmo razonable, de concierto y acuerdo"

BILBAO, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente de Confebask, Miguel Ángel Lujua, cree "desalentador" que el acuerdo que firmen CEOE, Cepyme, CCOO y UGT, como ha ocurrido en anteriores ocasiones, no vaya a tener "aplicación práctica" en Euskadi. Además, ha asegurado que la Mesa de Diálogo Social entre Gobierno vasco, sindicatos y patronal, "va a ritmo razonable, de concierto y acuerdo".

En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Lujua se ha mostrado convencido de que, después del 1 de mayo, se firmará el acuerdo entre CEOE, Cepyme, CCOO y UGT, porque "ya es imposible hacerlo antes".

A su juicio, es "bastante "desalentador" que éste próximo acuerdo, "como los anteriores", no tendrá "una aplicación práctica en Euskadi". "Parece que acuerdos positivos que se firman en Madrid, luego, en Euskadi no se pueden implementar", ha añadido.

Para el representante de la organización empresarial, es una "pena" porque, "si el 95% de las empresas vascas tienen menos de 10 trabajadores, ahí la negociación colectiva individual es prácticamente imposible". "Si no tienes un acuerdo marco de referencia que garantice una estabilidad en el empleo y un crecimiento de los salarios, esas empresas y esas personas que trabajan en las empresas, se van a quedar sin convenio colectivo", ha apuntado.

El máximo representante de la patronal vasca ha recordado que "aquí hay un problema muy evidente" y es que se van a celebrar elecciones generales a final de año.

"Algunos partidos políticos están diciendo que lo primero que van a hacer es cambiar la reforma laboral. Yo les aseguro desde aquí que, si algún día la reforma laboral se cambia, no va a haber ningún colectivo u organización empresarial que vaya a decir, 'como no se adapte una reforma laboral nueva, no nos sentamos a la mesa'. Eso no lo ha dicho el tejido empresarial vasco ni lo va a decir el futuro y, por lo tanto, son excusas", ha manifestado.

En su opinión, si los empresarios vascos se sientan en una mesa de un convenio colectivo sectorial y lo primero que dicen es que, "para seguir hablando, hay que quitar la reforma laboral, es una excusa". "Si hay un cambio en la reforma laboral, que yo espero que no la haya, la patronal nunca va a exigir como condición previa la retirada de esa reforma laboral", ha indicado.

Miguel Ángel Lujua ha manifestado que hay que ir preparándose para "un escenario distinto", pero "no bajo el punto de vista de la reforma laboral, sino un escenario que exige que el mundo el global, que las empresas están en el mundo, que los clientes también, que tenemos mercados muy lejanos, muy competitivos y ése es el escenario para el que tanto sindicatos como patronal nos tenemos que preparar porque no hacemos nada discutiendo".

"Si discutimos y no conseguimos tener productos competitivos, no venderemos, y si no vendemos, no habrá empresas ni trabajadores", ha aseverado.

CONVENIOS

El presidente de Confebask ha manifestado que existe "una tranquilidad absoluta" en la negociación de convenios en las empresas. "Lo que está pasando es que la conflictividad de algunos sindicatos, paradógicamente, ha conseguido que haya una estabilidad en las empresas, sobre todo en la pequeña y mediana empresa. El tema de la negociación colectiva no está presente hoy en día en la preocupación de las empresas ni de las personas que trabajan en la empresa, sino que está presente la preocupación de 'voy a producir más', 'voy a tener estabilidad en el empleo', 'mi empresa va a tener beneficios', etc", ha indicado.

En su opinión, ese cambio se ha producido "como consecuencia de esta crisis". "Por tanto, algunas estrategias sindicales de confrontación lo que están consiguiendo es lo contrario, una estrategia de preocupación. El objetivo es que las personas y las empresas se preocupen sobre su futuro", ha indicado.

Lujua ha recordado que tres de cada cuatro trabajadores vascos tienen contrato indefinido, es decir, un 75%. "Es verdad que, al comienzo de la crisis en el año 2007, era un poco superior, un 78%, pero la crisis ha hecho mella", ha señalado.

Sobre los datos fiscales, ha apuntado que más del 50% de la población tiene una base imponible superior a 30.000 euros. Además, ha manifestado que el coste medio salarial de los trabajadores de Euskadi es de 2.400 euros brutos al mes, mientras que en el conjunto del Estado es de 1.993, un 20% más.

"Es verdad que la crisis ha agudizado algunas desigualdades, pero no es tan dramática la situación como algunos la pintan. Hay personas que no tienen un salario que les permite vivir con cierta holgura porque la crisis ha hecho lo que ha hecho, pero también hay otras que han mantenido su salario porque el crecimiento salarial de los convenios colectivos ha sido superior al crecimiento de los IPCs. Ésa es una realidad intangible", ha aseverado.

Miguel Ángel Lujua ha admitido que los nuevos trabajadores que se incorporan no lo hacen en las mismas condiciones de antes y señalado que "eso se puede producir en algunos sectores", y ha recordado que ocurrió los mismo en el Estado y en Euskadi hace 25 ó 30 años.

"En una crisis pasan cosas terribles, la primera es que se cierran 6.800 empresas; la segunda es que las empresas han perdido en este periodo de crisis 38.000 millones, que el 63% del PIB. Y la verdad es que, cuando una empresa empieza a recuperarse, contrata con niveles diferentes a los actuales y a los que tiene consolidados. Pero si vemos que este mundo, por lo menos en los próximos dos, tres o cuatro años, va a ir a crecimientos positivos, eso se va a ir recuperando e igualando con toda seguridad", ha añadido.

MESA DE DIÁLOGO SOCIAL

Lujua ha afirmado que, en la mesa de diálogo social entre Gobierno vasco y sindicatos, se han alcanzado algunos acuerdos y ahora su desarrollo se está trabajando en comisiones "y lo importante" de ese foro es que "hay un colectivo de sindicatos, UGT y CCO, juntamente con Confebask y las organizaciones miembros y el Gobierno, que tienen voluntad de hacer acuerdos".

"Va a un ritmo razonable y también va a un ritmo de concierto y acuerdo entre las filosofías que los componentes de la mesa están tratando de implantar", ha apuntado.

FINANCIACIÓN

El presidente de Confebask ha recordado que en Euskadi "no ha habido ningún escándalo de financiación" de la formación de trabajadores. "En 19 años no ha habido ni un solo caso de una denuncia irregular. Es verdad también que las organizaciones empresariales y sindicales tienen estructuras para hacer cosas para la sociedad, no sólo para sus afiliados, igual que los partidos políticos", ha añadido.

Por ello, ha reclamado "una Ley de Financiación sindical y empresarial, como política transparente, que esté controlada por el Parlamento y que la conozca la ciudadanía".

"Porque nosotros no sólo trabamos para nuestros afiliados. Cuando negocias un convenio, cuando estableces planes de formación, cuando estableces planes de empleo no lo hacen los sindicatos para sus afiliados ni las organizaciones empresariales para sus empresas asociadas, sino para el conjunto de la sociedad y eso, evidentemente, tiene que tener una financiación", ha dicho.

Además, ha recordado que el dinero de la formación "lo pagan las empresas" porque "no son subvenciones públicas". "Las empresas pagan el 0,6% de sus cotizaciones para su formación y los trabajadores pagan el 0,1%. Y lo que hemos dicho siempre es que, si es un dinero que lo pagan empresas y trabajadores, que se deje gestionar, evidentemente, con transparencia", ha indicado.

También ha asegurado que les preocupa "mucho que en ciertas regiones de España ya han surgido casos de un desarrollo económico de la formación inadecuado". "En Euskadi no ha ocurrido esto y tenemos que tenerlo muy claro y decirlo también muy alto", ha concluido.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin