Buscar

¿Las ayudas a la prensa destruyen la independencia periodística?

Antonio Papell
26/01/2009 - 18:11

En España, un plan de ayuda a la prensa como el francés podría tener una doble virtud: la de permitir el vuelo de un sistema mediático que está atravesando hoy día graves dificultades, y aportar definitivamente plena transparencia a las relaciones entre el Estado y la prensa, poniendo fin a la arbitrariedad y al clientelismo con que se conceden ayudas.

Las ayudas a la prensa tienen, a qué ocultarlo, riesgos importantes. Lo ideal es que el mercado informativo y mediático en general funcione libremente y sin interferencias.

De hecho, en Francia, han surgido inmediatamente voces autorizadas denunciando que la iniciativa de Sarkozy supone una amenaza a la independencia de los medios y puede ser además un artificio malicioso para intervenir sobre el sistema mediático (Frédéric Filloux, editor de Schibsted [20 minutos], en un resonante artículo en Libération, por ejemplo).

Sin embargo, si existe verdadero control parlamentario del poder -algo que en nuestro país no siempre puede garantizarse- hay modo de asegurar la indispensable neutralidad. A fin de cuentas, acabamos de conseguir con notable éxito lo que hasta hace poco parecía imposible: la neutralidad política de RTVE, que durante un cuarto de siglo fue un organismo gubernamental (y las televisiones autonómicas continúan siéndolo de sus respectivos gobiernos).

Pero cuando por las razones que fuere el sistema mediático está en precario, como sucede actualmente en Francia y en España, tampoco es razonable dejarlo caer porque la información es un derecho constitucional básico de los ciudadanos y un nutriente indispensable de nuestros regímenes políticos.

El caso francés

En la presentación del plan, Sarkozy ha argumentado que "una prensa libre, plural e independiente es uno de los bienes más útiles para la democracia y no seré yo quien asista impotente a la desaparición de un grupo de prensa porque una crisis coyuntural venga a adherirse a una crisis estructural a la que se añade una revolución tecnológica".

Nuestros regímenes son, en efecto, democracias de opinión, y la falta de un tejido mediático sólido y solvente deterioraría gravemente el sistema político, la convivencia y la cohesión social. El sistema mediático es, en definitiva, la materia de la libertad de expresión.

Los empresarios españoles de la comunicación -la AEDE- ya han reclamado el apoyo gubernamental en España, y en esta ocasión no puede decirse que sea para engordar sus beneficios, que prácticamente han desaparecido, sino para restañar unas pérdidas y unas deudas que están provocando ya ERE y ajustes de plantilla y que pueden acabar dando al traste con más de una empresa en dificultades.

Un descenso sistemático de las tiradas

Las comparaciones interanuales de tirada de los rotativos españoles acusan un descenso sistemático en 2008 con respecto a 2007 (entre los grandes periódicos, sólo ABC ha subido, en algo más del 10%, mientras todos los demás han caído), y si a ello se añade la bajada gravísima de la publicidad a causa de la crisis -entre el 30 y el 40%-, se entenderá que no es exagerado decir que la pluralidad informativa podría verse seriamente mermada al término de la recesión.

En nuestro caso, pues, un plan como el de Sarkozy podría tener una doble virtud: la de permitir el vuelo de un sistema mediático que está atravesando hoy día graves dificultades, en buena parte ligadas a la crisis económica y que pueden estrechar a medio plazo el arco de la pluralidad informativa, y aportar definitivamente plena transparencia a las relaciones entre el Estado y la prensa, poniendo fin a la arbitrariedad y al clientelismo con que hoy se conceden ayudas, se otorgan frecuencias radioeléctricas y se compran lealtades, sobre todo, pero no únicamente, en el ámbito de las comunidades autónomas.


Comentarios 4

#1
26-01-2009 / 19:18
jose
Puntuación 6

La prensa NUNCA ha sido independiente y NUNCA lo será por la sencilla razón de que hay una cuenta de resultados detrás. ¿Ha criticado alguna vez prisa los negocios y favoritismos a polanco, tele 5 a berlusconi o el mundo a Agatha?

#2
26-01-2009 / 20:21
Cefe
Puntuación 3

Trivial.

¿No es esa la esencia del partitocracia bajo la que estamos orgullosos de vivir?

Gobernará (manipulará todo) aquél que más recursos públicos sea capaz de robar y desviar hacia los media para hacerlos sus pregoneros.

#3
26-01-2009 / 21:14
vero
Puntuación 4

Pero si la prensa en España es la más dependiente del mundo y la mas manipulada. No veis telemadrid? es acojonante

#4
27-01-2009 / 00:21
soy tonto
Puntuación 0

No morder a la mano que os da de comer.