Buscar

Memoria histórica. aznar dice que "no había ninguna razón" para reabrir la guerra civil y "reescribir la historia"

22/11/2008 - 21:18

- Pide "recuperar el rumbo" para que a España no le tengan que "prestar sillas" en las cumbres internacionales - Aguirre presume de poder condenar los crímenes del franquismo y del comunismo y de reconocer las heroicidades que hubo "en ambos bandos" durante la Guerra Civil LAS ROZAS (MADRID), 22 (SERVIMEDIA) El ex presidente del Gobierno y presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar, afirmó hoy que "no había ninguna razón ni ningún mandato electoral" para revisar lo ocurrido durante la Guerra Civil y el franquismo y afirmó que "no es lo mismo la memoria que reescribir la historia".

Aznar fue el encargado de clausurar, junto a Esperanza Aguirre, el congreso de Nuevas Generaciones de Madrid en la que era su reaparición en un acto político del partido desde su presencia en el cónclave que el PP celebró el mes de junio en Valencia, en el que Mariano Rajoy fue reelegido como líder.

Uno de los tres mensajes que lanzó el ex jefe del Ejecutivo fue la necesidad de "defender lo que es común a todos" y de mirar al futuro sin ahondar en las diferencias que separaron a los españoles durante la Guerra Civil y el franquismo.

Sin llegar a citar expresamente la Ley de Memoria Histórica que el Gobierno aprobó la pasada legislatura ni el proceso judicial abierto por Baltasar Garzón en la Audiencia Nacional, Aznar manifestó su rechazo a ambas iniciativas porque "no había ninguna razón" para ponerlas en marcha después de 70 años.

Aznar aseveró que "defender lo común fue una de las cosas más importantes" que se puede hacer en estos momentos en los que España pasa por dificultades económicas y necesita el apoyo de otros países para estar presente en foros internacionales como la cumbre del G-20 en Washington.

Recordó que en la Transición se logró una "reconciliación" entre todas las fuerzas políticas democráticas que sirvió como "llamada de esperanza" para que los ciudadanos mirasen al futuro y trabajasen juntos.

Aznar pidió mirar al futuro "con objetivos claros" para "recuperar el rumbo" y situar de nuevo a España entre las primeras potencias del mundo. De ese modo, apuntó, no será necesario "que nos anden prestando sillas" en las cumbres internacionales como la del G-20 "porque no nos gusta ir de prestado".

Insistió en que con la Memoria Histórica "se ha abierto una caja que nunca se debió abrir" y se opuso a seguir con el proceso de descentralización de competencias en favor de las comunidades autónomas.

Agregó que una cosa es descentralizar competencias y otra "no poner límites a las cosas", favorecer la creación de "reinos de taifas", provocar que el Ejecutivo central "no pueda gobernar", "que cada uno haga lo que le dé la gana" e incluso que algunos intenten "destruir" el estado.

El ex presidente del Gobierno aseguró que el PP no pone en cuestión la "pluralidad y diversidad" de España, sino que quiere preservar "los elementos que son comunes a los españoles".

AGUIRRE Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, acusó a Zapatero de haber abierto la polémica sobre la Memoria Histórica "desde el primer discurso" que hizo en su investidura en abril de 2004.

Aguirre se mostró orgullosa de poder criticar los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y durante el franquismo, pero también, a diferencia de los dirigentes del Partido Socialista, de rechazar los asesinatos llevados a cabo por el comunismo.

También presumió de poder alabar los "actos de generoso patriotismo" que se produjeron "en ambos bandos" durante la "guerra incivil" de España, a la vez que se declaró admiradora de la "generosidad" que todas las fuerzas políticas demostraron en la Transición.

(SERVIMEDIA) 22-NOV-2008 PAI/jrv