España

Omella lamenta que la banca no devuelva a la sociedad las ayudas que recibió en crisis

Pide más conciliación laboral y familiar y que la política trabaje por el "bien común"

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Barcelona, el cardenal Joan Josep Omella, ha criticado este viernes que las entidades bancarias recibieron ayudas públicas durante la crisis y que no se produzca un retorno a la sociedad actualmente: "Los bienes son para todos, y no para unos pocos", ha afirmado en una conferencia en la que ha identificado la desigualdad social y la corrupción como dos de los principales retos.

En un almuerzo-coloquio del Fòrum Social Fundació Pere Tarrés, titulado 'Enmig de vosaltres, sóc com el qui serveix' (Entre vosotros, soy como quien sirve), ha preguntado a los presentes si ven con normalidad que "se ha ayudado a la banca en tiempo de crisis y ahora están ganando más que nadie" y no están devolviendo a la sociedad lo que reciben, algo que no ha visto bien.

Sobre los retos actuales, ha dicho que hay que trabajar para vencer la corrupción, que favorece los populismos, algunos que surgen en Europa, para lo que ha defendido la transparencia y la necesidad de abordarlo de cara, pidiendo perdón y retornando lo robado, y ha abogado por educar para que las personas se muevan por el amor, "y no solo por el dinero, el poder y el placer".

EL BIÉN COMÚN Y LOS PERSONALISMOS

Ha lamentado que en política se den situaciones de confrontación entre partidos, y ha reivindicado la necesidad de "trabajar por el bien común", en un mismo proyecto, en lugar de situaciones como las que vio cuando era capellán en un pueblo en el que los partidos criticaban desde la oposición propuestas que luego promovían cuando estaban en el gobierno, y al revés.

"Así no construimos bien la sociedad", ha dicho, y ha añadido que los personalismos y la voluntad de que prime la obra propia dificultan este trabajo por el bien común.

Al reflexionar sobre cómo tiene que llevarse a cabo esta tarea de educación que se realiza en entidades sociales, ante los responsables presentes en el foro, ha llamado al diálogo y al respeto por los que piensan diferente, así como a ver al otro como una oportunidad y no como un rival: "El hombre es un hermano para el hombre, y no un lobo", ha dicho.

NATALIDAD Y CONCILIACIÓN

Entre los retos que afronta la sociedad en la actualidad, ha alertado del problema que suponen en muchas ocasiones los horarios laborales: "La imposibilidad de conciliar la vida social y laboral afecta a los hijos y provoca rupturas familiares", ha reflexionado, y ha defendido la necesidad mejorar la conciliación, a la vez que favorecer la maternidad.

También se ha referido a la baja natalidad como un reto actual importante, que puede significar tristeza y falta de confianza en el futuro, y ha considerado que debería superarse asegurando un sueldo y condiciones laborales dignas.

"GLOBALIZADO LA INDIFERENCIA"

También ha lamentado que se ha "globalizado la indiferencia", por lo que es necesaria más empatía, y ha recordado que en Catalunya hay 500.000 trabajadores pobres, ante lo que ha defendido como una solución la propuesta de Cáritas de un salario mínimo interprofesional de 1.000 euros en 14 pagas, además de alertar de la situación todavía pero de las personas que no tienen empleo.

"O vamos en una línea de mas solidaridad hacia los pobres, o se deshará" Europa, ha dicho, como concluyó tras un seminario en el Vaticano que reflexionaba sobre Europa y en el que vio que hay preocupación por el paro y la pobreza, además de por los populismos que surgen y van en esta línea de deshacer la sociedad.

SER HUMANO CERRADO EN SÍ MISMO

El arzobispo ha observado que en la actualidad el ser humano está muy cerrado en sí mismo, con aparatos como los móviles: "Estamos aislados, necesitamos más relación", porque es en las relaciones humanas donde maduran las personas, y ha asegurado que en países del Norte de Europa hay más suicidios que en otros de África porque las personas sufren más soledad y menos vida familiar.

El rector de la Universitat Ramon Llull (URL), Josep M. Garrell, ha presentado a Omella, y ha explicado que, cuando le preguntó cómo quería ser introducido, éste le dijo que como "un rector de pueblo", y ha puesto en valor su vinculación con Manos Unidas, con la que fue misionero en África.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin