Fútbol

Muy poco control antidopaje en Primera y Segunda División

  • El resto de países controlan a 156 jugadores por jornada
El fútbol es el deporte con menos controles antidopaje en España.

De los 856 jugadores convocados por jornada entre Primera y Segunda sólo ocho tienen que pasar control antidopping. ¿Son fiables los resultados?

El dopaje es una lacra que últimamente está destrozando nuestro deporte. Primero fue el ciclismo con la 'Operación Puerto', después, aún está en pleno proceso, el atletismo con la 'Operación Galgo'. Mucha gente se pregunta si en el fútbol se doparán, si toman sustancias que potencien su rendimiento, si se somenten a controles o si se prefiere no meter mano en el tema. Pues lo cierto es que no podemos saber si se dopan o no. Controles se hacen, sí, pero de aquella manera.

Según publica el diario Marca, de los 360 jugadores convocados en los veinte partidos de Primera División sólo cuatro tienen que pasar el control antidopping. En la categoría de plata no cambia mucho: cuatro jugadores de los 396 convocados por jornada. Con esta mínima muestra no se puede extrapolar ningún resultado al colectivo futbolístico ya que es un porcentaje ínfimo.

Así se procede en los análisis

El modus operandi es el siguiente: una vez confirmado el calendario se hace un sorteo secreto ante notario en el que salen los equipos que serán sometidos a controles en las jornadas correspondientes, dos partidos por jornada, cuatro equipos por jornada. Los 'controlados' son dos jugadores por partido, uno de cada equipo, en dos partidos de liga. Por posibles aplazamientos o simplemente para que los dos partidos controlados no caigan en sábado (hacen siempre mínimo un control en domingo), en el sorteo salen también dos partidos 'reserva'. Una vez en el partido se elige al azar qué jugador de entre los dieciocho convocados por equipo pasará el control. En el descanso el cuerpo técnico y delegados son avisados de qué jugador es para que no orine al acabar el partido hasta que le sea requerido.

Antes del sorteo de jugadores el equipo debe avisar de cualquier tipo de tratamiento que sigan los jugadores que pudiera alterar los análisis, para evitar malentendidos mayores. Al acabar el partido los jugadores seleccionados, uno por equipo, acuden a la sala de Control Antidopaje, acompañados por algún médico o representante del club donde se recogerán las muestras. No pueden coincidir en la sala los dos jugadores controlados. Se recogen dos muestras, A y B. Las envían a la Comisión Antidopaje que analizará la muestra A y en caso de encotnrar alguna anomalía hará el contranálisis en con la muestra B. En caso de que se detecte alguna sustancia ilegal se le comunicará al club y al jugador. Ahí sólo quedrá esperar la sanción.

En Segunda División B la cosa es más alarmante aún. Para la Federación resultaría muy costoso este proceso por lo que queda exenta. A lo largo de la temporada se hacen muy pocos controles. Cabe destacar que Eufemiano Fuentes, salpicado en la 'Operación Puerto' y en la 'Operación Galgo', es el máximo responsable de los servicios médicos del Universidad Las Palmas, equipo de Segunda División B.

En el extranjero sí se toman el dopaje en serio

En las ligas extranjeras sin embargo sí se toman esto más en serio. En Alemancia, Francia, Inglaterra e Italia dos jugadores de cada equipo cada jornada pasan el control. Eso hace un total de 156 jugadores examinados cada fin de semana en lugar de los ocho en nuestro país. En Francia la Segunda división B también se controla. Italia trató de establecer pruebas de sangre pero la idea no cuajó oprque mucho jugadores se negaron.

En el Chelsea de Mourinho, Adrian Mutu dio positivo en un control sorpresa. El entrenador luso veía al jugador más cansado de lo habitual en los entrenamientos así que avisó al club y se le hizo un control sorpresa. Mourinho acertó: positivo. El rumano había consumido cocaína y, además de quedarse fuera del equipo, la FIFA le obligó a resarcir a la entidad blue con 17 millones de euros.

España no hace controles sorpresa

Estos controles sorpresa en nuestra liga no se dan desde hace dos años. Hacer un control es caro para la Federación: uno de orina entre 100 y 160 euros, y uno de sangre unos 600 euros. El EPO, que es lo que más se detecta en sangre no se considera una sustancia idónea para mejorar la práctica del fútbol, por lo tanto eso que se ahorran. También se escudan en que los equipos que juegan competiciones europeas los controla la FIFA y la UEFA, por tanto eso que se ahorran.

Relacionados

comentarios5WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 5

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

procuradores en puente genil
A Favor
En Contra

donde deberían realizarse controles exaustivos realmente es en el culturismo, semejantes musculos no salen solo comiendo arroz y pollo.

Puntuación 2
#1
paco
A Favor
En Contra

Cuando el madrid arrasaba con la quinta del buitre nadie se preguntaba tanto sobre doparse ni por supuesto los madridistas decian nada de villar, que cosas...

Puntuación -6
#2
toni
A Favor
En Contra

Guardio pasó 14 controles en su carrera (liga, copa, champions, seleccion...). Normal que no salgan positivos, no?

Encima se les avisa....

Normal que diera positivo en su primer control sorpresa en italia...

Puntuación 8
#3
A Favor
En Contra

Presuntamente hay algún equipo que se chuta. No es posible que se pueda correr y presionar con igual intensidad en el minuto 1 que en el 90. Además los antecedentes son sospechosos.

Puntuación 6
#4
JUBPAR
A Favor
En Contra

Presuntamente hay algún equipo que se chuta. No es posible que se pueda correr y presionar con igual intensidad en el minuto 1 que en el 90. Además los antecedentes son sospechosos.

Puntuación 5
#5