España

Liberan a dos jóvenes argentinos que habían sido acusados de nexos con Hizbulá

Buenos Aires, 5 dic (EFE).- Los dos jóvenes musulmanes argentinos que habían sido detenidos a mediados de noviembre pasado por su presunta vinculación con Hizbulá, a pocos días de que se celebrara en Buenos Aires la cumbre del G20, fueron liberados hoy, y solo uno de ellos fue procesado, por la tenencia de armas.

Según informó a Efe Ismael Jalil, abogado de Axel Ezequiel Abraham Salomon, de 25 años, y a su hermano Kevin Gamal Abraham Salomon, de 23, el juez Sebastián Ramos decretó este miércoles su libertad.

En el caso del Axel, el magistrado determinó la falta de mérito, mientras que Kevin quedó procesado sin prisión preventiva por la tenencia compartida con su padre -que no estaba detenido- de las armas de fuego que fueron halladas en su casa, que según la familia -de origen libanés- pertenecieron al abuelo de los chicos, que fue militar desde los 18 años y murió en 2008 con 82 años.

Jalil reitera que el arresto respondió a una persecución que el Gobierno lleva a cabo contra quienes profesan religiones diferentes, con el fin de dar apariencia de estar trabajando por la seguridad de la cumbre del G20, que el pasado fin de semana congregó a los principales líderes del mundo en Buenos Aires.

Una vez en libertad, el abogado presentará un recurso de apelación al procesamiento sin prisión preventiva de Kevin.

"Si la Cámara (de apelaciones) dice que no corresponde el procesamiento de Kevin, entonces estamos ante una detención ilegal", remarcó el letrado, que no descarta presentar una denuncia contra el Estado por presunta persecución por cuestiones de religión.

El 15 de noviembre pasado, el Gobierno informó de la detención de los hermanos por tener supuestos nexos con la organización islámica libanesa, considerada por varios países como un grupo terrorista.

Los arrestos se produjeron durante un allanamiento a su casa del barrio de Floresta de Buenos Aires realizado a partir de una orden judicial y en el inmueble se encontraron varias armas de fuego, municiones, cuchillos y ropa de tipo militar y dispositivos electrónicos, entre otros elementos, como documentación sobre viajes al exterior.

Al día siguiente, los padres de los jóvenes negaron cualquier vinculación de la familia con Hizbulá y aclararon que las armas halladas pertenecieron al abuelo de los chicos.

El Ejecutivo de Mauricio Macri negó cualquier tipo de persecución y aseguró que las medidas adoptadas responden a decisiones judiciales.

Además del caso de los hermanos, también a mediados del pasado mes una bomba casera explotó en el turístico cementerio de la Recoleta de Buenos Aires, el mismo día en que alguien lanzó un artefacto en la casa de un juez, sucesos que dejaron varios detenidos, entre ellos la única persona que quedó herida por el suceso del camposanto.

Por estos casos, el juez federal Julián Ercolini procesó hoy con prisión preventiva a diez militantes anarquistas acusados de colocar esos explosivos, según informó la agencia estatal de noticias, Télam.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin