España

Cataluña. borrell llama a "desinflamar" el eco de la visita de torra a eslovenia

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, invitó este jueves a "utilizar un poco de ibuprofeno" para "desinflamar" el eco que ha tenido la visita del presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, a Eslovenia, que negó que haya sido un "éxito diplomático".

Así se pronunció el jefe de la diplomacia española durante su intervención ante la Comisión Mixta para la UE en el Congreso de los Diputados ante la mención que hicieron distintos grupos de la oposición a la visita de Torra a Eslovenia.

El ministro subrayó que "está a la orden del día" que los presidentes de las comunidades autónomas se desplacen a otros países y tengan relaciones internacionales. "Eso debería ser algo normal", exclamó.

No obstante, reconoció que en Cataluña no se viven "circunstancias normales", evidenciando este aserto con el hecho de que Torra ha pretendido ilustrar su visita a Eslovenia como un "éxito diplomático cuando no lo ha sido". Indicó que en el viaje de Torra a Eslovenia de la semana pasada únicamente consiguió ser recibido por el presidente del país, una figura simbólica pero sin poder, y por el alcalde de Liubliana, pero no por el primer ministro.

También llamó la atención ante el hecho de que las autoridades eslovenas han desmentido la analogía histórica hecha por Torra entre la Eslovenia de 1990 y la Cataluña de 2018 y su apelación a la 'vía eslovena' para alcanzar la independencia.

Por ello, animó a "no dramatizar" y a "no dar importancia" a la visita de Torra y especificó que el embajador español en Eslovenia, José Luis de la Peña, ha solicitado mantener una reunión con el director general de Europa del Ministerio de Exteriores esloveno a petición propia para conocer la "trascendencia" de la visita de Torra.

IBUPROFENO

Esto le sirvió para instar a la utilización de "un poco ibuprofeno" para "desinflamar" el eco de la visita de Torra a tierras eslovenas y a "no sacar de quicio ese éxito" que se atribuye el presidente de la Generalitat.

Borrell también se refirió al bloqueo de carreteras perpetrado por los denominados Comités de Defensa de la República (CDR), a quienes calificó como "agitadores que entorpecen el orden público". Lo hizo para recordar que el Gobierno ha advertido a la Generalitat de que si se repite la pasividad de los Mossos ante estos hechos estará obligado a ordenar que intervengan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. "Para eso no hace falta aplicar el artículo 155", dijo.

A pesar de ello, especificó que la "prueba del algodón" de la voluntad de Torra con los Mossos se comprobará el próximo día 21 de diciembre cuando el Consejo de Ministros se celebre en Barcelona.

Rechazó que el Gobierno tenga entre sus socios a los independentistas, ya que "no sé cómo se puede calificar de socios a quienes no están dispuestos a apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE)".

El ministro también aludió a la salida de los nacionalistas flamencos de la N-VA del Gobierno belga, que mantienen las mismas visiones que los independentistas catalanes, en general, y con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. "Dios los cría y ellos se juntan", exclamó.

Agradeció al primer ministro belga, Charles Michel, el "comportamiento impecable" tras la decisión de retirar el estatus diplomático al representante de Flandes en la Embajada de Bélgica en España por las críticas del presidente del Parlamento de Flandes a la calidad de la democracia española.

Por último, apeló a la necesidad de diálogo y voluntad de acuerdo para rebajar la tensión en Cataluña, aunque concedió que "mientras haya un 40% de catalanes que crean que la independencia les reportará 16.000 millones, será muy difícil hacerles cambiar de opinión".

(SERVIMEDIA)

13-DIC-18

MST/caa

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin