Fútbol

Las diez confesiones de Carlo Ancelotti en su 'off the record' con la prensa

Carlo Ancelotti confesó que no le gusta madrugar | EFE

Carlo Ancelotti ofreció este miércoles en la Ciudad Deportiva Real Madrid de Valdebebas una charla con los periodistas dentro de una novedosa jornada de puertas organizada por el departamento de comunicación del club.

Los redactores pudieron ver un entrenamiento completo del cuadro blanco y, más tarde, disfrutaron de una distendida charla en la sala de prensa donde, en un corrillo, el técnico compartió sus experiencias en Madrid y algunas reflexiones personales que sorprendió a propios y extraños. Fue en esta charla donde el técnico reconoció que está meditando dar la titularidad a Casillas en Liga siempre y cuando el equipo merengue se clasifique para la final de la Champions.

"Pero eso es una pregunta para rueda de prensa", dijo con gesto distendido a los encargados de hácersela. Ante la insistencia, Carlo claudicó y confesó sus planes. Sin embargo, más allá de este comentario, el resto estuvo más vinculado con pensamientos más a largo plazo que en la actualidad pura y dura. Estas son las diez confesiones más relevantes del italiano a los periodistas.

1.- El error de Sergio Ramos

Carlo Ancelotti vivió su primer clásico a principios de octubre y entonces cometió lo que él considera como uno de sus grandes errores desde que aterrizó en el banquillo blanco. Porque 'Carletto' ha reconocido que colocar en aquel partido, en Camp Nou, a Sergio Ramos como mediocentro fue eso, un error.

Sin embargo, el preparador se justificó afirmando que Xabi todavía no estaba a tope y que no confiaba en que Illarramendi pudiera hacerlo como él deseaba. Por eso confió en Ramos hasta que una amarilla le hizo sentarle en el banco y recomponer el equipo.

2.- Sólo dos broncas al vestuario...

Dice Ancelotti que él no es un hombre de broncas, de imponer su criterio por puro orden marcial. No. A él le gusta el diálogo y convencer a los jugadores con palabras serenas que le hagan caer en su error (o acierto). Así relaja los ánimos y además, respalda su autoridad. Por eso afirma que a lo largo de la temporada sólo ha habido dos ocasiones en las que haya dado dos broncas realmente fuertes ante todo el grupo. ¿Cuándo? No se sabe. No quiso desvelarlo. La prensa se quedó con las ganas.

3.- ... y un enfado con la prensa

Dice Ancelotti que su relación con la prensa es buena. Que entiende el trabajo de los periodistas y considera que no es bueno entrar en conflicto constante con ellos aunque, en ocasiones sus preguntas o artículos no gusten como a él le gustaría. Sólo ha habido una excepción en la que realmente se ha sentido molesto con los medios de comunicación. En esta ocasión tampoco quiso confesar cuándo fue, aunque todo apunta a que no le hizo demasiada gracia las informaciones sobre posible 'enchufismo' de su hijo o el novio de su hija entre el nutrido grupo de colaboradores con el que cuenta.

4.- Teme a los jugadores

O al menos la presión de los jugadores es la que más miedo le da. Según Ancelotti, en un club tan grande como el Real Madrid, tres pueden ser los focos de 'problemas' para un técnico. La presión que genera la prensa, la presión que genera la presidencia y la presión de los jugadores. Es a esta última a la que realmente tiene un gran respeto y la que considera más complicada de gestioanr.

5.- ¿Broncas en español? No gracias

Ancelotti es un hombre políglota. Habla, además de su italiano natal, inglés, francés y español. De ahí que, por ejemplo, dé instrucciones a jugadores como Bale en la lengua de Shakespeare (aunque ahí es Paul Clement el que más habla con el galés) o a Benzema y Varane en el idioma galo. Sin embargo, cuando Ancelotti se enfada, sólo reniega de cualquier dialecto que no sea el suyo propio. Dice que prefiere desahogarse en italiano porque así transmite a los jugadores sus verdaderos sentimientos, aunque algunos de estos jugadores no sean capaces de entender al 100% lo que está diciendo.

6.- Abriría los entrenamientos a la prensa

Desde 2006, los entrenamientos del Real Madrid son a puerta cerrada salvo 15 minutos en los que la prensa puede tomar imágenes de lo que suceda. Concluido ese tiempo, cámaras y periodistas son expulsados de la terraza anexa al campo de entrenamiento. Las cortinas de la sala de prensa se cierran y se hace imposible intuir si quiera que sucede sobre el césped.

Esta tradición adquirida de Capello ha sido perpetuada por todos sus predecesores, incluido el propio Ancelotti, aunque no por su propio deseo, sino por el del club. Ayer Ancelotti afirmó que a él no le importaría abrir al menos un día a la semana los entrenamientos a la prensa, pero donde manda patrón... La norma seguirá, por ahora, como hasta ahora.

7.-Deja solo a Zidane

De esa sesión de entrenamiento que ayer pudieron ver los periodistas llamó la atención como el último tramo de la sesión estuvo dirigida por el cuerpo técnico blanco (Ancelotti se ausentó) y como la batuta de los últimos minutos la cogió Zidane. El francés se quedó practicando voleas con Jesé, pero, según 'Carletto', no fue sólo una práctica de aquella mañana. Lo hace con frecuencia y con otros jugadores. Al italiano le gusta que Zizou coja experiencia al tiempo que los jugadores se aprovechan de sus lecciones de fútbol.

8.- No le gusta madrugar

Ancelotti no es un amante del despertador. Por eso no llega demasiado temprano a Valdebebas. Mientras que hombres como Mourinho o Pellegrini aparecían por Valdebebas sobre las 8 de la mañana, a él le suelen ver entrando a las instalaciones a eso de las 9:30 (hora y media antes de que arranquen las sesiones).

Después del entrenamiento se queda trabajando en su despacho (le gusta ver los vídeos de los rivales a él mismo) y abandona las instalaciones sobre las 18:30 después de haber comido en las instalaciones. En ocasiones también usa su habitación en la residencia para el primer equipo construida junto al campo de entrenamiento.

9.- "Soy como Mourinho"

Hubo un momento en el que Ancelotti sacó a pasear su ironía italiana. Sucedió cuando le preguntaron por la dictadura de los horarios o su régimen disciplinario.

"Hay disciplina, claro, como en todo equipo, pero no me gusta que el entrenador sea más que los jugadores. Aquí todos nos miramos al mismo nivel. Soy un hombre sereno y calmado. Como Del Bosque o Mourinho", dijo sacando a pasear una fina sonrisa picarona en referencia al técnico luso, un preparador que parece no casar mucho con la autodescripción que él mismo se dio.

10.- La vida en España

Ancelotti también habló de su vida en España. Dice sentirse muy adaptado a Madrid porque es una ciudad muy viva. Además, confesó adorar el cine en nuestro país. Es un fanático de grandes salas donde acude a sesiones apenas pobladas para pasar desapercibido. Aún así, si algún aficionado le reconoce dice que le trata con respeto y mucho cariño.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

ander
A Favor
En Contra

estas tonterias,haran que deje de entrar en este periódico digital

Puntuación 3
#1
A Favor
En Contra

Mi voluntad hubiera sido no haber escrito nunca nada en ecodiario con todos mis respetos para Este diario jorge g Tostado fisica inextensa

Puntuación -1
#2
javi
A Favor
En Contra

como os gusta es tipo de entrenadores manejables a la prensa ya veremos el futuro cuando vengan los partidos de verdad

Puntuación 0
#3