Buscar

Una exposición narra cómo la industria logró dar alma a sus productos

EFE
12:22 - 31/10/2012
Bote de café de 1920, de Alfred Kunge. Imagen: EFE

El centro cultural Las Naves de Valencia conmemora con una muestra los cien años de historia de la Deutscher Werkbund, la institución alemana que, a principios del siglo XX, aplicó por primera vez el diseño a la industria para dotar de "alma" a sus productos, venderlos mejor y darles un sentido pedagógico.

La muestra Deutscher Werkbund 1907-2007. Cien años de arquitectura y diseño en Alemania dará a conocer, desde hoy y hasta el 15 de enero, cómo surgió la idea de aplicar diseño a los objetos cotidianos, una estrategia de venta que ha perdurado hasta hoy.

Al comienzo de la producción a escala industrial, la Werkbund apostó por "un diseño actual, adecuado a la producción industrial, pero a pesar de eso de alta calidad artística y pedagógica", ha explicado el coordinador de la muestra en España, Christof Strieder, en su presentación en Valencia.

En la nómina de la Werkbund figuran algunos de los arquitectos y diseñadores más innovadores de la época, autores de construcciones que modificaron la arquitectura y planificación urbanas, además de contribuir al nacimiento de la conciencia ecológica y una ética del consumo más razonable.

El espacio artístico valenciano se suma con esta exposición a la celebración del centenario de la Fundación de la Deutscher Wekbund, precursora de algunos de los postulados en los que se asienta la concepción actual de la arquitectura y el diseño, como la limitación de recursos naturales o el uso de la tecnología.

La exposición recoge los hitos de la institución a través de casi 500 objetos entre carteles, maquetas, muebles, diseños, dibujos y fotografías.

La premisa de no utilizar ningún diseño que no pudiera producirse a escala industrial fue aplicada desde lo cotidiano -almohadones, tazas de té, vajillas y exprimidores- hasta lo urbanístico -como la colonia "Am Weissenhof" en Stuttgart- y lo abstracto -como la identidad corporativa de la empresa eléctrica AEG-.

Las cajas de galletas de Peter Behrens, los carteles de Fritz Hellmut o los edificios de Gropius comparten su gusto por las líneas rectas y una tendencia de diseño que "excluye todo lo ornamental del Modernismo", ha apuntado Strieder.

En 1907 doce artistas y arquitectos, junto con doce fábricas de Múnich, decidieron fundar la que llegaría a ser una de las instituciones culturales más importantes del siglo XX en Alemania, y una de las primeras exportadores de su "identidad nacional".

Esta exposición está organizada por el Museo de Arquitectura de la Universidad Técnica de Múnich y el Instituto de Relaciones Internacionales (IFA), y comisariada por Winfried Nerdinger.


Comentarios 0