España

El Gobierno realizó 372 actuaciones de vigilancia de calidad del aire y abrió 29 expedientes en dos años

Fernández anuncia un plan a corto plazo para reducir el benceno en Trubia y controlará las emisiones de las baterías de Avilés

OVIEDO, 2 (EUROPA PRESS)

La consejera de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Belén Fernández, ha comparecido en sede parlamentaria para dar respuesta a interpelaciones y preguntas de Ciudadanos, IU y Podemos sobre los niveles de contaminación en la región y ha destacado que del esfuerzo en materia de control e inspección que realiza la Consejería es reflejo que del conjunto de las 915 inspecciones y actuaciones de vigilancia realizadas en el año 2016, 373 fueron relacionadas con el control de la calidad del aire; y que se han incoado 29 expedientes sancionadores en los dos últimos años.

Mientras los grupos de la oposición han coincidido en acusar al Gobierno de tratar de "negar o esconder un problema", la consejera ha sido tajante y ha "negado rotundamente que en Asturias tengamos un problema global de contaminación en Asturias". Así, la consejera ha indicado que desde el Principado se reconoce que "hay problemas" pero ha insistido en que los mismos se concentran en zonas y enclaves concretos y ha asegurado que el Principado "no está de brazos cruzados"

En este sentido ha anunciado que el Gobierno prepara un plan a corto plazo para reducir las emisiones de benceno en Trubia y aplicará medidas puntuales en las baterías de Avilés, donde, sin llegar a superar los límites, se han registrado valores más altos de lo habitual.

La consejera Belén Fernández ha indicado que estas actuaciones se desarrollarán al margen de las medidas incluidas en los planes de calidad del aire para la ría de Avilés y la aglomeración de Gijón.

NUEVOS SISTEMAS DE CONTROL

La titular de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente ha comparecido en el pleno de la Junta General. En respuesta a una interpelación de Ciudadanos, ha informado de que Medio Ambiente ha revisado la autorización ambiental de la siderúrgica para imponer nuevos sistemas de control en el perímetro de las baterías de Avilés. Asimismo, se establecerán valores límites para el benceno, de carácter anual, mensual y horario, medidos a través de tres estaciones.

En Trubia operan dos empresas. Una de producción de coque de hulla y alquitrán y otra a la producción de alquitrán. Ante los altos valores registrados desde el verano en la estación de la red oficial, Medio Ambiente trabaja en un plan de acción a corto plazo para reducir el riesgo de superación de los límites legales.

La consejera ha explicado que también está en marcha la revisión de las autorizaciones ambientales de tales empresas para establecer condiciones estrictas en los niveles de inmisión de benceno en su entorno. Además, se están exigiendo mejoras en las instalaciones para reducir las emisiones (la emisión es el benceno que expulsan las factorías; la inmisión se refiere al porcentaje de benceno que realmente se respira).

En este sentido Fernández ha anunciado que su consejería llevará a cabo una campaña de mediciones simultáneas en el entorno de las industrias, y contratará el apoyo de una empresa especializada que analice los planes presentados por las empresas, valore si pueden acortarse los plazos para realizar las mejoras y plantee nuevas propuestas para evitar que se produzcan incumplimientos.

"A quienes niegan que hay un problema de contaminación del aire habrá que decirles que eso no es exactamente así, pero a los fatalistas también hay que decirles que el aire mejora", ha manifestado la consejera.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

El primero en interpelar a la consejera sobre este asunto ha sido el diputado de Ciudadanos, Nicanor García, que le ha recordado que "esconder el problema no lo va a resolver". "Hay que dejarse de tantos planes de calidad e invertir de verdad en medidas y cuestiones concretas que permitan paliar el problema", ha indicado García.

A su juicio si existe un problema serio de contaminación por lo que ha pedido a la responsable autonómica que de una vez por todas se tomen las medidas necesarias para atajarlo.

Tras Nicanor García ha sido el diputado de IU, Ovidio Zapico, el encargado de intervenir y ha pedido a la consejera que "huya del triunfalismo y que utilice un lenguaje que sea entendible para todos, para los grupos parlamentarios, para los medios de comunicación y para la sociedad".

Zapico ha reclamado además que el Gobierno convoque de manera urgente el Observatorio para la sostenibilidad.

Por su parte el diputado de Podemos, Hector Piernavieja, ha criticado a la consejera que culpe a los grupos de la oposición de crear alerta social. "Tengo la sensación de que ustedes se dedican a negar un problema", ha indicado el diputado de la formación morada. Piernavieja ha pedido al Gobierno determinación y fortaleza para hacer frente a las empresas que incumplen con la normativa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint