Europa

Italia teme la llegada de egipcios, aunque el flujo de inmigrantes ha bajado

El ministro del Interior de Italia, Roberto Maroni, advirtió de la posibilidad de que el "terremoto institucional" de Egipto ocasione un "ingente" flujo de inmigración hacia las costas italianas, que en los dos últimos días viven una tregua tras el desembarco de más de 5.200 indocumentados.

En una rueda de prensa celebrada en Catania (Sicilia), Maroni informó sobre la última hora de la situación que vive el sur de Italia, sobre todo la isla de Lampedusa, después de que el Gobierno decretara el "estado de emergencia humanitaria" el pasado sábado ante la masiva llegada de inmigrantes del norte de África, sobre todo de Túnez.

El titular del Interior compareció en solitario, después de visitar un complejo residencial militar en la localidad de Mineo, próxima a Catania, que pretenden reconvertir en lugar de acogida para inmigrantes, junto al jefe del Ejecutivo, Silvio Berlusconi, quien no participó en la rueda de prensa como estaba previsto, tras conocerse que será juzgado en Milán por el llamado caso Ruby.

"Europa tiene que tomar una posición fuerte y decidida sobre el plano político porque no puede permanecer indiferente. Se trata de un problema que no afecta sólo a los ministros del Interior, sino a los jefes de Estado", comentó Maroni, en declaraciones recogidas por los medios italianos.

"El terremoto institucional que se ha verificado en Egipto podría provocar ingentes flujos de inmigración y hace falta una fuerte acción sinérgica" en Europa, agregó.

El ministro de Interior explicó asimismo que en el complejo de Mineo esperan albergar a cerca de 1.800 de los más de 5.200 llegados desde el pasado enero a las costas italianas, sobre todo a Lampedusa, considerada por muchos como la puerta de entrada de la inmigración ilegal a Europa y donde, sólo el domingo, desembarcaron unos 1.500 indocumentados.

El complejo residencial de la localidad siciliana está alquilado a los militares estadounidenses presentes en una base próxima hasta el próximo 31 de marzo, fecha en la que éstos tienen pensado abandonar esas 404 viviendas.

El flujo de inmigrantes hacia Lampedusa parece haber cesado desde la noche del pasado domingo, pero esta madrugada una barcaza con 32 personas de origen egipcio a bordo fue interceptada a pocas millas de la costa de Ragusa (sureste de Sicilia), algo que Maroni espera que sólo sea un "caso aislado".

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin