España

Tribunales.-Fiscalía rebaja a menos de dos años las penas para los exsindicalistas de Primayor acusados de estafa

El que fuera presidente del comité de empresa de Primayor, M.J.L.B., junto a otro miembro más del comité, J.L.C.M., han reconocido ante el tribunal que les ha juzgado en la Audiencia de Jaén haberse quedado entre los dos con más de 102.000 euros de la asociación de trabajadores mediante la falsificación de firmas en 52 cheques.

JAÉN, 24 (EUROPA PRESS)

El reconocer su culpabilidad, así como el hecho de haber ya devuelto gran parte del dinero, ha llevado finalmente al Ministerio Fiscal a rebajar su petición inicial de penas como autores de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en relación con uno de estafa. Así, para el que fuera presidente del comité de empresa, M.J.L.B. ha pedido un año y once meses de cárcel, además del pago de una multa de 900 euros.

La rebaja en la pena se produce teniendo en cuenta que confesó los hechos desde el primer día y colaboró en su esclarecimiento así como que ya haya abonado 61.000 euros de los 74.134 euros de los que se apropió. Para ello, según ha reconocido el propio acusado ha tenido que vender su casa y pedir dos créditos personales.

"Siempre he reconocido los hechos desde el primer día", ha dicho el que fuera presidente del comité de empresa, al tiempo que ha manifestado que nunca llegó a saber el dinero exacto que había sustraído de la cuenta de la asociación.

Para el segundo de los acusados, J.L.C.M., que también ha reconocido los hechos, la Fiscalía ha pedido una pena de un año y seis meses de cárcel, además del pago de una multa de 540 euros. En este caso, la Fiscalía ha tenido en cuenta que J.L.C.B. ha devuelto ya íntegramente los 8.932 euros de los que se apropió procedentes de la Asociación para la Promoción y Mejora del Entorno del Primayor, constituida por sus extrabajadores.

También J.L.C.B. ha admitido su culpabilidad ante el tribunal. Ha dicho no saber cómo se enteró de lo que estaba haciendo el otro acusado y cómo decidió hacer los mismo, pero sí ha dejado patente que él ha devuelto íntegramente hasta el último céntimo de lo que se llevó.

En concepto de responsabilidad civil, para el que fuera presidente del comité de empresa se le reclama la devolución de lo que le falta hasta los 74.134 euros, además de declarar la responsabilidad civil subsidiaria de la entidad bancaria que realizó los pagos de los cheques que llevaban falsificadas tres de las cuatro firmas mancomunadas que se requerían para su cobro.

Todas las partes se han adherido a la petición de penas realizada por el Ministerio Fiscal, excepto la que representa a la entidad bancaria de los cheques que ha mostrado su desacuerdo con el hecho de que se le considere responsable civil subsidiaria.

M.J.L.B. era el presidente del Comité de Empresa de Primayor cuando la empresa quebró en 2007. Sus compañeros lo eligieron presidente de la asociación que constituyeron para luchar por sus derechos. Pretendían exigir a los políticos que cumplieran sus promesas y que fueran recolocados.

En 2012, mientras que mantenían una acampada de protesta en la Plaza de las Batallas, a las puertas de la Junta, M.J.L.B. comenzó según el mismo ha reconocido a embolsarse dinero de forma fraudulenta de la cuenta de la asociación. Según admitió ante la Policía Nacional, lo hizo porque atravesaba una situación familiar muy complicada.

En Comisaría declaró haberse apropiado de 80.000 euros desde mediados de 2012 y hasta finales de 2015. Presuntamente sacó dinero en efectivo y también a través de varios cheques bancarios en los que presuntamente falsificaba la firma de sus compañeros, ya que cada cheque tenía que llevar su firma y la de tres más.

Ya detenido señaló a un excompañero, J.L.C.M., también miembro del comité de empresa de Primayor, como la otra persona que tras enterarse de lo que supuestamente estaba haciendo M.J.L.B. optó por hacer lo mismo.

Sobre este caso hay otra investigación abierta para determinar la procedencia de los más de 100.000 euros presuntamente sustraídos. Hay sospechas de que pueda ser dinero público, procedente de subvenciones, que durante años gestionó para ellos Juan Lanzas, una de las personas clave en la trama de los ERE y que según datos de ese sumario se embolsó en comisiones 90.000 euros de dinero público por sus gestiones.

LOS ANTECEDENTES

La historia de estos trabajadores comenzó en 1999 con el cierre de Molina. Entonces un numeroso grupo fue recolocado en Campocarne, que retomó la actividad de la fábrica de embutidos y la sostuvo durante varios años. Posteriormente fue absorbida por el grupo Primayor. En 2007 el propietario, un grupo de la industria agroalimentaria de Segovia, Primayor Foods, se declaró en concurso de acreedores dejando en la calle a 145 empleados en Jaén.

Ya con la fábrica cerrada se anunció que dos empresas los iban a recolocar. El 26 de septiembre de 2008 se firmó en el Ayuntamiento de Jaén un protocolo entre las empresas Dhul y Proasego por una parte y el Ayuntamiento y la Diputación de Jaén y la Junta por otra.

De Proasego, dedicada a la fabricación de generadores eólicos, no se supo nada más y ni siquiera vinieron a Jaén. Dhul, de Nueva Rumasa, sí comenzó la construcción de una fábrica junto al nuevo polígono industrial de Jaén. Llegó a recibir cuatro millones de euros en ayudas públicas.

En febrero de 2011 el Grupo Ruiz Mateos se fue a pique, la fábrica se quedó a medio construir y ninguno de los trabajadores fue recolocado. Durante más de un año los trabajadores mantuvieron una acampada en la puerta de la Delegación del Gobierno andaluz en Jaén, sin conseguir nada.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin