Fútbol

Zidane no quiere ser director deportivo y sólo acepta ser ayudante de Ancelotti

Zidane y Florentino Pérez, en la presentación del libro del 1º | EFE

Zinedine Zidane está desaparecido. El francés, hombre proclamado por Florentino Pérez como el eje central de su próximo proyecto, no ha hecho acto de presencia desde que el mandatario fuera reelegido presidente blanco.

Salvo su intervención en un partido de veteranos, nadie sabe de él. Y sus intenciones parecen destinadas a seguir por esta vía hasta que Ancelotti sea contratado como nuevo entrenador del Real Madrid.

El ex jugador merengue lo tiene claro. No quiere ser director deportivo de la entidad, sino que quiere ser el ayudante del preparador. Nada de despachos. Su objetivo es única y exclusivamente el banquillo.

Así lo ha anunciado este lunes la Cadena Ser. Según la emisora de Prisa, Zidane ya se lo habría comunicado a Florentino Pérez. Como el propio presidente ha dicho en varias ocasiones, el 'gusanillo' de la pizarra se ha convertido en una obsesión para el galo. Sólo le interesa entrenar. Meterse en negociaciones y demás es, para Zidane, hoy por hoy, una tarea aburrida para la que, además, no se ve preparada.

Tampoco se ve preparado para hablar ante los medios de comunicación como Pérez pretende. El presidente quería que Zidane se convirtiera en el nuevo portavoz merengue. Que hiciera las funciones de Pardeza o Butragueño al descanso de los partidos o que hablara en las ruedas de prensa como hacía Valdano. No.

Zidane quiere aprender el cargo de entrenador, aconsejar al presidente y ejercer de intermediario con los jugadores. Pero nada más. Nada de poderes ejecutivos. Nada de papeleos o largas negociaciones.

Según la Ser, Ancelotti le habría llamado para comunicarle que acepta que sea su ayudante en el banquillo merengue.

De esta manera, el italiano tendría un personaje de total confianza a su lado, alguien capaz de ayudarle en la comprensión de qué es el Real Madrid y cómo se trabaja en el club blanco. Por su lado, Zidane aprendería la profesión de entrenador y lo haría sin tener que asumir los riesgos de ser primer entrenador.

Así pues, y de confirmarse todos estos extremos, Florentino Pérez podría tener que buscar un nuevo director deportivo o darle a Ancelotti los poderes de manager que en su día otorgó a José Mourinho.

Sea como fuere, es la segunda vez que Zidane 'regatea' las funciones que le quería otorgar Florentino Pérez. El presidente ya lo quiso como asesor y embajador oficial en 2009, pero Zidane finalmente ejerció a la sombra, sin cargo real asignado, más como consejero personal del presidente que como asalariado del club.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin