Fútbol

Lo que el 'Informe Robinson' no contó: Camacho, el 'otro seleccionador' de España

Camacho abraza a Del Bosque en un reciente acto de la RFEF

El éxito de la selección española en Sudáfrica ha marcado las navidades televisivas. Entre comilona y comilona, el pasado 25 de diciembre los forofos al fútbol y la historia se movilizaron. Había que ver Informe Robinson. El nombre de este programa de Canal + se convirtió rápidamente en el trend topic español de Twitter en ese dia. El motivo: su especial sobre el Mundial y las intimidades de ese campeonato contadas por sus protagonistas con el inconfundible sello de este espacio. Sin embargo, hubo detalles que no se contaron en esta edición irrepetible. Esta es la historia de Camacho, el otro seleccionador de 'La Roja' en este mágico 2010.

Para la historia del campeonato quedará ya por siempre sus celebraciones durante las retransmisiones de Telecinco, junto a la otra estrella mediática de la cadena de Berlusconi, Paco González.

"Iniesta de mi vida", gritó el murciano cuando el 6 español marcó el definitivo tanto de los nuestros ante Holanda. Aquella frase ya forma parte del imaginario colectivo de nuestro fútbol, como el famoso "Gol de Señor" de José Ángel de la Casa en el 12-1 a Malta o tantos otros gritos de narradores que se cuelan para la eternidad en el cerebro de los más forofos del fútbol.

Las charlas con su 'hermano' Del Bosque

El que fuera seleccionador español entre 1998 y 2002 tuvo, sin embargo, un papel mucho más activo en Sudáfrica de lo que cuentan las crónicas de aquellos días. Se convirtió en el confesor oficial de Vicente del Bosque y, por momentos, en el guía espiritual del seleccionador español.

Camacho, desplazado hasta Potchefstroom como el resto de periodistas españoles para cubrir la actualidad de la selección, solía escaparse casi todos los días para tener alguna charla con Vicente del Bosque en la comida. Raro era el día que no hablaban. "Son como hermanos", confiesa Paco González, testigo de primera mano de lo que allí ocurrió.

Uno de esos almuerzos cambió quizá el rumbo de nuestro primer Mundial. España había jugado un día antes contra Chile el último partido de la fase de grupos. La clasificación estaba en juego. Había mucho miedo en el ambiente.

"Estoy cagado Álvaro, estoy cagado"

"Iker Casillas se acercó a mí y me dijo "Álvaro, estoy cagado". Yo le contesté "¿Pero cómo vas a estar tú cagado si has jugado mil partidos tensos con el Real Madrid?" "Pues estoy cagado Álvaro, estoy cagado". Había mucha tensión", comenta Arbeloa en el citado Informe Robinson. España podía quedar fuera del Mundial.

Del Bosque, antes del partido, lanzó un mensaje de tono medio bajo. "Si perdemos no pasa nada, habéis dado todo...", etc, etc, etc. Iker se tragó sus propios miedos, miró a Xavi y éste le devolvió la mirada.

Se entendieron a la primera. Había que levantar los ánimos que el míster no consiguió agitar. Nada más terminar la charla, empezaron a producirse reuniones de habitación en los que los dos capitanes ejercieron su papel de animadores. No pararon de lanzar mensajes de optimismo. Sus Blackberry echaban humo con sms de agitación.

"Ni una palabra triste, ¡cojones!"

De una manera o de otra el mensaje llegó a Camacho. Sabía lo que había hecho su amigo Vicente. Por eso, en una de esas comidas, en una de esas charlas, después de pasar a cuartos, antes de medirse a Portugal, Camacho se vistió de su mejor versión para decirle a Del Bosque algo así como: "Ni una palabra triste más, ¡cojones!".

Esto es, Camacho insistió a Del Bosque en lo importante que era en dar un mensaje constantemente positivo a los chicos. Nada de ponerse en lo peor. Solo miradas al futuro, a la ambición y al cercano y posible sueño de ser campeones.

Del Bosque entendió el mensaje, lo asimiló y lo aceptó. Era cierto. Las tensiones internas de un campeonato como éste habían impedido ver al salmantino la importancia de ser optimistas en todo momento, dictase lo que dictase la realidad.

No fue la primera vez que la ayuda de un técnico 'externo' ayudó a 'La Roja'. Las famosas críticas de Luis Aragones al iniciarse el torneo ("Hoy España ha salido segura de que iba a ganar, pero no ha ido a ganar el partido") fueron utilizadas por los jugadores a favor del grupo.

Xavi Hernández lo confirmó en Informe Robinson: "Hablé con Iker y le dije "Vamos a leer entre líneas a Luis. Venga, vamos a intentar saber qué nos está queriendo decir. Vamos a sacar lo positivo, que seguro que Luis no está queriendo decir algo. Hablamos mucho de asunto", confesó.

comentarios17WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 16

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios