España

El marroquí detenido en Palma de Mallorca intentaba captar menores para el Estado Islámico

  • El detenido, un varón de 26 años, "suponía una clara amenaza"
La Policía, en los alrededores del inmueble del detenido. Imagen: Reuters

El hombre de nacionalidad marroquí, de 26 años, detenido este martes en Palma de Mallorca por la Policía intentaba captar a menores para integrarles en las filas de la organización terrorista Estado Islámico, según han informado fuentes de la investigación. En el registro de la vivienda, se ha encontrado material informático, así como "diversas sustancias estupefacientes".

Durante una rueda de prensa, la delegada del Gobierno en Baleares Teresa Palmer ha reiterado en varias ocasiones un "mensaje de tranquilidad y calma" a la sociedad y ha recordado que España continúa en nivel de alerta 4, en el que se encuentra desde el pasado 26 de junio.

Palmer, quien ha apuntado que no le han trasladado de qué cantidades de sustancias estupefacientes se trata si bien "no son muy relevantes", ha explicado que ha sido detenido por su "estrecha relación" con el Estado Islámico.

El detenido, residente en la capital balear y que según el Ministerio del Interior "suponía una clara amenaza para la seguridad nacional", será interrogado el próximo jueves por la titular del juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, a través de videoconferencia desde el juzgado de guardia de Palma de Mallorca, han informado fuentes jurídicas.

El motivo de tomarle declaración a distancia es fundamentalmente el de economizar gastos de traslado, según han explicado las citadas fuentes, que han recordado que esta juez suele hacer bastante uso de las videoconferencias con ese objetivo.

Mensajes radicales

Según Interior, este ciudadano marroquí emitía mensajes radicales muy contundentes para captar a combatientes para la Yihad, promoviendo atentados y facilitando el viaje a las zonas de conflicto de Siria e Irak, con el fin de que se integraran en las filas del Estado Islámico.

En grupos más reducidos, y ante una audiencia muy seleccionada, el detenido instaba a la comisión de acciones terroristas en territorio español y europeo.

Por todo ello, desde Interior aseguran que el detenido "suponía una clara amenaza para la seguridad nacional" al servicio de las redes sociales de las que se servía para reclutar a activistas seleccionados por él.

Según las investigaciones, el hombre mantenía estrechos contactos con responsables terroristas radicados en Siria al servicio del Estado Islámico, quienes se encargaban de facilitar la llegada de nuevos combatientes y de proporcionar las ordenes y los recursos para posibles acciones terroristas en España y otros países del entorno.

La operación, con la que según Interior, se ha neutralizado una "amenaza directa", sigue abierta y está dirigida por el juzgado central de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin