España

Una mujer que acusó a su expareja de agresión sexual dice que no denunció antes para no hacerle daño

Una mujer que denunció a su expareja, Luis Ángel C. E., por agresión sexual ha afirmado que "ya había sufrido otras dos agresiones del mismo tipo" pero que no le denunció entonces "porque no quería hacerle daño".

Madrid, 29 (EUROPA PRESS)

Así lo ha afirmado la víctima durante el juicio celebrado este jueves en la sección 26 de la Audiencia Provincial de Madrid, donde también ha asegurado que a pesar de que había dado por terminada la relación vivían juntos "porque el alquiler de la vivienda era de ambos".

Según ha relatado la víctima, la noche del 4 de octubre de 2014 había salido a cenar con una amiga. Cuando acudió a su domicilio vio al acusado junto a su primo, el cual lo había acompañado a su casa debido a su estado de embriaguez. Ella se dirigió al baño y el acusado se encerró con ella, y tras desnudarse le dijo: "voy a recuperar lo que es mío".

Así, ha relatado que "nunca" le había visto tan agresivo y bebido, y que la forzó con los brazos y con las piernas. Ella pudo liberarse y el acusado cayó a la bañera tras perder el equilibrio. Cuando consiguió salir de la vivienda, llamó a varias puertas de vecinos desnuda, y fue entonces cuando entró a una de las casas y pudo llamar a la policía .

Por su parte, el acusado ha señalado que la noche de los hechos fue a beber con su primo y se emborrachó ya que no está acostumbrado a beber. Ha afirmado haber llamado a su expareja esa noche en dos ocasiones.

Según el acusado, fue a casa acompañado de su primo y se encontró a su expareja en el baño y comenzaron "a jugar". Ella le dijo que estaba incómoda y salió del baño. Cuando fue a buscarla la vio "en el suelo". Del mismo modo ha asegurado que "en ningún momento" la agarró ni la golpeó.

Ambos han reconocido que a pesar de haber terminado la relación habían mantenido conversaciones por whatsapp y que habían salido juntos "a tomar algo y al Rastro".

Han declarado como testigos los vecinos que atendieron a la victima, y han afirmado que vieron por la mirilla de la puerta que la denunciante estaba "completamente desnuda" gritando y llorando en el suelo, y que la metieron en casa, donde le dieron una bata y llamaron a la policía .

Del mismo modo han intervenido en calidad de testigos los cuatro policías nacionales que acudieron al domicilio y han coincidido en afirmar que el acusado "estaba sin camiseta" y en un estado de "alteración" así como "poco colaborativo".

La amiga con la que la víctima salió a cenar esa noche ha declarado que presenció una llamada del acusado ya que iba junto a la víctima en el coche y que puso el manos libres porque iba conduciendo. Así, ha señalado no entender bien lo que este decía "porque estaba muy borracho".

Por su parte, el psicólogo y la trabajadora social que atendieron a la denunciante han señalado que el relato ofrecido fue "indeterminado y poco creíble". Del mismo modo han puntualizado que la víctima les narró otros dos episodios de violación "con contradicciones". Por último han puntualizado que lo descrito fue "violento" pero no en la magnitud "narrada por la denunciante".

También han intervenido en el juicio como peritos las personas encargadas de realizar los informes sobre las pruebas biológicas de la exploración de la víctima, y han señalado que "la cantidad de semen hallada fue muy escasa", y que este podría corresponder a una periodicidad "de una semana".

Por su parte, los médicos forenses que reconocieron a la víctima por las lesiones, han señalado que presentaba "lesiones a nivel genital en ambos muslos provocadas por mecanismos de contusión". También han señalado la data de una de las lesiones en el muslo "era de varios días".

Así, el Ministerio Fiscal ha pedido la sentencia condenatoria de ocho años de prisión con una inhabilitación para el sufragio pasivo durante la condena, así como una indemnización de 10.000 euros por los perjuicios morales causados a la víctima y la prohibición de acercarse a ella en un radio de 500 metros.

La Defensa ha solicitado la libre absolución al no existir "pruebas de cargo" sobre los hechos denunciados y al hacer mención a las "reiteradas contradicciones y mentiras" de la víctima en su testimonio. El juicio ha quedado visto para sentencia.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin