Fútbol

El Rayo Vallecano cierra el año con muchas dudas y en dinámica negativa

Madrid, 21 dic (EFE).- El Rayo Vallecano ha concluido el año deportivo inmerso en una dinámica negativa tras ser eliminado de la Copa del Rey por el Valencia y acumular tres derrotas consecutivas en Liga, en unos partidos que han dejado muchas dudas por el rendimiento del equipo y que han estado marcados por fallos defensivos.

La derrota ante el Espanyol en la última jornada de Liga ha puesto colofón a un mes de diciembre nefasto para los intereses del Rayo, que de los cinco partidos disputados ha perdido cuatro, no ha ganado ninguno, ha caído eliminado de la Copa del Rey y ha sembrado un ambiente de pesimismo acrecentado por las declaraciones de su técnico.

"Los partidos se van, los puntos se escapan y tenemos que hacer algo al respecto. Los chicos hacen lo que pueden y lo mejor que pueden, pero tiramos los partidos a la basura y da la sensación de que los rivales no tienen que hacer casi nada para marcar goles o ganarnos la mayoría de veces", dijo Jémez.

Con diecisiete puntos en la clasificación, el Rayo llega al parón navideño fuera del descenso y empatado en la clasificación con todos los equipos que forman parte del segundo grupo que ha quedado descolgado de los puestos europeos.

"Nuestra situación no es mala pero lo va a ser. No estamos dando el nivel de esta categoría. Así no se puede jugar ni en Segunda ni en Segunda B. Es imposible competir así", criticó Jémez, tras el último partido.

Esas críticas del técnico canario se deben a que hasta el momento el equipo madrileño ha dejado escapar inexplicablemente partidos que tenía controlados en Vallecas ante rivales directos como el Eibar (2-3), el Elche (1-2) y el Espanyol (1-3), en algunos casos fruto de la osadía de no conformarse con el empate y en otros condenados por errores individuales en la zona defensiva.

El miedo de la afición franjirroja es que esos puntos que ya han volado de Vallecas ante equipos que teóricamente tienen como objetivo la permanencia se echen de menos en el último momento.

Uno de las factores más difícilmente explicables de este Rayo, y que preocupa a Paco Jémez y a su cuerpo técnico, es la plaga de lesiones que ha sufrido la portería, puesto que en estas primeras dieciséis jornadas Cristian Álvarez, Toño y David Cobeño en dos ocasiones han caído lesionados.

Ese vaivén de guardametas no ha beneficiado al equipo, que no ha tenido continuidad en una posición sensible, y en ocasiones ha lastrado el rendimiento del equipo. Además, algunos fallos bajo los palos de Cristian Álvarez ante Sevilla y Espanyol y de Cobeño frente al Valencia parecen haber acabado con la paciencia de la afición, que en el último partido pitó quejándose de los porteros.

Tampoco han ayudado los numerosos temas extradeportivos que han ido surgiendo en las últimas semanas alrededor del club y que han provocado que se hablara más de otros temas que de lo meramente futbolístico: el regreso apresurado del guineano Lass de la concentración de su país por miedo a un posible contagio de ébola, las decisiones de apartar del grupo durante unos días al central Abdoulaye y el portero Toño o la decisión de ayudar a Carmen Martínez, vecina de Vallecas desahuciada de su casa el pasado mes de noviembre.

El parón navideño debe servir para recuperar fuerzas y pensar en los tres importantes compromisos que tiene el equipo antes de finalizar la primera vuelta: Getafe, Córdoba y Real Sociedad. En ellos el Rayo tendrá que cambiar la dinámica e intentar sumar unos puntos que se antojan vitales para lograr el objetivo de la permanencia. David Ramiro

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin