España

La metrópolis de Barcelona reclama mayor gobernanza para resolver los problemas del siglo XXI

El AMB reivindica que la aplicación de la Nueva Agenda Urbana vaya más allá de los municipios

BARCELONA, 2 (EUROPA PRESS)

La metrópolis de Barcelona ha defendido en el Congreso Internacional de metrópolis el papel clave de las áreas metropolitanas en las políticas y temas troncales que se desprendieron del congreso Hábitat III en Quito, en 2016, por lo que ha reivindicado tener más voz en la gobernanza mundial para resolver "los problemas del siglo XXI".

El vicepresidente de Internacional y Cooperación del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Alfred Bosch, ha defendido en el mismo congreso que las áreas metropolitanas "deben estar presentes en el mundo", ya que son las grandes ciudades donde los problemas del siglo XXI se manifiestan con más intensidad.

El encuentro ha aglutinado en el Espai Francesca Bonnemaison de Barcelona a cerca de 30 conurbaciones urbanas mundiales y más de 200 asistentes, formados por expertos internacionales, representantes metropolitanos, gestores urbanos y personal técnico del sector.

En este sentido, Bosch ha reclamado que se reconozca el peso de las grandes conurbaciones, ya que "no pueden estar al margen de la gobernanza", y ha celebrado que el congreso ha contribuido al debate en dos temas prioritarios: la sostenibilidad y la igualdad social.

La principal aportación del AMB a la hoja de ruta que se marcó en Quito es la reivindicación de que la Nueva Agenda Urbana tenga una visión metropolitana y sus propuestas vayan más allá del ámbito municipal, además de proponer que cada metrópolis tengan un proyecto y un interlocutor propio.

Por eso, desde la entidad supramunicipal se habla también de politizar el espacio metropolitano para que se apropiado para la ciudadanía como "espacio para alcanzar sus derechos básicos", como el derecho a la movilidad, cultura, vivienda, al aire limpio y a la educación, entre otros.

VOZ Y VOTO

"Venimos a reivindicar que las grandes ciudades del planeta tengan voz y voto en los grandes problemas que afectan a todo el mundo", ha expresado Bosch, que ha explicado que hace falta convencer a los estados y a las Naciones Unidas del potencial de las ciudades en la toma de decisiones y en la aplicación de soluciones.

Ha afirmado que el AMB también puede aportar conocimiento al resto de metrópolis: "Apostamos por la sostenibilidad como inversión en inteligencia colectiva, sobre todo aplicada en el ámbito de la eficiencia y de la gestión de recursos", y ha destacado la Agenda de Ecología Urbana del entorno de Barcelona.

ELEMENTOS CLAVE

Bosch ha recordado que los objetivos clave de la agenda metropolitana se agrupan en cuatro ámbitos: sostenibilidad, planificación urbana, cohesión social y desarrollo económico, y ha destacado que también se vertebra en dos dimensiones transversales: la participación ciudadana y la gobernanza metropolitana.

En relación a la sostenibilidad, destacan desafíos como la lucha contra el cambio climático, la movilidad, la reducción de recursos naturales y el impulso de las energías renovables, mientras que la planificación urbana propone promover modelos de ciudad metropolitana compacta que provoque mayor equidad y redistribución económica.

Por otro lado, la cohesión social requiere crear espacios de convivencia que garanticen la diversidad y democratización de los espacios públicos, además de garantizar la seguridad, y, finalmente, el desarrollo local y económico apuesta por proyectar la marca metropolitana para atraer inversiones y crear empleo.

Asimismo, las dos dimensiones transversales recogidas se basan en integrar la participación ciudadana en las políticas metropolitanas, ya que considera la "participación real" como un mecanismo positivo para que la ciudadanía decida como debe ser la gestión más próxima a su realidad y territorio.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin