Buscar

Monseñor Ángel Rubio, obispo emérito de Segovia, es reconocido como Hijo Predilecto de Guadalupe (Cáceres)

7/05/2015 - 12:41
Más noticias sobre:

Monseñor Ángel Rubio, obispo emérito de Segovia, recibió el título de Hijo Predilecto de Guadalupe (Cáceres), su pueblo natal.

SEGOVIA, 7 (EUROPA PRESS)

El nombramiento fue propuesto por el alcalde, Francisco Rodríguez Muñiz, y le fue concedido en un acto al que asistió el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, además de otras autoridades eclesiásticas, miembros de la Corporación municipal, familiares y amigos, según indican fuentes del Obispado.

En su discurso, el obispo emérito consideró como "una suerte y una gracia particular" el haber nacido en Guadalupe y aseguró que cada año celebra "gozosamente" el haber sido bautizado a los pocos días de nacer en la pila bautismal del santuario de este pueblo.

Además, indicó que haber recibido el sacramento de la confirmación y la Primera Comunión en el Altar Mayor de la Basílica "son raíces sólidas y cargadas de sabia nunca agotadas", pues según dijo "son raíces cristianas, hondas, vividas y cultivadas en lo humano y en lo divino".

"Esto está también para muchos de los presentes por encima de otras cosas o de otras consideraciones. Esto es también un homenaje a todo el Ayuntamiento y el pueblo de Guadalupe", manifestó.

Monseñor Rubio apuntó que su nombramiento como Hijo Predilecto es un reconocimiento a la Iglesia, más que un mérito propio. "El que recibir el don de ser nombrado Hijo Predilecto es un hecho más de lo que es la experiencia y realidad de toda mi vida. Todo lo he recibido, soy obra de la Gracia, un fruto del amor de los demás y del amor de Dios, todos somos así", aseveró.

El prelado confesó que lleva en lo más hondo de su corazón un "grandísimo" amor a Guadalupe y que comparte un gran amor a la Virgen de Nuestra Señora de Guadalupe, cuyos nombre, imagen y devoción siempre ha llevado consigo.

El alcalde destacó por su parte los vínculos que unen a Ángel Rubio con el municipio, así como valoró el reconocimiento que siempre ha tenido hacia las cualidades de los habitantes de su tierra natal.

Monseñor Rubio, quien cumplió 75 años el 18 de abril del pasado año, fue sucedido en diciembre por César Franco tras presentar su renuncia como obispo de la Diócesis de Segovia.