Europa

Escocia despierta del sueño independentista en un nuevo escenario político

La consulta tendrá consecuencias políticas. Imagen: REUTERS

Reino Unido seguirá estando unido tras la victoria del 'no' en el referéndum de Escocia pero el statu quo actual no será el mismo. David Cameron es consciente de que debe tener una sensibilidad especial con los escoceses a pesar de su rechazo a la independencia y ya les ha prometido más competencias que cambiarán el escenario político de todo el país.

El futuro de Alex Salmond

Durante la campaña del referéndum, el líder de los independentistas, Alex Salmond, reiteró que la oportunidad de votar por la independencia sólo se da una vez en la vida. Pues bien, esa ocasión se ha perdido con la la derrota del 'sí' y eso implica necesariamente su ocaso político. Hace tres años Salmond se creyó legitimado para comenzar su desafío soberanista cuando ganó por mayoría absoluta las elecciones autonómicas en las que sólo hubo un 50% de particiapación.

El pueblo escocés le ha quitado ahora sus aspiraciones. Sin embargo, Salmond ha garantizado una reforma política que prometida por Londres si ganaba el 'no'. El sueño independentista se desvanece pero en el horizonte está una versión más fortalecida del gobierno escocés en la que contaría con más poderes y competencias a cambio de eliminar los riesgos generados por las amenazas de romper la unión del país.

Alex Salmond ha conseguido más autonomía para Escocia aunque no de la forma que él quería. Por eso se plantea dar el relevo a su numero dos, Nicole Sturgeon, antes de que acabe el año.

El pacto unionista

Los partidos unionistas -conservadores, liberales y liberal demócratas- han acoradado empezar una reforma política inmediata con la aporbación de un proyecto de ley que concede a Edimburgo nuevos poderes. Ese cambio debe estar listo para enero de 2015, meses antes de la celebración de las elecciones generales en Reino Unido.

Si el gobierno de Londres cumple sus promesas abirá un periódo de consultas en el mes de octubre que llevará a la redacción del Libro Blanco sobre la ampliación de competencias autonómicas. El alacance de la remorma todavía está en el aire pero está previsto que Escocia tenga más autonomía en sanidad, fiscalidad y gasto público a pesar de las objeciones de los laboristas.

Consecuencias en el Reino Unido

Los poderes que obtendrá Escocia tras el referéndum han despertado otras ambiciones nacionalistas en el resto del Reino Unido. El euroescéptico diputado tory John Redwood reclama un Parmento propio para Inglaterra, y el académico Richard Wyn Jones se queja de la desatención que sufre Gales en el actual acuerdo económico. Este panorama puede derivar en la convocatoria de una comisión constitucianal que lleve a Reino Unido a ser un estado federal.

Relacionados

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin