Buscar

El Patriarca de Constantinopla entrega a Kiev la carta de independencia de Moscú

EFE
6/01/2019 - 11:45
Más noticias sobre:

Estambul, 6 ene (EFE).- El patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I, ha entregado hoy al metropolitano de Kiev, Epifanio, el "tomos" (certificado) que confiere plena independencia a la Iglesia ortodoxa de Ucrania, hasta ahora dependiente de Moscú.

Bartolomé dio el pergamino, firmado ayer, al religioso ucraniano durante la misa de la Epifanía, que celebró junto al metropolitano de Kiev en griego y en ucraniano en la catedral de San Jorge, a orillas del Cuerno de Oro en Estambul, sede del Patriarcado ecuménico.

"Hoy, oficialmente y canónicamente, usted se convierte en la 15 Iglesia en el bendito coro de las Iglesias autocéfalas", declaró Bartolomé durante la ceremonia.

El religioso recordó que fue el Patriarcado de Constantinopla el que fundó las primeras iglesias de Kiev y aseguró que, si bien transfirió su administración a Moscú en 1325, "nunca cedió su jurisdicción canónica" al patriarca ruso.

"El invierno de cismas y divisiones ha acabado, la lluvia del aislamiento eclesiástico ha terminado y la flor de la unidad aparece en la tierra" agregó el patriarca, en una obvia respuesta a al patriarcado de Moscú que no reconoce la autocefalía de Ucrania y ha criticado duramente el paso de Bartolomé, tildándolo de nuevo "cisma".

También el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, presente en la ceremonia, se felicitó por la independencia de la Iglesia de Kiev.

"Lo sucedido es un verdadero milagro que debemos a la voluntad del creador", recalcó el mandatario en su cuenta en Twitter.

"Hemos cumplido con nuestro deber ante las generaciones pasadas y próximas", sostuvo Poroshenko, para quien el 'tomos' es en realidad otro "acta de declaración de la independencia de Ucrania", pues "fortalecerá la libertad religiosa, la paz interconfesional y los derechos y libertades de los ciudadanos".

En declaraciones retransmitidas en la televisión ucraniana tras la ceremonia, Poroshenko aseguró que el Estado ucraniano garantizará el respeto a "la elección y la libertad religiosa" de cada ciudadano del país.

Tras la ceremonia, el patriarca y sus huéspedes acudieron a la orilla del Cuerno de Oro para proceder a la tradicional bendición de las aguas, durante la que el líder religioso lanza un crucifijo al mar.