España

Iglesias pedirá a sánchez sitio en el gobierno haciendo un búmeran de la amenaza electoral

MADRID, 10 (SERVIMEDIA)

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reúne mañana, martes, con el presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, con la intención declarada de pedir un Ejecutivo de coalición con él dentro, y de volver contra el PSOE el arma disuasoria de la amenaza de una repetición electoral.

Iglesias acudirá a la reunión, prevista para las 10.00 horas en las dependencias de gobierno del Congreso de los Diputados y primera desde la del 7 de mayo, con unas demandas muy concretas que expuso hoy en una entrevista en TVE, después de un mes sin apenas comentarios al respecto.

Dichas demandas detallaron la exigencia general de un Gobierno de coalición en el que Podemos pueda garantizar que los acuerdos a los que llegue con el PSOE se apliquen y no queden en "papel mojado", y a la vez evitando que un Ejecutivo socialista en solitario haga un uso de la geometría variable para apoyarse en la derecha para los temas económicos.

El líder de Podemos adelantó que no va a "exigir ministerios de Estado", pero que le interesan y creen que le corresponden "carteras que tengan que ver con la aplicación de derechos sociales", de los cuales enumeró dos: acabar con la temporalidad del empleo y la justicia fiscal".

Sucede que estos dos ámbitos de actuación pertenecen a dos ministerios diferentes, Empleo y Hacienda, por lo que queda en el aire si Iglesias reclamará una suerte de Vicepresidencia social que abarque diferentes políticas que Podemos quiera hacer suyas.

De hecho, Podemos está ultimando la negociación de una Vicepresidencia así en la conformación del nuevo Gobierno de la Comunidad Valenciana, que los dirigentes del partido mencionan constantemente como modelo a seguir. Y el miércoles pasado, tras la audiencia real, el portavoz de En Comú Podem y hombre muy cercano a Iglesias, Jaume Asens, mencionó expresamente "una Vicepresidencia fuerte" como una de las alternativas de Ejecutivo de coalición que les parecerían bien.

En la misma entrevista, Iglesias se postuló personalmente por primera vez como representante de Podemos en ese hipotético Gobierno. Ya había dado algunas pistas avanzando que ellos no vetarían ningún nombre que propusiera el PSOE y esperaba que los socialistas tampoco lo hicieran con los suyos, pero ayer hizo un añadido muy explícito.

COMO SI SÁNCHEZ SE APEARA

"Cuando uno se presenta a las elecciones, se presenta con vocación de gobernar", puntualizó. "Si alguien que encabeza una lista para ser presidente del Gobierno está dispuesto a quitarse de en medio, esa persona no debe ser nunca candidato". Es más, llegó a comparar que él estuviera fuera del gabinete con que el PSOE presentara como candidato a la investidura a alguien distinto de Pedro Sánchez.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, se encargó horas después de dar respuesta tanto al modelo valenciano como a la aspiración personal de Iglesias en la rueda de prensa que ofreció tras la reunión de la Ejecutiva socialista en Ferraz.

Respecto al primero, apuntó que la "pequeña y gran diferencia" es que en la Comunidad Valenciana el PSOE, Compromís y Podemos suman la mayoría absoluta "pero aquí no es el caso", y la presencia de este último en el Ejecutivo "no añade, sino que incluso puede restar" el apoyo de otras formaciones necesarias para la investidura.

En cuanto a Iglesias como tal, Ábalos deslizó que "la composición de un Gobierno tiene que ser con la confianza y empatía que genere en el presidente", por lo que "la opción que concita más aceptación es un gobierno en solitario del PSOE".

El 'número tres' del PSOE también quiso recordar, especialmente a Ciudadanos y Unidas Podemos, que "la alternativa a una investidura viable es la repetición de elecciones". A esta amenaza velada, fuentes de Podemos consultadas por Servimedia replicaron que son Sánchez y el PSOE quienes tendrían más que perder en una hipotética repetición electoral.

Podemos, admiten estas fuentes, podría perder algunos diputados si en la nueva cita con las urnas se impone el voto útil de izquierdas, pero Sánchez podría perder su posibilidad de gobernar si el PP, Ciudadanos y Vox decidieran concurrir juntos a unos nuevos comicios y beneficiarse de la Ley D`Hondt para aventajar a la izquierda.

Además, advierten de que el electorado de izquierdas podría desmovilizarse por desilusión, dado que los propios votantes socialistas quieren una coalición con Unidas Podemos que, una vez frustrada por el PSOE, ya no podría reeditarse a la segunda, y porque desde abril se ha mitigado mucho el miedo a Vox. Es por eso que en Podemos no entienden que el PSOE se haya tomado con tanta parsimonia el inicio de las negociaciones.

(SERVIMEDIA)

10-JUN-19

KRT/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin