España

Lillo asegura que el consumo de agua, incluidos riegos, está garantizado para un año aunque no llueva

El subdelegado del Gobierno, Juan Lillo, ha asegurado que el estado actual de los pantanos y embalses de la provincia de Jaén, con unos niveles por debajo del 50 por ciento de su capacidad, garantizan el consumo y el riego durante todo un año, aunque no se produjeran lluvias durante este otoño e invierno.

JAÉN, 17 (EUROPA PRESS)

"Ahora mismo tenemos en la cuenca agua de primera calidad como mínimo para otro ejercicio completo aunque no lloviese, aunque no cayese ni una gota, se podría atender las necesidades industriales, agua para las necesidades de la población y para el regadío", ha dicho Lillo en declaraciones a Europa Press.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, los pantanos y embalses de la provincia tienen capacidad de almacenar 2.297 hectómetros cúbicos. En esta última semana las reservas de agua de la provincia se han situado en 1.117 hectómetros cúbicos, lo que supone que los pantanos y embalses jiennenses se encuentran al 48,53 por ciento de su capacidad.

Las cifras actuales sobre existencias de agua son algo inferiores respecto a la misma semana del pasado año cuando los pantanos albergaban 1.363 hectómetros cúbicos y se situaban en un 59,34 por ciento de su capacidad. La media de los últimos diez años por estas mismas fechas ha sido de 1.207 hectómetros cúbicos, lo que supone un 52,55 por ciento respecto a la capacidad total.

Lillo ha indicado que con las cifras actuales "no hay por qué alarmarse" y se ha mostrado confiado en que "el otoño sea normal y no tengamos ningún problema" en alusión a la llegada de las esperadas lluvias.

"Prefiero decir que los embalses están medio llenos a decir que están medio vacíos. Las dos cantidades son la misma, pero me parece que lo primero nos conforta más", ha dicho el representante del Gobierno central en la provincia de Jaén.

En el caso del Quiebrajano, del que se abastece la capital jiennense y que se encuentra al 39 por ciento de sus 31,6 hectómetros de capacidad total, Lillo ha reconocido los problemas que presenta por "su poca capacidad" y por los problemas de sedimentación que llevan a que por debajo del 30 por ciento, el agua no presente un estado óptimo.

Sin embargo, para este caso, Lillo ha recordado que "los sondeos que hay en La Merced son de un agua buenísima y no es caro el impulso de las mismas" por lo que ha avanzado que "en el momento que veamos que el agua que sale del Quiebrajano no es buena, se bombeará desde La Merced y tendremos agua sin problema en toda la zona influencia del Quiebrajano".

Con este panorama, Lillo ha lanzado un mensaje de tranquilidad tanto a la población en general como al sector de la agricultura que ya han mostrado su preocupación por la falta de lluvias y por el estado que presenta el olivar de cara a la próxima campaña de aceituna.

"De momento tranquilidad y que los agricultores no se pongan nerviosos que habrá agua para regar el olivar y las vegas sin ningún tipo de problema en un año visto", ha dicho Lillo.

Los dos pantanos que presentan mejor estado en relación con su capacidad son el Aguascebas, al 70,4 por ciento, el Dañador, al 60,6 por ciento, y el del Tranco de Beas, en la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, que se encuentra al 60,5 por ciento de su capacidad.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin