España

Murcia es una región "preparada" en materia de seguridad y cuenta con un buen patrimonio construido, según el COAATIEMU

El Colegio celebra que, tras la crisis, "empiece una demanda real de vivienda"

MURCIA, 5 (EUROPA PRESS)

La Región de Murcia es una región "preparada" en materia de seguridad y construcción "si nos remitimos a la experiencia de Lorca" tras los seísmos de 2011, y cuenta con un buen patrimonio construido.

Así lo avanza el presidente del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de la Región de Murcia, Antonio Mármol, quien ha recordado en declaraciones a Europa Press que la aceleración sísmica "superó en Lorca tres veces la prevista en la norma" sismorresistente, pasando de 0,12 a 0,36 metros/segundo cuadrado, una aceleración "brutal" y "sin embargo, solo colapsó un edificio".

Hubo daños "pero los edificios respondieron bien", de acuerdo a lo que predice la norma, "que dice que los edificios tienen que ser resistentes para evitar víctimas, porque daños siempre habrá; es inevitable".

La experiencia de Lorca "nos demostró que tenemos un patrimonio construido bastante bueno", la norma se ha cumplido "sin perjuicio de que ahora es mucho más exigente" con lo que, a su juicio, Murcia es una ciudad preparada "dependiendo del nivel de terremoto". Aunque, en general, ha subrayado Mármol, "si nos remitimos a la experiencia de Lorca, podemos decir que la Región está preparada".

Antonio Mármol ha hablado, al respecto, del trabajo realizado por el Colegio tanto en los terremotos de Lorca como en el simulacro de emergencias realizado por la Comunidad y la UME el pasado mes de abril, que consistió en dos terremotos en Murcia y Cartagena, con consecuencias en los municipios cercanos: inundaciones, riesgo químico, ambiental o de transporte de mercancías peligrosas.

"El Colegio es muy participativo con las administraciones, tuvimos un papel preponderante y muy efectivo en los terremotos de 2011, experiencia con la que pudimos aprender y hemos podido aportar en distintos simulacros". Así, "con todos los inconvenientes observados en el terremoto de Lorca, pudimos ayudar en las previsiones del simulacro y ponerlas en marcha".

Así, por ejemplo, ha recordado que en los terremotos de Lorca se marcaban los edificios con colores (rojo, amarillo o negro, según la gravedad), "luego llegaba alguien, que podía ser un ciudadano que lo pintaba de amarillo, cuando estaba rojo, para poder pasar y recoger sus enseres". En esta ocasión, en el pasado simulacro, "se prepararon unas plantillas desde la Comunidad, unas pictografías, que no se pueden imitar, garantizando que el color asignado al edifico es su color".

También pusieron en valor la organización de los efectivos, es decir, "que todas las ciudades, dentro del Plan Sismimur, tengan previamente una división por sectores de toda la ciudad, lo que permite asignar a un técnico municipal, antes de la emergencia, su área a trabajar, pudiendo llegar con más rapidez y efectividad a la zona donde se han producido los daños".

Además, se combinó tener una base de datos con las empresas contratistas a través de la Federación de Empresarios de la Construcción; se puso en marcha la geolocalización y una estación de comunicación que trajo la UME en caso de que las comunicaciones caigan; "medidas todas ellas que se han puesto en marcha y han funcionado".

El simulacro fue un "éxito" y estuvo "muy bien organizado", con el que se pudo comprobar que todos los operativos estaban "perfectamente coordinados" y con los que seguro, ha enfatizado, "si por desgracia sufrimos otra emergencia, podremos actuar con mucha mayor eficacia que en los seísmos de Lorca, que también fue alta".

Así no está de más recordar qué hacer en caso de emergencia y cómo actuar, ha señalado, "a priori antes de que suceda un terremoto, debemos tener asegurada las estanterías, alejarse de las ventanas cuando ocurra porque los cristales suelen estallar", y mientras dure la situación "ponerse debajo de elementos resistentes, como mesas", además de "quitar elementos pesados de las estanterías, no tenerlos en la parte alta de las mismas o cortar el gas y la electricidad para evitar fugas e incendios"; el resto, toda coordinación, desde el '112'.

DEMANDA "REAL" DE VIVIENDA

El presidente del Colegio ha destacado que el proceso de recuperación ya es una realidad tras la crisis de 2007, "empieza una demanda real de vivienda".

"La situación está en un proceso de recuperación, estamos mejorando continuamente y viendo unas perspectivas de crecimiento, sobre todo porque se ha detectado la necesidad de nuevas viviendas para la gente joven, con trabajo estable", ha explicado.

Las viviendas en stock están prácticamente consumidas, ha enfatizado, "y empieza haber una demanda real de vivienda y pone al sector en una situación de mejora continúa". Así, ha hablado de un incremento notable de número de visados, --para velar por el cumplimiento de la legalidad--, en los seis primeros meses del año, "casi el doble de los realizados el año pasado".

Sobre el proyecto de evaluación de los edificios del barrio de La Paz, ha avanzado que las revisiones están efectuadas, y que se está pendiente de una información, que les debe aportar el Ayuntamiento de Murcia, para poder concluir el informe "que de verdad sirva, y del que se puedan extraer conclusiones muy razonadas para adoptar la mejor solución que convenga".

Estaba previsto que en junio dieran el informe, "que está a falta de los datos que tiene que aportar el Ayuntamiento, en cuanto los aporte, no será un plazo mayor de 15 o 20 días para emitir el informe".

AHORRAR EN LA VIVIENDA

Entre las medidas de ahorro, se encuentran ventilar bien por la noche, cerrarla durante el día en verano, bajar los toldos, apagar ordenadores, poner el lavavajillas o lavadora por la noche, "medidas que cualquiera recuerda de sus abuelos", a lo que sumar el nivel de energética de nuestra vivienda y las posibilidades de mejora, mejorar la envolvente, verificar si fachadas y cubiertas cuentan con un buen aislamiento, y todo en función de la inversión que se quiera hacer.

Al respecto, ha enfatizado que "la inversión que hagamos en eficiencia energética, tiene un retorno de unos tres años, y que el dinero que invertimos lo habremos recuperado en tres años en la factura de electricidad, además de ser un compromiso con el planeta, reduciendo energía y produciendo menos contaminación".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin