España

Los mapaches invaden Madrid: así se introdujo esta 'peligrosa' especie invasora

  • De los primeros ejemplares en libertad se tuvo constancia hace 15 años
  • Hoy se cuentan por centenares en Madrid: más densidad en el sureste
Un ejemplar de mapache. Foto: Dreamstime

Los mapaches se han convertido en los últimos años en un problema en Madrid: se han establecido perfectamente en distintos puntos de la Comunidad y ponen en peligro la biodiversidad de la zona. Las manchas que tienen en los ojos en forma de antifaz hacen que adquieran un aspecto amigable, motivo por el que personas de diferentes países deciden hacerse con un ejemplar como animal de compañía, aunque su adquisición está prohibida en España. Sin embargo, son huraños, temperamentales y huidizos. Por estos motivos, algunas familias deciden deshacerse de ellos tras un tiempo de infructuosa convivencia. De los primeros ejemplares en libertad se tuvo constancia hace 15 años, hoy se cuentan por centenares. Son una especie invasora.

Mientras que la Consejería de Medio Ambiente asegura que puede haber unos 200, Antonio Martínez, portavoz de Jarama Vivo, que actúa en la zona con más densidad de población, dice que "seguramente hay miles". Principalmente se agrupan en la zona sureste de la Comunidad, en el escenario del Parque Regional del Sureste (PRS), aunque también se han realizado avistamientos en otras zonas. "Actualmente existen mapaches en Castilla-La Mancha, Andalucía e incluso Baleares", señala Luis del Olmo, director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad en la Comunidad de Madrid.

Los mapaches se han extendido en Madrid como la pólvora. Si bien comenzaron a reproducirse en las inmediaciones del río Jarama, ahora se les encuentra fácilmente por el Henares y han pasado a Guadalajara. Desde el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (GREFA) indican que "los mapaches no son una plaga", ya que el término no es adecuado para esta especie. Aunque "sí es cierto que son una especie exótica invasora y que en la última década se han extendido por bastantes puntos de la Península Ibérica", explica Nacho Otero, portavoz de GREFA.

¿Cómo se introdujo la especie en Madrid?

La especie se introdujo en la Comunidad hace unos 15 años, entre 2003 y 2004, después de la liberación voluntaria de ejemplares: "Se trata de liberaciones de mascotas que sus dueños no querían conservar. De hecho los del Parque Regional del Sureste proceden de dos ejemplares, según los datos de ADN", cuenta Antonio Martínez, de Jarama Vivo. Un estudio genético de la especie realizado en Madrid y Guadalajara por el Instituto de Recursos Cinegéticos (IREC) en 2012 concluyó que la población de mapaches de Madrid surgió a partir de tan solo cuatro ejemplares, y la de Castilla-La Mancha a partir de dos.

El primer avistamiento de mapache en la Comunidad se produjo en el año 2004, momento en que se empezó a actuar. "Cada año se realizan campañas de trampeo selectivo para la captura de ejemplares. En 2018 han sido capturados 107. Y en total, desde que se detectó su presencia en 2004, se han capturado 814 ejemplares", señala Del Olmo. "También se han revisado todos los cursos fluviales en los que se han recibido avisos de presencia de mapaches y se han analizado muestras biológicas (heces, pelo y músculo) para la detección de enfermedades", añade. No obstante, varias asociaciones coinciden en que estas medidas son "insuficientes" y se necesitan más esfuerzos para frenar a esta especie invasora y evitar casos como el de Alemania, país en el que se capturan unos 25.000 ejemplares al año.

El Real Decreto 1628 del año 2011 fue el que incluyó al mapache como especie invasora, lo que conlleva la prohibición de su posesión, transporte, tráfico y comercio. Fue un año más tarde, en 2012, cuando los expertos se dieron cuenta de que estaban ante una grave amenaza: 192 ejemplares fueron capturados. En 2014 se dio caza a 53, en 2015 la cifra ascendió a 73, en 2016 y en 2017 hubo 85 capturas y 2018 se ha cerrado con 107 ejemplares apresados. "No es un animal de compañía, sino un animal silvestre y una especie invasora, por lo que está prohibido su comercio en España", insiste el director general de Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Comunidad.

Situación del Parque Regional del Sureste. Al norte limita con San Fernando de Henares y por el sur llega hasta Aranjuez. Foto: PRS

Tendencia clara a la expansión: la inteligencia adaptativa de los mapaches

Los datos obtenidos en los últimos años muestran una tendencia de clara expansión. Por un lado, se siguen realizando liberaciones voluntarias, ya que las asociaciones insisten en que muchos de los ejemplares que se han capturado estaban domesticados. Por otro lado, influye su gran capacidad de adaptación al medio y su inteligencia.

La Consejería de Medio Ambiente puso en marcha un estudio utilizando ocho ejemplares capturados para intentar conocer más a la especie. Tras esterilizarlos, los volvió a soltar con el objetivo de investigar su capacidad de desplazamiento. Uno de estos mapaches llegó a moverse por una zona que ocupaba 1.675 hectáreas.

"Estos prociónidos son una familia muy hábil e inteligente. Además, en estos ecosistemas no encuentran muchos depredadores, por no decir ninguno. Todo esto unido les hace ser capaces de colonizar rápidamente estos parajes, siendo afectadas todas las demás especies presas y desplazando a los depredadores, sin tener competidores que los frenen", cuenta Nacho de GREFA.

Especies en peligro por culpa de los mapaches

Los mapaches son omnívoros, su alimentación es muy amplia, pero sobre todo depredan sobre las puestas de huevos de reptiles y aves acuáticas y devoran los cultivos de fruta. "Desplazan a otras especies, algunas protegidas como la nutria. Como especie invasora genera alteraciones sobre la diversidad, son más adaptables y son agresivos con otras especies", dice Antonio Martínez de Jarama Vivo. Como consecuencia, especies como la nutria, la gineta o el turón están amenazadas.

"Introducir especies exóticas en el medio natural es la segunda causa de extinción de biodiversidad en el mundo e incluso puede llegar a ser delito", señala por otro lado Luis del Olmo. "Además de provocar daño medioambiental, puede originar un problema económico y de salud pública", añade.

Pero los peligros de esta especie van más allá. Los mapaches puede llegar a atacar al hombre. Además, puede ser portadores de enfermedades como la rabia y la tuberculosis y transmitirlas a otras especies. No obstante, "los análisis hechos a los animales recogidos en la Comunidad han dado resultados negativos", tranquilizan desde Medio Ambiente.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Unoquetal
A Favor
En Contra

"Se a extendido"

Puntuación 2
#1
Aurota Montes
A Favor
En Contra

Este pseudo articulo periodistico, mal explicado y con faltas de ortografia, me recuerda algo.

Especie agresiva con otras especies.

Mas inteligencia que otras especies.

Omnivoros.

No les importa arrasar para expandirse ......

El Ser humano??????

Eso lo hicimos nosotros, y ahora vamos a exterminar a quien hace lo mismo.

CURIOSO.

Puntuación -5
#2