España

El Govern recuerda que los productos comprados online deben ofrecer las mismas garantías que los de las tiendas

La Dirección General de Consumo de la Conselleria de Salud ha recordado este miércoles que los productos comprados por Internet deben ofrecer las mismas garantías que los adquiridos en una tienda física.

PALMA DE MALLORCA, 4 (EUROPA PRESS)

Así lo ha indicado la Dirección General en una nota de prensa en la que expone una serie de consejos ante el periodo de rebajas.

El director general de Consumo, Francisco Dalmau, ha explicado que en las rebajas 'online' "son vigentes los mismos derechos que cuando se hace la compra de manera tradicional". Además, ha recomendado "comprar en lugares virtuales seguros".

Para este periodo de rebajas la Dirección General pide "un consumo responsable", rehuyendo del consumismo y comprando "sólo lo que realmente se necesita".

Para ello aconseja planificar las compras y hacer una lista antes de ir de rebajas y alerta de que hay que "ser críticos con la publicidad y no dejarse llevar por los mensajes engañosos".

La Dirección General recomienda a los consumidores solicitar información al comercio sobre si se aceptan cambios o devoluciones, ya que el vendedor no tiene ninguna obligación de cambiar el producto si está en perfecto estado, salvo que así lo anuncie.

También es importante conservar los comprobantes de pago, las etiquetas y las garantías, para poderlos utilizar en caso de tener que presentar una reclamación.

OBLIGACIONES DEL VENDEDOR

Por otro lado, el Govern ha recordado que los vendedores no pueden adquirir los productos especialmente para la venta en rebajas, sino que deben ser artículos que hayan estado a la venta antes a un precio superior.

Los comerciantes deben indicar claramente el precio de venta anterior y el rebajado, o bien debe figurar el precio normal de venta y el porcentaje de la rebaja que se aplicará en el momento de la compra. Los precios de venta deben figurar tanto en los escaparates como en el interior del comercio.

El anuncio de ventas en rebajas, en general, debe afectar al menos la mitad de los productos ofrecidos en el establecimiento, sin perjuicio de que se pueda anunciar de cada artículo en concreto, que debe ser identificado y diferenciado debidamente de el resto.

Los productos rebajados deben estar diferenciados de otros tipos de ventas a precios inferiores a los habituales, como los artículos en liquidación, los saldos o las ofertas especiales.

En ningún caso, los productos que se venden en rebajas no pueden ser 'saldos', es decir, artículos que presentan alguna tara o defecto en la fabricación.

El comerciante debe aceptar los medios de pago habituales entre los que se encuentran las tarjetas de crédito y no puede cargar un porcentaje superior por el uso de tarjetas de crédito ni rechazar la compra por este sistema si habitualmente es utilizado en su comercio.

Igualmente, los comercios deben indicar que hay hojas de reclamaciones.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin