Buscar

El plan secreto de Londres contra la crisis: invitar a ricos extranjeros a divorciarse y pleitear en la City

Europa Press
19/11/2012 - 17:58
El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson. Foto: EFE.

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, ha invitado a las esposas de los oligarcas de todo el mundo a presentar sus demandas de divorcio ante tribunales británicos, así como a sus potentados esposos a resolver sus pleitos ante jueces de Reino Unido, ya que las elevadas comisiones de estos procesos servirían para estimular la economía.

"Nunca animaría a nadie a presentar demandas, pero si algún oligarca se siente difamado por otro, son los abogados de Londres los que aplicarán el necesario bálsamo a su ego", dijo Johnson en un discurso pronunciado en un acto organizado por la Confederación de Industria Británica (CBI por sus siglas en inglés).

"No me avergüenza sugerir a las esposas injuriadas de los multimillonarios que si quieren llevarles ante los 'limpiadores'... háganlo, pero ante los de Londres, porque se lo agradecerán", añadió el alcalde londinense, quien defendió que el dinero de las comisiones acabará en los bolsillos de camareros y cocineros, profesores... y mantendrá girando las ruedas de la economía.

Actualmente, las leyes de Reino Unido obligan a los demandantes que quieran pleitear ante tribunales británicos a demostrar que el país es claramente el lugar más apropiado para el caso.

Fin a la austeridad

Por otro lado, el alcalde de Londres, una de las figuras más carismáticas entre las filas 'tories', ha reclamado el fin de la "era de la austeridad" y avanzar hacia una "era del emprendimiento".

"Necesitamos abandonar la retórica de austeridad porque si no se para de decir a las empresas que se aprieten el cinturón estaremos colocando un importante lastre", dijo.

"Creo que (la era de la austeridad) debería terminar, porque si este país va a crecer necesitamos avanzar hacia una nueva era de emprendimiento", indicó.

Comentarios 1

#1
19-11-2012 / 21:06
FUFFF
Puntuación 0

No entiendo como alguien con mucha pasta, que tiene lo que quiere, piensa en casarse. Es un contrato mercantil con pérdidas seguras.