España

Belloch subraya que los zaragozanos son "la esencia" y sin ellos "no hay un gobierno eficaz ni eficiente"

Santisteve desea recuperar el consenso y la "energía positiva" que permiten impulsar grandes proyectos en la capital

ZARAGOZA, 15 (EUROPA PRESS)

El exalcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha subrayado este viernes que los vecinos de la capital aragonesa y los voluntarios "son la esencia, el núcleo" de la ciudad y sin su apoyo "no puede haber gobernanza ni un gobierno eficaz y eficiente".

Así lo ha afirmado Belloch en el acto de presentación de su retrato, realizado por el pintor Jorge Gay, en el salón de recepciones del Ayuntamiento, donde se encuentran los retratos de todos los alcaldes de la ciudad. En el acto ha participado la actual corporación municipal y el alcalde, Pedro Santisteve, así como concejales del ayuntamiento de anteriores legislaturas y representantes de la sociedad civil aragonesa.

Para el también juez, Juan Alberto Belloch, la presentación del retrato es "un acto de agradecimiento" que ha dirigido, en primer lugar, al alcalde y a la Junta de Portavoces por respetar "una tradición de esta ciudad: que todos los exalcaldes terminan siendo colgados, aunque sea en las paredes" de la Casa Consistorial, ha bromeado, indicando que "es una costumbre arraigada profundamente".

Al respecto, ha observado que su retrato estará en "un buen sitio", dado que "tendré a mi derecha a mi querido amigo y buen alcalde Pepe Atarés, estoy bien acompañado", ha remarcado, comentando que "a la izquierda te tendré a ti, inevitablemente", ha dicho a Santisteve, provocando las sonrisas de los asistentes.

Asimismo, ha agradecido su labor a "todos los trabajadores y funcionarios de esta casa", de quienes siempre ha afirmado que "son los mejores funcionarios de Aragón; por su capacidad e inteligencia práctica son el mejor cuerpo administrativo que tenemos en Aragón".

Ha recordado a los alcaldes de barrio, que "hacen un papel esencial y necesario", a los representantes vecinales que trabajan "por amor a su ciudad" y a las entidades sociales, reconociendo que su "debilidad" son las Casas Regionales y Aspace.

Ha elogiado a las ONG que "muchas veces con un sentido crítico profundo hacen un trabajo imprescindible para la ciudad" y ha admitido que "sin ese sentido crítico no podrían funcionar las cosas", así como también a los sindicatos y empresarios que se esfuerzan por el "único objetivo común de crear riqueza y empleo", lo que posibilita que lleguen a acuerdos.

LA VIRGEN DEL PILAR Y EL EBRO

Ha dado las gracias a las personas que trabajaron a su lado durante su etapa en el consistorio como alcalde, entre 2003 y 2015, a sus "amigos para toda la vida" que son muchos de sus colaboradores "y, por encima de todo, a mi mujer Mari Cruz Soriano y a mis hijas, que me han ayudado muchísimo en todos los momentos de la vida municipal, los buenos y los malos, que los ha habido".

El agradecimiento "más importante" lo ha dirigido a la Virgen del Pilar, "por muchísimas razones", pero especialmente por "cómo se esmeró en la pelea contra Trieste y Tesalónica" en 2004, cuando Zaragoza fue elegida como sede de la Exposición Internacional de 2008.

En este sentido, ha apreciado que la Muestra era una obra "imposible en todas sus fases, incluida la de ejecución, porque hacer lo que hicimos en tres años es evidente que solo se pudo lograr gracias al consenso político y social y se portaron bien hasta los medios de comunicación", ha bromeado.

También ha tenido unas palabras para "el padre Ebro", dado que "todo lo hicimos por él. No siempre contesta agradecido, tiene sus rachas, a veces para bien y a veces para mal, pero la Virgen del Pilar y el Ebro son el alma de nuestra querida ciudad", ha estimado.

UNA OBRA DE ARTE

Respecto a su deseo de que Jorge Gay pintara su retrato, Belloch ha explicado que "tenía especial interés en que no fuera un retrato, sino que fuera un Gay, una obra de arte en sí" y que, intentando que "el personaje no estropeara la pintura", el objetivo era "crear una obra de arte y eso se ha conseguido y se incorpora al patrimonio artístico de la ciudad".

Enmarcado por la ribera del Ebro y los puentes de Piedra y de Hierro, Juan Alberto Belloch aparece en primer término en este retrato protagonizado por los colores verdes y azules de la naturaleza. En un paisaje acompañado por el río, las nubes y el cierzo, el exalcalde posa sujetando unos libros en la mano derecha y con su mano izquierda en el pañuelo que rodea su cuello.

El pintor Jorge Gay ha recordado que conoció a Juan Alberto Belloch hace ya "muchos años" y desde entonces "siempre me dijo que si un día ganaba las elecciones a la Alcaldía le gustaría que fuese yo quien pintara su retrato". Tras ganar las elecciones, en cada acto público Belloch le recordaba esta petición "con pertinaz insistencia".

En esas ocasiones, "le miraba con cara de extrañeza y de duda, pero siempre dije que sí", ha manifestado, al detallar que contemplaba la propuesta con extrañeza porque ha pintado "muy pocos retratos" y todos en su "círculo privado" y con duda porque al gesto de pintar siempre "le sobrevuela un desenlace quimérico".

UN RETO

Una vez que Belloch finalizó su mandato, el alcalde le pidió que "más allá de un retrato le gustaría que el cuadro fuera una obra mía, lo que abría un mundo de posibilidades y despejaba algunas dudas proponiéndome un reto".

Tras defender la vigencia del retrato, Gay ha sostenido que la pintura "construye un mundo" y lo que queda, la obra que surge, "no es un simulacro, no es una imagen, es la vida misma, una idea construida, es el alma en vilo, es el césped de los sueños".

Así, "desde ese lugar he construido con pintura el mundo de Juan Alberto Belloch en Zaragoza, con su luz, su viento, las nubes voladoras, el viento que nos lleva, y he construido con pintura el mundo de la ciudad que yo amo, la que un día en el que fui feliz descubrí como la Zaragoza creativa, solidaria, la del viento que limpia y que renueva, la ciudad que une, que suma, que aglutina, la que no desfallece y tiene el arrojo de vestirse de futuro sabiendo quién era en el pasado".

El artista ha precisado que ha puesto a Belloch ante esa Zaragoza "generosa y justa, la que provoca justicia, la que educa en la igualdad, la libertad y la razón, la que mantiene encendida siempre la lámpara de la inteligencia y la sabiduría. Hay otras Zaragozas, pero ésta es la que yo amo, ante esa ciudad he pintado a Juan Alberto Belloch como alcalde", ha remarcado.

RECUPERAR LA CONCORDIA

Por último, el alcalde de la capital aragonesa, Pedro Santisteve, ha señalado que con la presentación de este retrato "se rinde homenaje y recuerdo a una etapa de la historia reciente" de la ciudad y se valora "no solo" la figura de Belloch sino de "toda la etapa que se vivió bajo su mandato" y el lienzo pone "el broche de oro" a esa época.

El acto coincide, además, con el décimo aniversario de la Exposición Internacional de 2008, "un acontecimiento que fue vivido con extraordinaria intensidad y que marca un antes y un después en la historia reciente de nuestra ciudad".

"Es justo reconocer hoy, al margen de discrepancias políticas o de criterio en su diseño y gestión, que acciones como la adecuación de las riberas del Ebro, el cierre de los cinturones, el impulso a la bicicleta o la construcción posterior del tranvía fueron iniciativas que llevaron a Zaragoza a potenciar su imagen exterior y a potenciar la calidad de vida de los zaragozanos y su autoestima", ha reconocido Santisteve.

En este contexto, ha deseado recuperar la "concordia", al asegurar que "echamos de menos en el consistorio aquel espíritu constructivo que hizo posible el consenso sobre aspectos clave que marcaron el presente y futuro de Zaragoza. Ojalá seamos entre todos capaces de recomponer esa energía positiva que facilitó en anteriores ocasiones que, al menos, las fuerzas progresistas del consistorio fueran capaces de mirar al futuro juntas y con unos anhelos comunes", ha concluido.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin