España

Tribunales.- La Audiencia condena a 15 años de cárcel al acusado del atropello mortal de Montes Sierra

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 15 años de cárcel a Jonathan S.V. por atropellar mortalmente con su vehículo a un joven el día 22 de febrero del pasado año 2014 en la acera de la avenida Montes Sierra de la capital hispalense, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

SEVILLA, 18 (EUROPA PRESS)

En este sentido, las mismas fuentes consultadas por Europa Press han precisado que, tras el veredicto de culpabilidad emitido la pasada semana por un jurado popular, la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado al acusado a un total de 15 años de prisión por un delito de asesinato.

La Fiscalía, cabe recordarlo, pidió en la vista oral un total de 20 años de prisión para el acusado, mientras que la defensa de éste solicitó "la pena mínima" y anunció que recurriría el fallo ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El pasado día 9 de junio, el jurado popular declaró por unanimidad culpable de un delito de asesinato a Jonathan S.V. y consideró probado que el acusado "impidió cualquier tipo de defensa" por parte de la víctima y lo atropelló "de forma sorpresiva" cuando andaba por la acera "con la intención de acabar con su vida".

De este modo, y según el veredicto, el imputado habría circulado hasta 26 metros por encima de la acera hasta "arrollar" a la víctima "pasándole el vehículo completamente por encima", hechos que se produjeron a una distancia de 177 metros del bar 'La Trocha', donde ambos tuvieron un incidente previo.

Asimismo, los miembros del jurado popular declararon no probado que el acusado actuara bajo los efectos del alcohol ni que atropellara a la víctima en una actitud de arrebato u obcecación después de que el fallecido le apuñalara en el cuello con una botella de cristal, así como que colaborara con la Policía.

Además, el jurado consideró que el ingreso de 44.000 euros que realizó el acusado antes del juicio, y que llevó a su abogado a alegar la atenuante de reparación del daño, tenía como único fin "obtener una reducción en la responsabilidad de su conducta y no disminuir los efectos de su acción".

Los miembros del jurado se mostraron, además, desfavorables a que, en la sentencia, se pudiera proponer al Gobierno la concesión del indulto total o parcial para el procesado.

"ME VOLVÍ LOCO, YO NO ERA YO"

Cabe recordar que, durante su declaración en el juicio, el imputado reconoció los hechos pero aseguró que lo hizo tras beber siete cervezas y diez copas de ginebra y después de que la víctima le clavara una botella de cristal en el cuello. "Me volví loco, yo no era yo", afirmó.

Tras pedir perdón a la familia del fallecido y expresar su "total arrepentimiento de corazón" por lo sucedido, Jonathan relató que salió sobre las 22,00 horas del 21 de febrero de su casa y se dirigió a un bar de Sevilla Este donde bebió "seis o siete" cervezas, tras lo que pasada la medianoche se trasladó al bar 'La Trocha', en la avenida Montes Sierra, ya que su novia trabajaba allí de camarera, establecimiento en el que consumió "ocho o diez" copas de balón con ginebra.

"Estuve toda la noche bebiendo", indicó Jonathan, quien negó que mantuviera una discusión en el interior del bar con el fallecido, quien "estaba un poco pasado de vuelta, tonteando y molestando a las mujeres", por lo que el portero del bar lo expulsó y echó las persianas metálicas para continuar la fiesta dentro. "Yo estaba bastante bebido y le metí un guantazo", dijo.

"VOLANTAZO"

A continuación, y según su relato, la víctima volvió y se puso a "aporrear" la persiana metálica, por lo que el imputado salió y, en ese momento, el fallecido le "apuñaló" con una botella de cristal en el cuello con la intención de "matarle", por lo que, seguidamente, cogió su vehículo --en el que se montaron otras tres personas, entre ellas el portero del bar-- para ir al hospital y, en ese trayecto, se encontró con el fallecido y dio un "volantazo", lo que ocurrió sobre las 7,00 horas, a poco menos de 200 metros del bar.

"Estaba todo loco, me estaba muriendo, echando mucha sangre y quería ir al hospital", puso de manifiesto durante su declaración Jonathan, quien agregó que "no estaba bien" y que se encontraba "atacado de los nervios", motivo por el que, tras producirse el atropello, no se bajó del vehículo para auxiliar a la víctima.

De igual modo, y una vez ocurridos los hechos, el acusado aseguró que colaboró con la Policía a pesar de que "no estaba imputado", a lo que se suma que el pasado viernes depositó en la cuenta de consignaciones de la Audiencia hasta 44.000 euros para reparar el daño provocado. "He dado todo lo que tenía", añadiendo, para finalizar, que "sin alcohol y sin la puñalada, yo no estaría aquí hoy supongo".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin