España

Cataluña. borrell reconoce que el gobierno ha tenido "poco éxito" a la hora de rebajar la crispación en cataluña

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, reconoció este miércoles que el Gobierno ha tenido "poco éxito" a la hora de rebajar la crispación generada en Cataluña por el desafío independentista.

Así se pronunció el jefe de la diplomacia española, en un encuentro informativo organizado por el diario ABC en el Casino de Madrid, en el que lamentó que al Gobierno se le acuse de ser "condescendiente" con los partidos independentistas debido a su apoyo a la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa.

Expuso que Sánchez se hizo con el Gobierno mediante un "procedimiento perfectamente constitucional que no es el clásico" y observó que los independentistas en aquella moción de censura "votaron en contra el gobierno saliente" presidido por Mariano Rajoy y "no lo hicieron a favor del entrante".

Dejó claro que nadie "les ofreció nada a cambio" de su voto afirmativo a la moción de censura y explicó que Sánchez se ha afanado en "intentar rebajar los niveles de crispación que había cuando llegó al poder", una misión en la que, reconoció Borrell, ha tenido "poco éxito". Esto le sirvió para afirmar que "cuando creíamos haber entrado en una fase mayor de diálogo, la situación se ha encrespado" debido a la actitud del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra.

Defendió que ante la deriva de Torra el Gobierno ha hecho, "con apenas 24 horas de dilación, lo que toca hacer: pedir explicaciones y advertir de que esa situación no es aceptable y si se mantiene, se aplicará la ley sin recurrir al artículo 155, porque hay otros instrumentos para actuar sectorialmente frente a problemas que son sectoriales".

Indicó que el Gobierno está obligado a "combinar la firmeza con la templanza" ante el desafío independentista y consideró legítimo que la oposición inste al Ejecutivo a aplicar el artículo 155 de la Constitución, aunque objetó que cuando se ostenta el poder "se debe medir cada paso que se da".

Borrell también aludió al bloqueo de carreteras perpetrado por los denominados Comités de Defensa de la República (CDR) y a las alusiones de Torra a la 'vía eslovena' para conseguir la independencia de Cataluña.

Lo hizo para aseverar, en lo referido al primer caso, que "no puede ser que los Mossos no garanticen el orden público y la libertad de circulación", por lo que avisó de que en caso de que se reincida en ese comportamiento, el Gobierno estará obligado a ordenar que intervengan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. "Espero que esto no ocurra", dijo.

En lo referido a las apelaciones a la 'vía eslovena', celebró que Torra se haya "templado" al respecto y sus acólitos hayan explicado que el presidente de la Generalitat no llamaba a la insurreción, "aunque lo parecía". También llamó la atención ante el hecho de las autoridades eslovenas han desmentido la analogía histórica hecha por Torra entre la Eslovenia de 1990 y la Cataluña de 2018.

El ministro enmarcó dentro de la "propaganda nacionalista" las informaciones alusivas a una eventual convocatoria del embajador de España en Eslovenia, José Luis de la Peña, para protestar por la respuesta del Gobierno a la mención de Torra a la 'vía eslovena'. "No hay nada más falso, pero ya estamos acostumbrados a la fábrica de 'fake news' (de los independentistas)", comentó.

Especificó que el embajador español mantendrá mañana una reunión con el director general de Europa del Ministerio de Exteriores esloveno a petición propia "para comentar una situación que no hay que sacar de quicio". Esto le sirvió para indicar que en el viaje de Torra a Eslovenia de la semana pasada únicamente consiguió ser recibido por el presidente del país, "una figura simbólica pero sin poder", y no por el primer ministro.

En lo referido a la apertura de las delegaciones de la Generalitat en el exterior, se limitó a manifestar que las embajadas españolas vigilan "un ratito" cada día para conocer si sus actividades se ajustan a lo establecido por la ley.

Borrell hizo una analogía entre los argumentos de los partidarios del 'Brexit' y los de los independentistas, añadiendo que España cuenta con una Constitución y unos valores democráticos "que hacen que conceder la independencia a una parte de su territorio, en la que no hay una mayoría de la sociedad que lo sustente, está fuera de toda óptica".

Eludió pronunciarse sobre un hipotético adelanto electoral si el Gobierno no saca adelante los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y abundó en las cuentas públicas para decir que creía que los independentistas las apoyarían "por su propio interés", ya que contienen partidas "muy beneficiosas" para Cataluña. No obstante, reconoció que "tal y como van las cosas, he perdido la apuesta".

(SERVIMEDIA)

12-DIC-18

MST/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin