Buscar

El Marañón separa con éxito del vientre materno a dos gemelos que compartían placenta porque uno se alimentaba del otro

24/09/2008 - 14:39

Es el único tratamiento curativo de estas complicaciones con una supervivencia del 75% para un gemelo y del 50% para ambos

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, asistió hoy a la presentación de la primera cirugía fetal endoscópica mediante fotocoagulación con láser en la Comunidad de Madrid, realizada por especialistas en medicina fetal del Hospital Gregorio Marañón, a una paciente con una gestación gemelar monocorial que presentaba un síndrome de transfusión feto-fetal, y que fue dada de alta a las 72 horas.

En España, tan sólo otros tres hospitales realizan este tipo de cirugía: el Clínico de Barcelona, el Virgen de las Nieves de Granada y el Vall dHebrón de Barcelona, aunque es el primero de ellos en el que se registran más intervenciones de este tipo y empezó a realizarlas con limitaciones hace una década. Por ello, hasta este año las gestantes diagnosticadas de esta dolencia tenían que ser derivadas al Clínico catalán.

La cirugía fetal endoscópica o fetoscopia se realiza en las gestaciones de gemelos monocoriales complicadas, principalmente en aquellas que presentan un síndrome de transfusión feto-fetal severo, es decir, la existencia de un flujo sanguíneo desequilibrado entre dos fetos que comparten una misma placenta a través de comunicaciones vasculares compuestas por venas y arterias que hay entre sus dos cordones umbilicales.

Según explicó la doctora Eugenia Antolín, esta situación de desequilibrio convierte a uno de los fetos en donante de sangre de su hermano mientras que el otro se comporta como receptor. Esta situación desemboca en la muerte de los gemelos en la práctica totalidad de los casos.

"El diagnóstico de la enfermedad se hace en el segundo trimestre de gestación y, entonces, se debe hacer una cirugía entre la tercera y la cuarta semana siguiente. La edad idónea de los fetos es la semana 20", apuntó la facultativa.

El único tratamiento curativo de este síndrome es la cirugía fetalendoscópica, con unas posibilidades de supervivencia de entre un 75 un 80 por ciento para un gemelo, y entre el 50 y el 55 para ambos, reduciendo el riesgo de perder a ambos a un 15 ó 20 por ciento, y disminuye la tasas de secuelas neurológicas por debajo del 5 por ciento.

Se trata de una cirugía mínimamente invasiva que, dada la poca agresividad del procedimiento, la paciente recibe el alta en un plazo de 72 horas. La coagulación de la conexión vascular entre ambos fetos se realiza mediante láser con un endoscopio de menos de tres milímetros para intervenciones en fetos -fetoscopio-, dotado de microcámara. El fetoscopio se introduce en la cavidad amniótica a través del abdomen materno bajo estricto control ecográfico.

CINCO INTERVENCIONES, TODAS CON ÉXITO

Desde la primera intervención, realizada en abril de 2008, y presentada hoy, el hospital Gregorio Marañón ha realizado otros cuatro casos de cirugía fetal endoscópica, todos ellos con éxito, dentro del programa de cirugía fetal mínimamente invasiva.

Respecto a esta nueva cirugía, Güemes señaló que supone "un cambio significativo", y que permite que una enfermedad que antes sólo se diagnosticaba ahora pueda ser tratada. Así, señaló que reconoció el trabajo de todo los profesionales de la Sanidad madrileña por ofrecer a los usuarios de toda España "un servicio de referencia nacional y extraordinaria calidad".

Tal y como apuntó el consejero Güemes, la apertura de los nuevos hospitales ha traído consigo "una importante pérdida de población de referencia de los antiguos hospitales". "Esas menores necesidades asistenciales en los hospitales tradicionales, nos está permitiendo aumentar su labor docente e investigación de excelencia", agregó.

NUEVO RECIBIMIENTO SÍNDICAL

Casi un centenar de personas, entre sindicalistas y trabajadores del Hospital Universitario Gregorio Marañón se concentraron a las puertas de la presentación de esta nueva cirugía, en el interior del propio centro sanitario, para recibir al consejero de Sanidad.

Así, media hora después de lo previsto, Güemes entró en la sala bajo gritos de 'Sanidad Pública' 'Espe, Espe, Espe, especulación', 'Antes de privatizarlo, quemamos el hospital', entre otros, así como insultos. Los manifestantes intentaron acceder luego al recinto de la presentación, pero varios guardias de seguridad se lo impidieron.

No obstante, durante todo el acto, siguieron con los gritos, los silbidos y las protestas. Durante el inicio de su intervención, Güemes tuvo palabras para los concentrados. Así, pidió disculpas a los medios de comunicación por lo ocurrido, indicándoles que todo el mundo tiene que justificar sus sueldos, incluidos "los liberados sindicales".

Al término de la presentación de la nueva cirugía, los protestas se repitieron. Los manifestantes acompañaron a Güemes a la salida del hospital a gritos de 'Vende tu mansión y no el Marañón', 'La sanidad pública no se vende', entre otros. Güemes, sonriente y a paso normal, abandonó el centro sanitario protegido por varios guardias de seguridad hasta su coche oficial, que fue aporreado segundos antes de partir por varios de los manifestantes.