España

Fabra dice que la factura del PP con Feria no será "la única en la Comunitat que se ha pagado a través del juzgado"

Recuerda que él dio la consigna de que la feria tenía que ser "autosuficiente" y no suponer mayor gasto público

VALÈNCIA, 3 (EUROPA PRESS)

El expresidente de la Generalitat Valenciana Alberto Fabra ha señalado este jueves que el PP y el PPCV tenían "discrepancias" sobre quién debía abonar a Feria Valencia la factura, de más de 500.000 euros, por la celebración del Congreso del partido en 2008 y ha indicado que se imagina que "no será la única factura en la Comunitat que se ha pagado a una entidad a través del juzgado".

"Como había diferencias, no se pusieron de acuerdo y al final ha sido el juzgado el que ha obligado a pagar y ya está pagado; y encima ha pagado la (dirección) nacional, que era la postura que defendía el PPCV", ha dicho Fabra en la comisión de investigación sobre Feria Valencia en Les Corts al ser preguntado sobre si fue consciente durante su etapa como presidente del PPCV (2011-15) de que existía esta factura pendiente de pago.

Según ha dicho, el entonces secretario general del partido, Serafín Castellano, le trasladó esas discrepancias y que consideraban desde el regional que debía pagar el PP dado que se trataba de un congreso nacional.

Preguntado sobre si no hizo más gestiones desde su responsabilidad en el partido para acelerar que Feria Valencia cobrara esa factura, ha indicado que "es legítimo que el que considere que no debe corresponderle a él pagar una factura haga lo posible por no hacerlo" y se imagina que había más proveedores que tenían deudas con la institución ferial: "Achacar que la situación de Feria fue mala porque el PP en su día no pagó me parece un poco aventurado".

Sobre la gestión propiamente dicha de Feria Valencia, el expresidente valenciano ha comenzado recordando que asumió la Presidencia de la Generalitat en 2011, en una situación en la que la crisis "azotó de pleno" a la Comunitat y tuvo que intentar "hacer viable la administración" y reducir el gasto para destinarlo a políticas sociales, sanidad y educación.

Por ello, la Intervención realizó un informe de control financiero no solo de Feria Valencia, sino de todas las instituciones públicas o que recibían fondos públicos para conocer el estado y "dónde se podía ajustar". El informe llegó después a Fiscalía y, tal y como ha recordado Fabra, esta investigación se ha archivado pese a que "algunos decían que aquí se lo habían llevado a manos llenas".

Según ha remarcado, no hubo por parte de nadie ninguna directriz para evitar ese control, no recibió ninguna presión "para que hiciera las cosas distintas" y no le consta que nadie se sintiera molesto por ello. Respecto a si el Ayuntamiento de València recibió esta noticia de buen agrado, ha indicado: "No sé si lo aceptaría de buen o mal grado, no tenemos que pedir permiso a nadie, lo hicimos dentro de ese espíritu obligado de reducir gastos superfluos".

A partir de esas conclusiones se dio la consigna de que la Feria tenía que tender a ser "autosuficiente" y "no supusiera mayor gasto para la administración" más allá de las obligaciones comprometidas anteriormente para amortizar las obras de ampliación. Esa racionalización, ha dicho, centró su actividad de 2011 a 2015, aunque ya le hubiera gustado "tener dinero y haber planteado otras cuestiones", pero la situación no lo permitía.

Respecto a la naturaleza jurídica de la institución, ha recordado que el CJC habla de una asociación de interés público y, cuestionado sobre el hecho de que anteriormente se avalara a la feria incondicionalmente, ha indicado que su utilidad pública "es indiscutible" y más allá de estas cuestiones, recibía dinero público y la administración "tutelaba toda esa actuación" desde la colaboración entre los gestores de Feria Valencia y el equipo directivo de las distintas consellerias".

SOBRECOSTES

Fabra no ha querido entrar a valorar contratos y obras de ampliación que se hicieron hace 15 años o si cuando accedió al Palau reflexionó sobre ello --"no me daba tiempo, ahí pensábamos si mañana podíamos pagar", ha dicho-- aunque sí ha indicado que "cuando se habla aquí de sobrecostes se hace, a lo mejor, con poco rigor", porque "el trabajo está documentado" e imagina que otros comparecientes, como los arquitectos o quienes trabajaron en las obras, "habrán podido justificar el coste y las consiguientes ampliaciones".

Ha remarcado que no solo Feria Valencia trabaja "codo con codo con la administración", sino que es algo que hacen "todas las ferias" pese a no ser instituciones públicas, ya que "visto el importe que suponen las ampliaciones y la gestión, la administración está como paraguas".

Preguntado por los medios sobre si considera que se hicieron de forma correcta las gestiones en Feria Valencia, ha mostrado su "confianza" en sus compañeros y ha manifestado estar "convencido" de que los gestores que hubo en su día "hicieron lo mejor". "Ya lo han dicho en anteriores comparecencias, la necesidad de poner en valor el sector comercial a través de la Feria y creo que se hizo lo que tenían que hacer que era poner en valor los sectores productivos y tradicionales valencianos", ha remarcado.

NUEVAS COMPARECENCIAS

Por otra parte, la comisión ha aprobado por unanimidad la propuesta del PP de llamar a cuatro comparecientes que ya pasaron por la comisión dado que "fueron muy al principio" y ahora los grupos tienen información de la que no disponían antes: el arquitecto que diseñó la ampliación, Tomás Llavador, el interventor y viceinterventor general de la Generalitat y el director actual de Feria Valencia, Enrique Soto.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin