Buscar

Almeyda, nuevo técnico de River Plate al estilo Aragonés: de jugador al banquillo

Efe / Luis Villarejo
28/06/2011 - 7:53
Almeyda trata de frenar a Palermo en un reciente Clásico ante Boca | EFE

Matías Almeyda es desde esta noche director técnico de River Plate. Se acostó un domingo como jugador y se fue a la cama al día siguiente de entrenador. Cambió de oficio en una noche.

El futuro de River enciende Argentina en víspera del inicio de la Copa América. Buenos Aires vive en clave de fútbol. Mañana, tarde y noche. River lo llena todo. Las radios de los taxis. Los camareros en las comidas. La calle palpita desazón por River. Y la Copa América, entretanto, espera su momento para que le alumbren los focos.

De jugador a míster. No es la primera vez que sucede una historia así. No suele ser normal ver un cambio de vida radical en el fútbol en menos de 24 horas. El caso más conocido, el más famoso e impactante en el fútbol latino es el de Luis Aragonés.

Ex jugador, ex seleccionador español, Luis Aragonés se puso el chándal de un día para otro, con el fin de ayudar a solventar una crisis. En su caso, la que vivía el equipo de su vida, el Atlético de Madrid.

Era la campaña 74-75. Juan Carlos Lorenzo, otro argentino que entonces ocupaba el banquillo en la época dorada del Atlético de Madrid, tuvo que dejar el cargo a la sexta jornada. El relevo lo hizo Vicente Calderón, presidente de la época.

Luis Aragonés ya no se vistió en el mismo vestuario al lado de sus amigos el día después. Le comenzaron a tratar de usted. Pasaron del tuteo al protocolo en sólo unas horas.

Al Atlético de Madrid le fue bien alquel cambio. Era el gran Atlético argentino de Juan Carlos 'Cacho' Heredia, de Rubén Ayala, de internacionales que venían del Mundial del 74, que habían estado en la Argentina del 'Loco' Houseman. Un Atlético que ganó la Copa Intercontinental con tantos de 'Ratón' Ayala y Javier Irureta ante Independiente de Avellaneda.

La vida le trató bien a Luis Aragonés, que se convirtió en un ténico de prestigio. Dio muchas vueltas como todos los que se sacan el título de entrenador. Su maleta con ruedas dio la vuelta a España. Hasta que un verano dio de seleccionador con la tecla de un grupo histórico de futbolistas repleto de talento que ayudó a España a ganar su famosa Eurocopa del año 2006.

Almeyda por poco coincide bajo las órdenes de Luis Aragonés en el Sevilla. Llegó Matías un poco después a un club que le dio el billete para un traspaso más al Lazio, en pleno auge del mercado europeo. Almeyda, como Luis Aragonés, era medio centro.

River ha pensado lo mismo 37 años después. En tiempos de crisis, que pase el veterano que ya desde hace tiempo piensa como entrenador. Con la misma edad, prácticamente que Luis en los 70, Almeyda va a intentar iniciar su nuevo camino.

Comentarios 0