Europa

Las claves de los crímenes de Toulouse y Montauban

Familiares lloran a las víctimas. Foto: Archivo

La investigación de la policía judicial y los servicios de inteligencia galos han permitido identificar a Mohamed Merah, el sospechoso de los asesinatos de Montauban y Toulouse (suroeste de Francia), a quien las autoridades han presentado como un pequeño delincuente que ahora dice pertenecer a Al Qaeda.

¿Cuándo se identificó a Mohamed Merah?

Este vecino de Toulouse de origen argelino, de 23 años y procedente de un barrio popular del norte de la ciudad, figuraba en una lista de la Dirección Central de Información Interior (DCRI). Esta incluía a una quincena de sospechosos que viven en el suroeste de Francia, parte de ellos miembros de la ultraderecha y otros del islamismo radical.

Su nombre apareció por primera vez en los radares tras los dos primeros crímenes, en los que mató a tres militares, acaecidos el 11 y 15 de marzo. Ha sido este martes cuando diferentes elementos "han reforzado nuestra certeza" de que podía ser el autor y "ha podido ser localizado físicamente", según un investigador.

Un pequeño delincuente radicalizado

Es conocido por varias infracciones de derecho común. El abogado Christian Etelin le representó en casos de pequeños delitos desde 2004, según ha explicado. El fiscal François Molins, que ha aludido a una quincena de condenas cuando era menor, ha subrayado la necesidad de "ahondar en el modo de vida" de un hombre presentado como carrocero por su entorno, pero que alquilaba mensualmente automóviles y disponía de varios "puntos de escala".

Etelin ha informado de que "hace dos años" su cliente "se radicalizó súbitamente y se marchó a Afghanistán". "Su radicalización se hizo sobre todo en el seno de un grupo de ideología salafista y aparentemente consolidada durante dos viajes, uno a Afganistán y otro a Pakistán", según ha dicho el ministro de Interior, Claude Guéant.

Reivindica su afiliación a Al Qaeda

Durante sus conversaciones con el Raid (policía de elite gala), que negocia su rendición, ha asegurado ser un "muyahidín", "pertenecer a Al Qaeda" y haber querido "vengar a los niños palestinos", en alusión a la matanza en un colegio judío de este lunes, cuando murieron tres niños y un profesor. Asimismo, ha aludido a su oposición a las intervenciones del Ejército galo en el extranjero, fundamentalmente en Afganistán, para explicar el asesinato de tres paracaidistas.

También dice haberse negado a cometer un atentado suicida en nombre de Al Qaeda pero sí haber aceptado una "misión general" para atentar en Francia, según ha dicho Guéant.

En una llamada este miércoles a la cadena de televisión France 24, que los investigadores creen que sí pertenece a Mehar, ha explicado también que quería actuar "para vengarse de la ley contra el velo" integral en los espacios públicos. Tras haber matado a tres paracaidistas de origen magrebí, ha asegurado a la policía que había planificado asesinar este miércoles a otro militar y a dos policías.

Dos viajes a Afganistán y Pakistán

Según el fiscal Molins, viajó "por sus propios medios" a Afganistán, sin pasar por los facilitadores vigilados" ni los "países habitualmente controlados". En 2011, fue dos meses a Pakistán. Durante su diálogo con los hombres del Raid, ha dicho que entonces fue "formado" en Waziristan, una región en la frontera con Afganistán, una afirmación que según el fiscal aún debe ser verificada.

Igualmente interrogado, su hermano Abdelkader, de 29 años, fue "implicado en una red de traslado de yihadistas a Irak". En su coche se han encontrado restos de explosivos.

La pista del ordenador

La primera víctima había colgado un anuncio en Internet para vender una moto. Los investigadores recogieron 576 conexiones (direcciones IP). Una de ellas les permitió llegar al ordenador de la madre de Mohamed Merah. También contribuyeron a su localización los análisis de teléfonos móviles.

Las armas

Este miércoles, Mohamed Merah tiró una de las armas por la ventana, un Colt 45, de calibre 11,43 mm. Es del mismo tipo de armas que utilizó el asesino. Asimismo, dijo a los negociadores que dispone de un mini Uzi. Una pistola militar de este tipo habría sido usada en el colegio judío antes de encasquillarse. En su coche tambiénse han encontrado armas.

La moto

Mohamed Merah no estaba registrado como usuario de una Yamaha T-Max 530, el vehículo visto por los testigos en los tres tiroteos. La moto parece haber sido encontrada el miércoles.

Los investigadores recibieron el martes una información decisiva de un concesionario Yamaha de Toulouse. Allí les han explicado que Merah les había preguntado cómo desactivar el geolocalizador que lleva este modelo como dispositivo antirrobo. Según el concesionario, también explicó que acababa de pintar su vehículo.

La cámara

Un testigo afirma haber visto que el asesino llevaba una cámara para filmar sus crímenes. Los investigadores han encontrado, efectivamente, una cámara, aunque parece que por ahora no ha sido localizada ninguna imagen en la red.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin