Gente y estilo

Un joven británico sobrevive 12 días perdido en la montaña australiana

Un británico de 19 años ha sobrevivido 12 días perdido en una despiadada zona montañosa australiana alimentándose con semillas, contó su padre este miércoles.

Jamie Neale estaba exhausto y deshidratado cuando fue descubierto por casualidad por dos excursionistas en la región de las Montañas Azules, al oeste de Sídney, poniendo fin a una terrible experiencia que empezó cuando inició el 3 de julio una ruta solo.

Las imágenes de televisión mostraron a un Neale con barba y aspecto aturdido a su llegada al hospital de Katoomba, en las Montañas Azules, abrigándose con un uniforme de policía para entrar en calor.

El padre de Neale, Richard Cass, que viajó desde Gran Bretaña, había abandonado la búsqueda y se disponía a embarcar a bordo de un avión de vuelta a casa cuando se enteró de la noticia. "Hice una pequeña ceremonia en un parque. Grabé su nombre, encendí una vela, enterré una rosa roja para Inglaterra. Y ahora, ¡ha vuelto de la muerte!", dijo a los periodistas.

Pero pese a su enorme alivio, Cass también tuvo palabras para describir el suplicio por el que Neale hizo pasar a su familia y al personal de rescate. "Cuando veo los errores tras errores que ha cometido, no puedo decir que le mataría porque arruinaría el hecho de que está de vuelta", dijo Cass. "Voy a darle un buen tirón de orejas. Los millones que se han invertido en su búsqueda, las horas que hombres y mujeres le han dedicado... todo eso porque se ha ido de paseo sin un teléfono móvil".

El joven había salido de un hostal en Katoomba hacia la zona rocosa de Ruined Castle, donde fue visto por última vez.

Un importante grupo de búsqueda fue movilizado para rastrear el Valle Jamison en busca de Neale, con helicópteros y perros, así como policías, bomberos, guardias forestales y voluntarios de los servicios de emergencias.

La zona es popular entre los aficionados de senderismo, pero puede ser mortal. Un excursionista de 17 años murió tras perderse haciendo senderismo en pleno pico de calor en el verano de 2006.

Cass dijo que su hijo se alimentó con semillas y hierbas parecidas a la lechuga para sobrevivir, pasó las noches cubierto con su abrigo e hizo señas a los helicópteros de búsqueda. "Pensó que iba a morir, estaba así de asustado", dijo.

Un portavoz de la policía dijo que era un "milagro" que Neale, que nunca había hecho senderismo antes, hubiera sobrevivido. "Es una zona de naturaleza salvaje, supone un esfuerzo enorme sobrevivir unos días, sin hablar de 12 días, en este tipo de entorno", dijo. "Es casi un milagro".

La madre de Neale, Jean, dijo que nunca abandonó la esperanza de encontrar vivo a su hijo. "Sólo dijo, 'Hola, madre'. Estaba casi llorando.", dijo Neale a Sky News desde el norte de Londres. "Me dijo que no pensaba volver a verme nunca y que era fantástico volver a oír mi voz. Le dije que no era tan fácil deshacerse de mí".

Neale planeaba también una visita al sureste de Asia y a Rusia antes de empezar la universidad, "pero ya puede olvidarlo", dijo su padre. "Su madre ha sufrido lo suficiente".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin