Firmas

Podemos ante el posible 'sorpasso': teoría y praxis de Iglesias y Errejón

  • Las concepciones de ambos tendrán que pasar el examen del 26J
Iglesias y Errejón, en un acto de presentación de campaña. Imagen: Reuters

Es muy sencillo de entender, aunque no tanto de explicar. Pablo Iglesias quería asaltar el cielo ya, sin demora, sin más dilación. Íñigo Errejón prefería esperar, consolidarse en la oposición, que cuando se tocase el cielo ya nadie pudiera quitárselo de las manos. La misma noche del 20D, al repasar las cuartillas al lado del Reina Sofía, Iglesias se dio cuenta de que necesitaría el millón de votos de IU para que el asalto fuera rápido. Su 'número dos' no lo veía así y por eso vino el pequeño divorcio posterior, aunque finalmente Errejón ha hecho de tripas corazón por amor al partido que ayudó a fundar: Iglesias le ha mandado a patearse las plazas de toda España de la mano de Alberto Garzón y no ha rechistado. Especial elecciones del 26J.

Iglesias anhelaba y anhela el relámpago estratégico: llegar al corazón del electorado antes de que los españoles se resignen -aún más- a los rigores de la crisis económica. Seguir asiendo la bolsa del descontento y zarandearla contra los partidos hasta ahora dominantes antes de que éstos puedan cauterizar sus heridas y regenerarse. Errejón, por su parte, tras una visita al supermercado en la que, como él mismo recogió en un artículo escrito en CTXT, vio la luz al oír los reclamos que una trabajadora de pulsiones animalistas le hacía, se dio cuenta de que Podemos tenía que seguir siendo algo único, nuevo y transversal. Una mancha sociológica que fuese expandiéndose entre todas las capas de la población española, fuese cual fuese su estrato, sin las incursiones de otras marcas con un pasado detrás, como es el caso de IU.

Con el 'sorpasso' al PSOE a punto de consumarse en menos de una semana y con el no descabellado -en el sentido aritmético- escenario de fondo para gobernar, las teorías de ambos dirigentes pasarán la fase definitiva de su examen. En vísperas de que eso ocurra, quizá ninguno de los dos líderes haya evaluado en su totalidad las posibles deficiencias de su plan. Mientras que Iglesias ha desarrollado una teoría que ha visto la praxis en un mapa totalmente distinto como es el de Grecia, Errejón ha confiado en una posibilidad que pasa sí o sí por una recuperación económica que aún parece lejos de consolidarse.

Iglesias, al modo de lo que hizo su "admirado" Zapatero -traído a la actual campaña por él mismo- en 2008, quiere ocupar todo el espacio de la izquierda. Para ello, en una primera etapa ha absorbido por completo el discurso situado a la izquierda del PSOE considerando a este partido como "casta". Una vez recogida en su cesta la filiación de los votantes de IU, como demuestran los sondeos publicados en los últimos días, se desarrolla la segunda etapa: ya no sólo se trata de seguir haciéndose con votantes tradicionalmente socialistas como en diciembre, sino apropiarse del discurso socialdemócrata renegando del comunista, al que Iglesias estuvo adscrito en su momento y que siguen defendiendo compañeros de coalición como el propio Garzón. Estos vaivenes denominativos de Iglesias no se deben tanto a un cambio de postura como a las prisas. Iglesias demuestra así que estos raudos virajes le pasarían factura si tuviese que mantener el andamiaje de los mismos durante meses.

Su estrategia, más allá de las etiquetas, pasa por lo que él ha llamado en diferentes ocasiones 'sorpassokización', que no es lo mismo que 'sorpasso'. Mientras que la segunda idea radica en adelantar en votos y, en lo posible, en escaños al PSOE, la primera se basa en trasladar a España lo ocurrido en Grecia. Convertir a Podemos en Syriza venciendo en las elecciones o gobernando tras ellas y dejar a los socialistas como un partido residual, con un puñado de diputados. Sin embargo, el amplio espectro sociológico del PSOE en importantes franjas de Españas -vuelve aquí la teorización de Errejón- hace que, aún en la peor de sus pesadillas, los de Pedro Sánchez consigan entre 70 y 80 diputados, una posición que aunque merma al histórico partido, resta maniobrabilidad a Podemos como dueño y señor de la izquierda. Motivo éste último por el cual Iglesias suaviza ahora su discurso para con los socialistas tras tensos intercambios como el de la "cal viva" en el Congreso.

Al otro lado de la cancha, Errejón, al que curiosamente Iglesias no ha dejado de señalar como peronista en más de una entrevista concedida recientemente, prefería que no se identificase a Podemos tanto con la izquierda del PSOE como con una apuesta renovadora sin mochilas ni etiquetas previas. Aunque numerosos artículos periodísticos y el propio Errejón han recurrido a afamados politólogos y a la historia de otros países para explicarlo, lo que el 'número dos' quería hacer no es algo nuevo en España. De hecho, él mismo, en el artículo mencionado anteriormente, ponía como ejemplo al PP de los 90 y cómo la renovación que en su momento impulsó José María Aznar del partido le confirió un peso sociológico y una transversalidad que hacía que se decantasen por él ciudadanos de muy diferentes extracciones.

Lo que proponía Errejón -que pasaba por abstenerse con Sánchez en primavera y desgastarle desde la oposición- no es nada diferente a lo que hizo, por tanto, Felipe González en los 80, Aznar en los 90, el PP en Galicia y Valencia en las últimas décadas así como el PSOE en Andalucía y Extremadura e incluso CDC en Cataluña y el PNV en el País Vasco. Sin embargo, a esta idea de Errejón le falta el colofón. Si se ha llegado, a raíz de la crisis y la corrupción, a la situación de "empate catastrófico", con la que él tanto ha teorizado, a esos ejemplos de los que se nutre -precedidos de una situación de empate que les permitió ganar después- les sucedió una bonanza económica que permitió fidelizar electoralmente a esas capas de la sociedad tan variadas. Las perspectivas que da Bruselas para España hacen difícil la materialización de este sueño, volviendo a pasar la pelota al Iglesias más teórico.

Sea como fuere, el posible 'sorpasso' del 26J, máxime si eso significa alcanzar el poder, servirá para comprobar si tiene razón Iglesias, Errejón o ninguno de los dos. De momento, el secretario general del partido gana 1-0 a su 'número dos', ya que la alianza con IU ha permitido amenazar la alternancia del PSOE en el poder.

comentariosforum9WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 9

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Y YO TAMBIÉN...
A Favor
En Contra

PABLO IGLESIAS RECLAMARí LA PRESIDENCIA DEL GOBIERNO SI LOGRA MAS VOTOS Y ESCAÑOS QUE EL PSOE.

Puntuación 13
#1
Qué casualidad!!
A Favor
En Contra

Iglesias se niega a explicar en Venezuela las cuentas de Podemos. El candidato de Podemos no atenderá la petición de la Asamblea Nacional Venezolana para explicar en el Parlamento sus cuentas.

Puntuación 1
#2
¡¡¡¡¡¡que morro!!!!!!
A Favor
En Contra

En función de las circunstancias Pablo Iglesias se define comunista o socialista.

http://www.atresplayer.com/television/programas/el-objetivo/temporada-4/capitulo-36-entrevista-pablo-iglesias_2016061700192.html

Puntuación 13
#3
Usuario validado en elEconomista.es
owned
A Favor
En Contra

#2 No lo hace por egoismo, es para solidarizarse con la Botella y apoyar su falta a la comision de investigado por la venta de 1800 viviendas a fondos buitres... que no nos enteramos de nada.

Puntuación -8
#4
mon
A Favor
En Contra

Pablo ya lleva corbata, eso sí, flojita.

Va abandonando las camisas de cuadros arremangadas, al menos en la tele, que es lo que da votos

¿Cuanto va a tardar en quitarse la coleta?

Puntuación -1
#5
a por las poltronas
A Favor
En Contra

Pablo ya lleva corbata, eso sí, flojita.

Va abandonando las camisas de cuadros arremangadas, al menos en la tele, que es lo que da votos

¿Cuanto va a tardar en quitarse la coleta?

Puntuación 0
#6
La gente decente vota PODEMOS
A Favor
En Contra

¡Qué miedo tienen los corruptos y los amigos de los corruptos, de las mamandurrias, de la vagancia y de la mangancia!



¡Cuánto pequeño Nicolás insultando a bedeles, insultando a la gente decente!

Puntuación -4
#7
SI SI
A Favor
En Contra

al 7

uyyyyy si si tan decente como los PODEMITAS bolivarianos y su dictadura rancia Venezolana que financia al Coleta morada por no hablar de las carcelos politicas de la Venezuela podemita

cuanta decencia charlatan de feria barata vendedor de cuentos.

Puntuación 5
#8
ANTI PABLO Y PEDRO PICAPIEDRA
A Favor
En Contra

Un presidente del Gobierno de España siempre viste con traje y corbata. Incluso para ir a tirar la basura al contenedor de la esquina. Pablo Iglesias va vestido con ropa de albañil. ¡Es supercutre!

Puntuación 4
#9