Buscar

Cinco anos y medio de cárcel para el independentista gallego que colocó una bomba en un banco de santiago

11/11/2008 - 17:46

MADRID, 11 (SERVIMEDIA) La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a cinco años y medio de cárcel a Uxío Caamaño, el independentista gallego que colocó una bomba en una sucursal de Caixa Galicia en Santiago de Compostela en julio de 2005.

Los magistrados, presididos por el juez Javier Martínez Lázaro, han encontrado a Uxío Caamaño culpable de los delitos de daños con finalidad de subvertir el orden constitucional, utilización de vehículo a motor sustraído y falsificación en documento oficial.

Además, el tribunal ha condenado a la también independentista Xiana Rodríguez Gómez a tres años y nueve meses de prisión por su participación en el atentado, a pesar de que, durante la vista oral, tanto ella como Caamaño aseguraron que no tuvo nada que ver con la acción criminal.

En la sentencia hecha pública hoy se recoge que los magistrados consideran que ambos acusados "tomaron parte directa en la ejecución del hecho".

A tenor de la pena de cárcel impuesta y del tiempo de prisión provisional cumplida a la espera de la sentencia, el tribunal ha ordenado la puesta en libertad de Rodríguez Gómez.

REINVINDICAR LA INDEPENDENCIA Los magistrados consideran probado que Caamaño y Rodríguez, que pertenecen al grupo radical Asambleia da Mocidade Independentista (AMI), "decidieron colocar un artefacto explosivo en un cajero de una entidad bancaria y causar destrozos en el local para reivindicar la independencia de Galicia del resto del Estado".

A tal efecto, el día 23 de julio de 2005, "en vísperas del día de Santiago", la fiesta patronal de Galicia, Caamaño y Rodríguez se desplazaron juntos a Santiago de Compostela en un vehículo robado en el que transportaron el artefacto explosivo.

Sobre las 14.20 horas de ese día, Caamaño colocó la bomba en una sucursal de Caixa Galicia situada en el centro de Santiago de Compostela, en una zona de gran afluencia de vecinos y turistas.

El artefacto estaba compuesto por una olla que contenía entre cinco y siete kilogramos de una sustancia derivada del perborato potásico. La bomba estalló hacia las 15.45 horas "causando daños y desperfectos en el local y en su fachada, así como en dos coches estacionados en las proximidades y en establecimientos y viviendas vecinas".

Caamaño fue detenido en las proximidades de la sucursal momentos antes de la explosión, ya que estaba siendo seguido por miembros de la Brigada de Información de la Policía Nacional, quienes le observaron junto a su compañera, "en actitud sospechosa, portando una bolsa y una mochila".

Rodríguez fue detenida una hora después de la explosión cuando se encontraba en la estación de tren de Santiago de Compostela intentado huir. Tras su arresto, ambos presentaron carnés falsos.

Además de la pena de cárcel, el tribunal de la Audiencia Nacional ha condenado a Rodríguez y Caamaño a indemnizar con diferentes cantidades de dinero a Caixa Galicia y a los propietarios de los vehículos, locales y viviendas afectados por la explosión.

(SERVIMEDIA) 11-NOV-2008 DCD/mfg