Buscar


Portugal y Grecia se olvidan de la crisis y preparan su venganza 'post-rescate'

Javier Martín
18/06/2012 - 11:33
La plaza Sintagma se llenó de aficionados el pasado sábado | Reuters

La Eurocopa ha permitido a dos de las naciones más golpeadas por la crisis, Portugal y Grecia, olvidar por unos días las consecuencias de su delicado panorama. Ambas selecciones están ya en cuartos de final del torneo, para alborozo de unos aficionados que usan a sus futbolistas como bálsamo nacional y que, de paso, les piden que se conviertan en herramientas de venganza contra los 'causantes' de su desdicha. | Especial Eurocopa

El ejemplo más claro es Grecia. La selección helena dio el pasado sábado la sorpresa de la Eurocopa al clasificarse como segunda del Grupo A por delante de Rusia o Polonia, favoritas a meterse en cuartos de final.

El triunfo precisamente ante los rusos disparó el optimismo de todo el país y echó a las calles y miles de personas en las horas previas a las elecciones parlamentarias. En plena tormenta por las posibles consecuencias de una salida del Euro, la suerte quiso que Alemania sea su rival para el cruce siguiente.

En Grecia, la canciller Angela Merkel es, según muchos de sus ciudadanos, el origen de todos los males que sufre su país, amén de una clase política local en claro desprestigio. Por eso, el partido del próximo jueves (20:45) representa para los aficionados algo más que un partido de fútbol. Es la oportunidad de devolver a los alemanes, sobre un terreno de juego todo lo que, según su visión, les han robado.

Algo parecido sucede en Portugal. Los días previos al inicio del torneo estuvieron plagados de críticas hacia el combinado de Paulo Bento por los dispendios económicos que está realizando durante el torneo.

Es la selección que más dinero ha gastado en su concentración, con casi 33.000 euros por día. Sin embargo, tras los últimos resultados, las críticas han sido cosa del pasado.

El país entero se volcó ayer con su 'Selecçao' y el cruce de cuartos contra la República Checa ilusiona a la nación al completo. Nuestros vecinos se ven ya en semifinales. De lograrlo, prolongarían durante unos días más el bálsamo que, por ahora, les permite aparcar la crisis para centrarse en los sueños del balón.


Comentarios 0