Buscar

Sucesos.- A prisión dos acusados de pilotar una patera con inmigrantes, dos de ellos bebés

20/01/2017 - 15:05

La Policía Nacional ha detenido en Algeciras (Cádiz) a dos personas como presuntos responsables de pilotar una embarcación que pretendía introducir en territorio nacional a través de la costa de Tarifa a una treintena de ciudadanos extranjeros, entre ellos dos bebés, procedentes del continente africano. Una vez puestos a disposición judicial, se ha decretado su ingreso en prisión.

ALGECIRAS (CÁDIZ), 20 (EUROPA PRESS)

Según ha explicado la Policía Nacional en una nota, ambos detenidos se habían hecho pasar por dos de las personas que venían en la embarcación, aunque tras finalizar una investigación pudieron determinar la presunta responsabilidad de los detenidos a los que se le imputa la autoría de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Asimismo, ha señalado que la investigación comenzó el pasado día 10 de enero, cuando el Servicio de Salvamento Marítimo rescató una embarcación neumática con motor que pretendía alcanzar las costas españolas a través de Tarifa. En la embarcación había un total de 33 personas a bordo, entre ellas, dos mujeres embarazadas y dos bebés. Además, la embarcación no pudo ser remolcada debido a que se encontraba semihundida, por lo que la maniobra de rescate entrañó una gran peligro.

Una vez en tierra firme, el personal sanitario les dió la primera asistencia médica, viéndose obligados a derivar a algunos de ellos al Centro de Salud de la localidad de Tarifa debido a los graves síntomas de hipotermia que presentaban. Posteriormente, fueron trasladados hasta la Comisaría de Algeciras para realizar los trámites correspondientes establecidos en la Ley Orgánica sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.

Fruto de las gestiones realizadas, los agetnes recabaron los elementos de prueba suficientes que incriminaban a dos personas, uno de ellos el encargado de tripular la embarcación y otro que procuraba el repostaje durante la navegación.

Los testigos coincidieron en manifestar que la organización criminal marroquí que preparó el viaje, obligó a todos los inmigrantes que habían pagado a subir en una sola embarcación, advirtiendo el exceso de aforo que ello suponía. Ante la inexistencia de espacio, se vieron obligados a sentarse unos encima de otros e ir turnándose entre ellos.

Además, pese a que cuando partieron las condiciones climatologías eran buenas, a mitad de trayecto el estado de la mar empeoró y a consecuencia del fuerte oleaje tuvieron que achicar constantemente el agua que entraba, ya que la embarcación comenzaba a hundirse.