Fútbol

Los experimentos fallidos de Ancelotti

Ancelotti, durante el partido amistoso de este miércoles | EFE

El Real Madrid empató este miércoles a dos en Lyon en su segundo partido de pretemporada. El duelo, como es lógico por estas fechas, se convirtió en un ejercicio de experimentos para Carlo Ancelotti. El técnico italiano, al igual que sucediera en el primer encuentro de preparación, probó varias fórmulas de juego.

Movimientos tácticos que, sin embargo, a diferencia de lo visto en aquel duelo, tuvieron un resultado no muy positivo para la escuadra merengue. Y es que el Real Madrid sufrió. Sufrió sobre todo en la primera parte, donde el Olympique de Lyon fue superior tanto en el plano físico como en el táctico. Los nuevos métodos de Ancelotti no funcionaron.

Los blancos saltaron al terreno de juego con el mismo dibujo que se usó en Inglaterra el domingo, un 4-3-3 con una medular ofensiva formada por Illarramendi como pivote y Di María e Isco como interiores. Por delante, el mismo trío del debut en pretemporada: Cristiano Ronaldo por la izquierda, Özil por la derecha y Benzema en el centro.

La fórmula, con todo, se atascó y fue ya con los cambios y movimientos de pizarra como el Real Madrid funcionó mejor. En la segunda mitad Ancelotti apostó por el mismo modelo, pero cambió los nombres del dibujo. Casemiro, Khedira y Modric ocuparon la medular; Di María, Morata y Tscherychev la delantera.

El Real Madrid se pareció más al de las últimas temporadas con Mourinho y los jugadores respondieron mejor a lo que ya estaban acostumbrados. Fue entonces cuando llegó el empate y las mejores sensaciones.

Estos fueron los experimentos de Ancelotti en Gerlain:

1.- El nuevo Isco

Isco volvió a repetir en el centro del campo, al igual que lo hiciera el pasado domingo, arrancando como un interior más y no como un mediapunta, la posición en la que más deslumbró el curso pasado en el Málaga.

Ancelotti quiere que el jugador sea uno de los encargados de canalizar el fútbol blanco, algo que se le da bien, pero, a cambio, con esta nueva posición debe participar más en acciones defensivas, donde sufre cuando el rival ocupa los espacios con más potencia física como sucedió frente al Olympique.

Ya en la segunda parte arrancó como supuesto extremo izquierdo y su rendimiento mejoró, pero ya no tenía gasolina para dar su mejor versión. Encontrarle un hueco al malagueño será uno de los retos de Ancelotti en lo que queda de pretemporada.

2.- Un Di María embotellado

Quizá fue el experimento que más llamó la atención de todos los que puso en práctica Ancelotti. El preparador colocó al argentino como otro interior más, pegado a Illlaramendi e Isco. Aunque estuvo activo, sus entradas por el centro fueron alocadas y no sirvieron para dar fluidez al equipo blanco.

Ya en la segunda parte, Di María jugó pegado al costado derecho y ahí sí, brilló con desborde constante y centros al área que trajeron de cabeza a la zaga gala. Lo hizo incluso en el tramo final de un partido que jugó por completo. Él, Tscherychev y Nacho fueron los únicos jugadores que disputaron los 90 minutos.

3.- Özil a la derecha

Frente al débil Bournemouth el alemán brilló en la nueva posición que le quiere dar Ancelotti. Como extremo derecho hizo diabluras especialmente al combinarse con Modric. Sin embargo, ayer, en Francia, Özil estuvo más aislado y no tuvo tanto ritmo como en Inglaterra.

El Olympique consiguió frenar las subidas de apoyo de Carvajal e Isco (su compañero en ese lado en la medular) no le dio tanta continuidad como hizo Modric en el primer encuentro. Ante ese panorama, y fuera de su puesto, apenas consiguió desbordar y no pudo combinar con la delantera blanca, donde ni Cristiano, ni Benzema le ofrecieron demasiadas alternativas.

4.- Cristiano Ronaldo como delantero

En la segunda parte Ancelotti decidió optar por un plan B en la delantera merengue. Sin Benzema (otra vez desaparecido) en el campo, Cristiano Ronaldo ejerció el rol de delantero centro acompañado de Isco (izquierda) y Di María (derecha).

Sin embargo, el portugués no consiguió ejercer con su nueva responsabilidad. Ni él se sintió cómodo, ni el equipo lo encontró como debería. Cierto es que mejoró con respecto a la versión que dio Benzema en los primeros minutos, pero cayó constantemente en la tendencia de irse a un lado y no pudo fijar a los centrales. Tampoco encontró los centros de los que le nutrían Isco y Di María. Morata lo suplió y el chaval, esta vez sí, mejoró la posición de delantero centro del equipo blanco.

5.- Tscherychev no es lateral

Con Coentrao fuera de la lista (problemas personales) y Marcelo aún de vacaciones, Ancelotti probó de nuevo con Denis Tscherychev como lateral izquierdo. El chaval, habituado a jugar como delantero o extremo, se perdió en el puesto, no consiguió desbordar y tampoco defendió como se esperaba de él.

Ya en la segunda parte, cuando adelantó su posición a la de extremo, estuvo más fino, prueba de que se siente más cómodo atacando que defendiendo. Casado, lateral izquierdo del Castilla, ocupó su puesto y mejoró el rendimiento del hispano ruso en la zaga.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin