Fútbol

El Real Madrid golea al Bayern para meterse en la final de la Champions

Por Brian Homewood

MÚNICH (Reuters) - El Real Madrid destrozó el martes a la irregular defensa del Bayern de Múnich en un primer tiempo implacable y terminó goleando 4-0 al actual campeón de la Liga de Campeones en su campo, logrando el pase a su primera final de la máxima competición europea en 12 años.

Dos remates de cabeza de Sergio Ramos adelantaron pusieron al equipo blanco con una ventaja de 2-0 en el marcador tras 20 minutos de partido y Cristiano Ronaldo sumó el tercero y el cuarto en la vuelta de las semifinales.

"(Jugar) la final es un sueño. El resultado, a pesar de haber sido amplio, se ha disputado. Todo el mundo se ha dejado el alma", dijo Ramos en declaraciones a TVE tras el encuentro.

"Quizás los goles son lo de menos (...) pero la Champions me debía una, y sobre todo contra el Bayern", añadió el defensa en referencia a una pena máxima decisiva que falló en la tanda de penaltis en la vuelta de las semifinales de 2012 en el Bernabeu.

Cristiano logró con el 3-0, tras un contragolpe excelente antes del descanso, su gol número 15 en la competición, una cifra récord en una temporada, y en el minuto 90 marcó el cuarto tanto de los visitantes.

El Bayern, que la temporada pasada logró un triplete, nunca tuvo opciones de alcanzar a su rival y cayó con un contundente marcador global de 5-0 que dejará una enorme mancha en el hasta ahora envidiable registro de su técnico Pep Guardiola en la competición.

El único aspecto negativo de la victoria blanca fue la tarjeta amarilla vista por el mediocentro Xabi Alonso, que hará que se pierda la final de Lisboa ante su rival madrileño, el Atlético, o el club de su exentrenador José Mourinho, el Chelsea.

El Madrid, campeón de la competición en nueve ocasiones, ha perdido cuatro veces en semifinales, una en cuartos y seis en octavos desde su última participación en una final continental en 2002.

El Bayern, con una desventaja de 1-0 desde la ida, puso cerco a la portería de Iker Casillas desde el principio mientras la grada intentaba intimidar a los españoles silbando incesantemente cada vez que tenían el balón.

Los bávaros habían ganado ocho partidos y empatado otro en los nueve últimos enfrentamientos contra el Madrid en Múnich y necesitaba una buena actuación para responder a las críticas de que su juego de posesión de había convertido en aburrido e inofensivo. Pero por mucho que lo intentó, el Bayern raramente supuso una amenaza para la meta blanca.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin