Buscar

Juicio procés. el portavoz de escuelas abiertas reconoce que se `ocuparon´ los colegios para facilitar la celebración del 1-o

14/05/2019 - 11:17

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

El portavoz del sindicato de Educación Ustec Cataluña y de Escuelas Abiertas, Ramón Font, declaró este martes como testigo en el juicio del 'procés'. Durante su declaración aseguró, a preguntas del fiscal Jaime Moreno, que "por supuesto" el objetivo de mantener las escuelas abiertas estaba relacionado con el referéndum del 1-O, algo que hasta ahora han negado todos los votantes que han declarado como testigos en este juicio. Todos los que participaron en las actividades y talleres de aquellos días han asegurado ante el tribunal que se trataba de una actividad "habitual" en Cataluña.

Además, Font apuntó, en relación al fin de semana del 1-O, que "Escuelas Abiertas se crea por eso. Si el 1-O hubiéramos tenido derecho a ejercer nuestro derecho a la autodeterminación, Escuelas Abiertas no hubiera tenido ningún sentido", pero como no fue así, continuó, "ejercimos nuestro derecho a la reivindicación no violenta". Se trató de una propuesta "descentraliza", subrayó, en la que participó toda la comunidad educativa.

"¿El 29 de septiembre Jordi Cuixart llamó a mantener las escuelas abiertas ese fin de semana?", le preguntó el fiscal, ante lo que el testigo explicó que el "pistoletazo de salida" se dio el 27 de septiembre durante la presentación de la plataforma, en la sede de Òmnium Cultural, pero "Cuixart no estaba". "El domingo abriremos las escuelas para el referéndum" fue el manifiesto presentado aquel día. Sobre los llamamientos de Cuixart a mantener las escuelas abiertas, indicó que no fue solo él, sino mucha gente.

Posteriormente fue interrumpido por el presidente de la sala, Manuel Marchena, cuando reflexionaba sobre los objetivos de la comunidad educativa. "Responda a la Abogacía del Estado, por favor", le indicó, ante lo que afirmó que aquel fin de semana abrieron los centros "sin permiso".

FIEBRE SIN RELEVANCIA JURÍDICA

La filósofa Marina Garcés fue la siguiente en declarar este martes en el juicio del `procés. En el momento de la celebración del referéndum era profesora titular de la Universidad de Zaragoza. Relató que fue de `motu proprio´ a la Consellería de Economía tras conocer la noticia de que se estaban produciendo los registros.

"Encontré mucha gente que de modo individual había ido a ver qué podía estar pasando y qué consecuencias podía tener, gente tranquila, con curiosidad compartida de algo que estaba empezando… Mucha conversación, cantos, matar el tiempo incluso a medida de que pasaban las horas ante una Consellería en la que muchas otras veces habíamos protestado", explicó.

La testigo afirmó que "en ningún caso vi ninguna acción hostil, ni tuve la sensación de que hubiera ningún tipo de inquietud, de alarma o de alerta". Por la tarde ya no estuvo allí pero siguió los acontecimientos por televisión y fue por este medio por el que escuchó el mensaje de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart "para reconducir la situación" y lograr que la manifestación "acabara como como suelen acabar las protestas".

La declaración de Garcés motivó varios encontronazos con el presidente de la sala, Manuel Marchena, que la reconvino en varias ocasiones. Preguntada por lo que hizo en la jornada del 1-O, comenzó relatando que durante la noche "tuvo unas décimas". Marchena la interrumpió: "La fiebre no tienen ninguna trascendencia jurídica. No nos hable de su fiebre y no me replique", advirtió ante los intentos de hablar de la testigo.

Relató entonces que pasó la mañana del 1-O en un debate en "la radio pública. Pasé allí hasta las 13.00 horas. Había estupefacción, fue el estudio de radio más silencioso en el que he estado nunca. Era una situación alucinante". Otra vez se produjo la intervención del presidente de la sala: "Usted no viene aquí a explicar su grado de alucinación o su estado febril, y lo que le ha preguntado el letrado es muy claro, es si era consciente de la prohibición del referéndum por el Tribunal Constitucional".

La testigo insistió en hacer valoraciones sobre lo ocurrido el 1-O y entre pregunta y pregunta del letrado de la defensa consultaba un guión que llevaba escrito en un folio. "Usted no puede estar leyendo un guion", le dijo entonces Marchena, que fue especialmente tajante con Garcés. "Para consultar un guion, tiene que pedir permiso al tribunal y no lo ha hecho. Deje el guion y responda a las preguntas", le ordenó Marchena, tras lo cual Garcés guardó sus notas.

Garcés acabó hablando de la iniciativa 'En peu de pau' (En pie de paz) presentada tras el 1-O, sobre la que explicó que perseguía la defensa de las movilizaciones no violentas. Y argumentó que "las porras rompen muchas cosas, también las que no se ven. Por ejemplo, la confianza del tejido social".

(SERVIMEDIA)

14-MAY-19

SGR/ICG/caa