Fútbol

Holanda no siempre puede depender del sombrero de mago de Van Gaal

Por Mark Gleeson

SALVADOR Brasil (Reuters) - La jugada maestra de Louis van Gaal salvó a Holanda de una complicada situación el sábado en los cuartos de final del Mundial, pero el equipo debe de saber que no podrán seguir dependiendo de su técnico para sacar más trucos del sombrero y llegar a la final.

La reputación de Van Gaal como un estratega meticuloso aumentó cuando sustituyó al portero casi al final del tiempo extra, y el sustituto Tim Krul paró dos penaltis para que Holanda pasara a semifinales en un dramático final tras empatar 0-0 ante Costa Rica.

Eso continuó una secuencia de cambios clave que influyeron en el resultado de partidos a favor de los holandeses.

Van Gaal hizo entrar a Memphis Depay, de 20 años, para que anotara el gol del triunfo ante Australia y Leroy Fer rompió la igualdad con su primer toque de balón en el último encuentro del Grupo B ante Chile al entrar al campo en los últimos 10 minutos del partido con México.

Pero no se esperaba que ni México ni Costa Rica mostraran tanta resistencia como finalmente lo hicieron y los dos partidos resaltaron las deficiencias de la "Naranja Mecánica", como son conocidos los holandeses.

Si Holanda quiere derrotar a Argentina en la semifinal del miércoles en Sao Paulo, hay muchas áreas en las que el equipo de Van Gaal debe mejorar y en las que el técnico de 62 años deberá emplear su varita mágica.

La ausencia del lesionado Nigel de Jong hace que el mediocampo sea más ligero. Fer también ha estado lesionado y Jonathan de Guzmán perdió su puesto ante Georginio Wijnaldum, a quien le falta imponer presencia en ese sector clave del campo.

El cambio de táctica del sábado para colocar a tres delanteros no funcionó, según confesó el propio entrenador, debido a un bajo nivel de Depay, que no estuvo muy metido en el partido y perdió muchos balones muy rápido.

Pero con Argentina demostrando unas sólidas condiciones defensivas y un centro del campo luchador en su partido de cuartos de final frente a Bélgica, los holandeses necesitan encontrar más opciones y un mejor equilibrio si quieren alcanzar una segunda final consecutiva del Mundial.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin