España

El fiscal pide 36 años de cárcel para el acusado de asaltar a varias mujeres en Gijón con extrema violencia

Fiscalía solicita 36 años de prisión, multa y el pago de las correspondientes indemnizaciones para el hombre acusado de asaltar, con extrema violencia y con ataques brutales y desproporcionados, a mujeres de avanzada edad en Gijón para robarles el dinero y efectos que llevaran encima.

OVIEDO, 19 (EUROPA PRESS)

Fiscalía solicita 36 años de prisión, multa y el pago de las correspondientes indemnizaciones para el hombre acusado de asaltar, con extrema violencia y con ataques brutales y desproporcionados, a mujeres de avanzada edad en Gijón para robarles el dinero y efectos que llevaran encima.

Los hechos sucedieron entre noviembre y diciembre de 2013, mientras el acusado se encontraba viviendo en Gijón después de no regresar a la cárcel de Topas (Salamanca) tras un permiso penitenciario. El pregunto agresor, que se encuentra en prisión provisional por esta causa, fue condenado en 11 ocasiones.

Según el informe de Fiscalía, el acusado, en noviembre y diciembre de 2013 tenía 36 años y se encontraba en Gijón viviendo de alquiler en una habitación en la calle Severo Ochoa. Durante su estancia en Gijón, decidió abordar a mujeres de avanzada edad en zonas relativamente próximas a su domicilio, para conseguir un beneficio económico.

Elegía a las víctimas en función a esa edad, ya que, así, opondrían menos resistencia a su acción depredatoria. Su objetivo era arrebatarles los objetos de valor que portaran con la idea de revenderlos y obtener dinero en metálico a cambio. Para ello, aprovechaba los momentos en que las mujeres estaban solas y empleaba una extrema virulencia en su ataque para eliminar cualquier tipo de reacción y evitar que le pudieran identificar posteriormente, sin importarle lo más mínimo los resultados lesivos que pudiera ocasionar y lo desproporcionado y brutal de su ataque.

El primer ataque lo cometió el 16 de noviembre de 2013en la calle Garcilaso de la Vega de Gijón, donde tras observar a una mujer de 62 años que caminaba por la acerca con un bolso, se acercó a la misma, la golpeó y tiró al suelo. Acto seguido, le propinó un fuerte pisotón en el rostro. Tal fue la fuerza que empleó, que le dejó marcado en la cara el dibujo de la suela de sus zapatillas. Tras el golpe, la señora se quedó aturdida, lo que aprovechó el acusado para apoderarse de su bolso, de un pendiente que llevaba en la oreja derecha y de un reloj de pulsera. La mujer fue trasladada de inmediato al Hospital de Cabueñes, donde fue atendida de las heridas.

Días después, sobre las 20:30 horas aproximadamente del 25 de noviembre el acusado, al advertir la presencia otra señora de 73 años, que estaba paseando por la calle Santa Elena de Gijón, se acercó por detrás y, sin mediar palabra, le propinó un fuerte golpe en la parte trasera de la cabeza que le hizo caer al suelo y perder momentáneamente el conocimiento.

El acusado aprovechó esta circunstancia para quitarle el bolso y una cadena de oro con una medalla también de oro con la Vírgen de Covadonga, un anillo de oro con dos perlas y dos pulseras de bisutería. En el interior del bolso había documentación, las llaves de su domicilio, un monedero, 36 euros y un teléfono de la marca Alcatel. La víctima fue trasladada de inmediato al Hospital de Cabueñes, donde fue atendida de un traumatismo craneoencefálico.

Fiscalía recoge además que el 27 de noviembre sobre las 19:30 horas, el acusado, al ver entrar al portal de su domicilio a otra víctima de 78 años, se introdujo tras ella en el inmueble y, por detrás y sin mediar palabra alguna, la cogió por un brazo y comenzó a darle puñetazos en la cara hasta que perdió el conocimiento. A continuación, le quitó el bolso, que contenía diversa documentación, 71 euros, una alianza de oro y unos pendientes de oro con una piedra de color ámbar. Después se marchó, dejando a CCC malherida en el interior del ascensor.

La mujer fue trasladada (una vez que fue descubierta por vecinos) al Hospital de Cabueñes, donde fue atendida por un desgarro de pared externa de fosa nasal izquierda y fractura de huesos propios nasales.

Su siguiente ataque tuvo lugar el 1 de diciembre a una mujer de 64 años a la que cuando se iba a introducir en el portal de su domicilio, fue rápidamente tras ella y la agarró por un brazo. Tras retorcérselo, la tiró al suelo, donde comenzó a darle patadas en la cara y en la cabeza para, a continuación, una vez vencida toda posible oposición, arrebatarle el bolso que llevaba, que tenía varios colgantes y dos pendientes.

Cuatro días después atacó a una señora de 80 años cuando se introducía en el portal de su domicilio. Se acercó a ella rápidamente y, nada más que abrió la puerta del inmueble, la golpeó por la espalda. Esto hizo que la mujer se cayera por unas escaleras que dan al cuarto de contadores, donde continuó golpeándola y le dio un pisotón con la zapatilla en el rostro, hasta que perdió el conocimiento. Tras ello, le arrebató dos medallas de oro, una con la Virgen de Covadonga y otra con otra Virgen (con sus iniciales grabadas) que llevaba al cuello, una caja de reloj de oro, un billetero con 50 euros, la cartera con documentación, el bolso y un pañuelo de cuello.

La mujer fue trasladada al Hospital de Cabueñes y al Hospital Central de Asturias, donde fue atendida de un traumatismo facial y craneal.

Por último, el 11 de diciembre el acusado se introdujo en un local Compraventa de oro y Plata en la calle Río de Oro, donde se encontraba trabajando su propietaria, de 59 años, tras unos cristales y una puerta de seguridad. Al ver que estaba sola, la convenció para que saliera de la zona protegida y le enseñara unas cadenas que estaban en el expositor, bajo el pretexto de que quería comprarle una a su esposa. La mujer, no sospechando nada, accedió, pidiéndole el acusado una vez que sacó la cadena que se la probase para ver cómo le quedaba. En ese momento, el acusado le dio un fuerte golpe que le hizo caer al suelo aturdida, circunstancia que aprovechó para llevarse unas cadenas de oro y una pulsera. La mujer fue trasladada al Hospital de Cabueñes.

Tras su detención, el 14 de diciembre de 2013, se decretó su ingreso en prisión provisional por auto judicial de 17 de diciembre de 2013, reiniciando por otra parte el cumplimiento de las penas pendientes. La Fiscalía solicita que se condene al acusado a cinco años de prisión por cada uno de los 6 delitos de robo con violencia (30 años de prisión en total); tres años de prisión por cada uno de los dos delitos de lesiones (6 años en total) y dos meses de multa con una cuota diaria de 10 euros por cada una de las cuatro faltas de lesiones (2.400 euros).

Fiscalía solicita además el pago de diversas indemnizaciones. La vista oral se celebrará en un Juzgado de lo Penal de Gijón en una fecha aún por determinar.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin