Europa

Francia estudia medidas ante posibles ciberataques rusos en las elecciones

  • Para evitar que el proceso se vea alterado, como ocurrió en EEUU
François Hollande, presidente de Francia. Imagen: Reuters

El presidente François Hollande está decidido a blindar Francia contra los ciberataques rusos durante las elecciones presidenciales. El jefe del Estado reclamó "medidas específicas de protección y vigilancia" para evitar que el proceso se vea alterado, como ocurrió en EEUU durante la última campaña.

Francia "no tolerará injerencias de ninguna clase en su proceso electoral", declaró el ministro de Exteriores Jean-Marc Ayrault, recordando ante el Parlamento las "campañas de influencia" desarrolladas por la máquina propagandística de Moscú. En todo caso, la amenaza es considerada suficientemente grave por las autoridades francesas como para haber sido analizada en la reunión del gabinete. Las medidas de protección serán examinadas el jueves en la reunión del Consejo de Defensa.

La inquietud se intensificó tras las reiteradas acusaciones formuladas por el equipo de campaña del candidato centrista Emmanuel Macron. Este político renunció a su cargo de ministro de Economía en abril del 2016 para fundar el movimiento ¡En Marcha!, en lo que se interpretó como una traición a Hollande, quién lo nombró para esa cartera cuando el sueño de desarrollar políticas de izquierdas se tornó irrealizable.

Todos los esquemas de la política francesa se han roto, y la coyuntura ha acabado favoreciendo a Macron. Primero, el presidente Hollande renunció a presentarse a la reelección, una decisión inédita en la Quinta República. Las primarias del partido conservador cortaron la carrera política del expresidente Nicolas Sarkozy y del ex primer ministro Alain Juppé, ambos derrotados por Fillon. Y, en las del Partido Socialista, también en contra de lo esperado, el ala más izquierdista se impuso al liberalismo social oficialista del ex primer ministro Manuel Valls.

El entorno de Macron ha denunciado una multiplicación de ataques cibernéticos contra el líder de ¡En Marcha!, cifrándolos en 2000 tan solo en enero. Con el 20% de intención de voto, Macron ocupa el segundo lugar en los sondeos. Pese a no tener partido ni tradición política, el exministro aparece como uno de los favoritos para poder disputar -y ganar- la segunda vuelta a Marine Le Pen. La candidata del ultraderechista Frente Nacional se está quedando con muchos votos del conservador François Fillon, investigado por corrupción. El 17 de marzo se cierra el plazo para formalizar las candidaturas.

El peligro de una desestabilización con ciberataques podría ser similar a las acciones que perturbaron las elecciones presidenciales de EEUU, destinadas a favorecer la candidatura de Donald Trump, y que en su momento el FBI atribuyó a Rusia. En este caso, todo parece indicar que el aparato de propaganda del Kremlin juega a favor de Le Pen. Aunque Moscú rechaza esas acusaciones, su posición a favor de Marine Le Pen no carece de base, pues su programa anti-OTAN, antieuro y anti-Unión Europea coincide con los intereses estratégicos de Rusia.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin