Buscar

Condena general en Marruecos tras acto terrorista contra 2 turistas europeas

EFE
21/12/2018 - 18:51

Rabat, 21 dic (EFE).- Las condenas son generalizadas en Marruecos tras el acto terrorista que sufrió el país magrebí el pasado lunes cuando dos turistas escandinavas fueron halladas degolladas en una región montañosa cerca de Marrakech.

Las autoridades marroquíes arrestaron hoy a otros nueve sospechosos en este caso, lo que eleva a trece el número de detenidos por este crimen terrorista.

Los nuevos arrestos se produjeron en las ciudades de Marrakech, Essauira, Chtouka Ait Baha (todos en el sur del país), y en la norteña urbe de Tánger, según informaron las autoridades hoy en un comunicado.

Las investigaciones continúan para desvelar los detalles de este atentado, mientras las condenas se repiten en todo el arco ideológico y la clase política del país magrebí.

El presidente del Gobierno marroquí, el islamista Saadedín Otmani, que encabeza una coalición de seis partidos, condenó "vigorosamente" el acto terrorista y dio pésame a las familias de las dos víctimas, procedentes de Dinamarca y Noruega.

El Parlamento marroquí reaccionó con la misma contundencia y afirmó su determinación a "reforzar los mecanismos jurídicos y legislativos para luchar contra el terrorismo en todas sus formas".

Por su parte, el semi tolerado movimiento Justiciay Espiritualidad (mayor grupo islamista del país) denunció el acto terrorista "ajeno a los valores de los marroquíes conocidos por la tolerancia y el respeto al otro".

La sociedad marroquí quedó consternada y conmocionada tras la difusión poco después del crimen de un vídeo -de una violencia extrema- que mostraba imágenes grabadas por los supuestos asesinos en el momento en el que degollaron a una de las víctimas.

Las redes sociales se inundaron entonces con mensajes de condena del acto y de solidaridad con las familias de las víctimas, la danesa Louisa Vesterager Jespersen (de 24 años) y la noruega Maren Ueland (28 años).

Varios periódicos locales tiñeron hoy de negro sus portadas en señal de luto, al mismo tiempo que se multiplicaron las convocatorias de participación en muestras de solidaridad y homenaje a las víctimas frente a sus respectivas embajadas, que habían puesto desde ayer sus banderas a media asta.

Las dos turistas fueron encontradas degolladas el pasado lunes dentro de su tienda de campaña en una zona aislada en el valle de Imlil en el alto Atlas, a unos 70 kilómetros de la ciudad de Marrakech.

Cuatro primeros sospechosos fueron detenidos poco tiempo tras el asesinato, pertenecientes según la Fiscalía General a "un grupo extremista" que hasta el momento no se menciona oficialmente.

Las autoridades marroquíes siguen la pista terrorista que se ha reforzado tras la publicación en las redes sociales de un vídeo en el que aparecen los primeros cuatro sospechosos con la bandera negra del grupo yihadista Estado Islámico (EI), mientras juraban lealtad a su líder, Abu Bakr al Bagdadi.

La autenticidad del vídeo fue confirmada por la Fiscalía marroquí, que añadió que fue grabado la semana pasada antes del asesinado de las dos turistas.

El ministro portavoz del Gobierno, Mustafa Jalfi, dijo ayer que se "tomarán las medidas necesarias para que este crimen no se repita otra vez", y subrayó que Marruecos dispone de una estrategia multidimensional para erradicar todo comportamiento extremista.

Al mismo tiempo hizo hincapié en los esfuerzos que despliega el país en la difusión del islam moderado.

En este sentido, el imán de la mezquita de Hassan de Rabat instó hoy a los jóvenes en el sermón del viernes a aferrarse al rito maliki (uno de los más moderados del islam suní y oficialmente adoptado por Marruecos) con el fin de "preservar la seguridad espiritual" de los fieles marroquíes.

Llamó también a los jóvenes a buscar la interpretación correcta de la sunna (conjunto de enseñanzas y dichos del Profeta Mahoma) y no recurrir a las redes sociales para entenderla.

Fatima Zohra Bouaziz